10 mar. 2009

LIMPIAR NUESTRA CASA

Los mortales terrícolas humanos, amamos el uso de la crítica y el chisme para cuestionar a los demás de la misma especie. Nos fascina observar curiosidades e intimidades de quien esta cerca. De cierta manera nos gusta poseer o aprender lo torcido. Vivimos mas metidos en la vida de los otros que de nosotros mismos. Hay un 33% de perversión, 33% de morbosidad, 33% de ignorancia y un 1% de picardía. Son formas involutivas del ser planetario que pasa por el mundo mortal simplemente perdiendo el tiempo y parásito de su propia putrefacta imaginación. Somos personas improductivas. No es en si una enfermedad y/o menos un delito si un inmenso desvió de lo intangible. Es sabiduría rastrera popular que nos lleva al abismo. Todos al lado de bultos, costales y despeñaderos con facilidad degustamos de esa epidemia mental que no ha dejado salir al hombre de la caverna oscura infernal.

Debemos hacer un alto en el camino a nuestros interrogantes cuando de violar la privacidad e intimidad del otro se trata. Nos es difícil para el hombre [varón o mujer], entrar a su mundo interior. Allí dentro del caparazón del humano, están las fallas dentro del mecanismo incipiente. Existe una gama de desequilibrios que debemos destruir dentro de nuestra morada o cuerpo viviente. Los errores nos hacen tropezar con los adelantos y avances de los otros. Creemos que el otro es mentiroso o tramposo como nuestro propio ser. Al comienzo de la era espacial los varones les cargaban la culpa a las mujeres. En la era contemporánea las mujeres afirman que son más chismosos los varones. Si ponemos una balanza para medir la proporción de los unos y de las otras, se rompe la balanza de ambos lados.

A los gobiernos asesinos e inescrupulosos les encantan escuchar conversaciones telefónicas. Se lesiona la privacidad del computador y del Internet. Se inventaron la “maquina de la verdad”. Esa es solo un montaje de mentiras que se usa para torturar la libertad. La mentira y calumnia han sembrado nuevas torturas que usan los equivocados sobre los santos y escogidos hijos e hijas de Dios. El secuestro es un débil resultado de los mediocres e ineptos hombres de las cavernas mentales. Las orquídeas no pueden nacer dentro en la oscuridad. Toda flor requiere para resplandecer y aromatizar, de luz, sol, agua y verdad.

Todos de alguna manera creemos en forma individual y egoísta que somos perfectos y que nuestro mundo es superior al de los otros mortales terrícolas. El complejo de superioridad no es de unos pocos es de todos quienes estamos de paso por esta nave tierra especial. El ser humano se siente necesario e irrepetible cuando cree imitar o tratar de hacer cosas positivas en bien del otro. Los hombres que aplican la pena de muerte son los mismos que autorizan asesinar a los hombres del mismo mundo con ejércitos y bombas de muerte. En forma equivocada la prensa llama “critico de arte” a personas que ni siquiera conocen la grandeza interior de su propio talento.

Jesús de Nazaret tuvo compasión al corregir esta cruel anomalía. Simplemente con Misericordia y amor dijo: “No mire la paja en el ojo ajeno sino la viga que dentro tienes en tus ojos”. Cuando los mezquinos ignorantes estaban reunidos en la plaza de mercado y en sus bodegas, Cristo tomó la delantera y les reprendió: “Quien se sienta sin pecado que arroje la primera piedra”. El Rey de reyes llamó a nuestro cuerpo con cada uno de sus órganos: “Templo del Espíritu Santo”. El Nazareno interpretó: “Primero debo cuidar mi cuerpo y mi vida para que sea ejemplo y alumbre como lámpara a los otros.” Hay varias frases sobre esta última que se han tergiversado y se usan con más perversión.

Malaquías observa la depravación de la humanidad desde antes de la llegada del Mesías y dice en el Capítulo 2: “8 Pero vosotros os habéis apartado del camino; a muchos habéis hecho tropezar en la ley y habéis corrompido el pacto de Leví, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. 9 Por eso, yo también os he hecho despreciables y viles entre todo el pueblo, puesto que no habéis guardado mis caminos y hacéis Distinción de personas con respecto a la ley." 10 ¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado el único Dios? Entonces, ¿por qué traicionamos cada uno a su hermano, y profanamos el pacto de nuestros padres? 11 Judá ha traicionado, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido Abominación.” Ahora conozcamos al mismo autor sagrado cuando afirmó sin equivocarse en el versículo 17: “Vosotros Cansáis a Jehovah con vuestras palabras y decís: "¿En qué le cansamos?" En que Decís: "Cualquiera que hace lo malo es bueno ante los ojos de Jehovah, y de los tales se agrada" o "¿Dónde Está el Dios de la justicia?".

Juan el Bautista fue más directo con su lenguaje. Como si un látigo de cuero de burro llevara su lengua. El profeta tuvo consideración e hizo la advertencia de cada error. Conozcamos en Mateo 3: “7 Pero cuando Juan vio que muchos de los fariseos y de los saduceos Venían a su bautismo, les Decía: "¡Generación de Víboras! ¿Quién os Enseñó a huir de la ira venidera? 8 Producid, pues, frutos dignos de arrepentimiento; 9 y no penséis decir dentro de vosotros: 'A Abraham tenemos por padre.' Porque yo os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham. 10 El hacha ya Está puesta a la Raíz de los árboles. Por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.” Los equivocados se molestaron por las palabras del santo.

Una mujer libertina, trasnochadora y adultera sedujo con su cuerpo y danza al gobernante de turno. Le sugirió cortarle la cabeza al enviado y que se la presentara en una bandeja de plata. El maldito adultero y hombre pecador escuchó la voz de la extraviada damisela. Decapitó a Juan y siguió el capricho de la pecadora. Cuantas vidas no han caído como la de Juan por las lenguas viperinas y ponzoñosas de los falsos y repelentes ignorantes. Al veneno que sale de nuestra boca es hora de detenerlo. Purifiquemos nuestros labios y nuestra boca pero antes debemos hacer una limpieza a nuestro corazón y mente. Los periódicos, periodistas y medios comerciales de mala racha y conducta, usan la estrategia de la mentira y calumnia para conseguir dinero fácil. Hacen que modelos que no sirven ni como presentadores lleven el color del oro en sus ropas y con sus ademanes muestren sus arrugadas curvas. Esos y esas no son eternos. Si sus propietarios no cambian no nos afanemos. A ellos y a ellas les llegara la noche buena. La justa navidad está cerca de la mano justa de Dios.

En Lucas 3, Juan el Bautista responde a los chismosos, calumniadores, tramposos y mentirosos: “10 Las multitudes le preguntaban diciendo: --Pues, ¿qué haremos? 11 Respondiendo les Decía: --El que tiene dos Túnicas dé al que no tiene, y el que tiene comida haga lo mismo. 12 También fueron unos publicanos para ser bautizados y le preguntaron: --Maestro, ¿qué haremos? 13 El les Decía: --No cobréis Más de lo que os Está ordenado. 14 También unos soldados le preguntaban diciendo: --Y nosotros, ¿qué haremos? El les dijo: --No Hagáis Extorsión ni denunciéis falsamente a nadie, y contentaos con vuestros salarios.”

Todos somos amados y amadas por Dios. Se requiere de un cambio y de una limpieza real en cada vida existente. No esperemos que sean los demás quienes empiecen. Cada uno y una desde su interior y exterior debemos empezar ahora. El accionar debe comenzar en casa y lo podemos lograr. No se necesita una escoba nueva. El primer paso es dejar de meter basura y desperdicios fermentados a nuestro ser e interior. No pensemos en aquello que hacen o dicen los demás. Concentrémonos en nosotros mismos y en cada uno de nuestras palabras y hechos. Organicemos nuestro pasado, presente y futuro. Si su mano derecha peca, lávesela y firme con la izquierda. Si es el pie derecho el que tropieza, use jabón natural, agua de río y quítese las botas.

No hay comentarios:

My NeoBux

Religious Persecution