5 may. 2009

RELIGIOSOS Y OPORTUNISTAS

El diccionario define en castellano la palabra “oportunista”: “Individuo que ejecuta un hecho o una acción en forma premeditada, valiéndose inclusive de estafas, mentiras y engaños, cuando las circunstancias y el tiempo, son convenientes para sus propios intereses. El obtiene ganancias o simplemente aparece frente a los otros hombres o grupos humanos, como el héroe de un acontecimiento que otro semejante inició en el pasado. Este roba y tergiversa el hecho real y la fecha de los mismos acontecimientos y cambia la verdad de los resultados que se dieron al comienzo del suceso tangible. Hasta ése se creé el protagonista del hecho verdadero o del montaje orquestado como farsa.” Entre las personas que a si mismos se conocen como religiosos, esta verdad aparece a la vista y para un oportunista siempre habrá mansos, mensos e incautos seguidores.

La Iglesia de Roma, sabe que no se debe usar la expresión “padre” cuando de denominar a un varón religioso se trata o para diferenciar el oficio del creyente u hombre de fe, de otra labor o condición social. Históricamente los pueblos y las naciones cambian cada día pero la palabra “padre” por error y equivocación se sigue usando, lesionado el libro bíblico sagrado. Los grupos y personas religiosas que no están dentro de las listas del vaticano o que se han retirado de esa organización, no se deben dejar llamar a si mismos con el vocablo: “padre”. Hay en sí muchos términos que podemos usar para no caer en la trampa de llamar ‘Padre’ a alguien que no ha engendrado seres especiales, espíritus o Ángeles. Aunque el humano puede haber repartido el semen de su propia semilla, su actitud ni es la de padre y menos si no ha registrado a uno de sus hijos ante Dios y frente a la sociedad. Ningún ser terrícola humano mortal es “padre” porque no es espíritu puro”. Somos carne y espíritu. La espiritualidad jamás es manejada o controlada por un ser humano terrícola mortal. Lo espiritual es intangible. Siempre el hecho espiritual estará sometido a un ser espíritu o a una entidad invisible y como tal es superior. Jesús de Nazaret, cuando hablaba de “Mi Padre” lo hacia siempre mirando a las alturas. Quienes lo acompañaban sabían que ese ser era un espíritu de lo alto y que tenía su propio santuario en un lugar desconocido. No debemos usar la Palabra: “santo padre” para referirnos a un mortal, porque es una burla, maña y engaño a las cosas de Dios y al mundo de los espíritus.

Algunos grupos cristianos no romanos, usan la expresión padre, para robar los feligreses que van a misa y al culto a los templos romanos o para aparecer ante los otros camuflados como si sirvieran o pertenecieran a Roma. Esa actitud no es lícita y se es cómplice de maltrato a la palabra de Dios y es una estrategia abusiva doblemente contra Dios y contra la organización social de Roma. Es importante que esa costumbre la empecemos a cambiar en forma urgente. Simplemente cada varón religioso puede usar algunas de las palabras que el diccionario nos entrega como alternativa: Presbítero, reverendo, sacerdote, levita, ministro religioso, servidor del altar de Dios, representante de la Iglesia de Jesucristo, misionero, hermano y otras que cada grupo tendrá que ingeniar. Quienes no estamos con Roma, debemos ser muy sinceros al acercarnos a la gente y a las mismas comunidades. Nos debemos presentar como tales; “Anglicanos, presbiterianos, luteranos, independientes, ortodoxos, metodistas, wesleyanos, unitarios, trinitarios y otros muchos más. De hecho Jesucristo no le dio nombre a su Iglesia. Algunos grupos por herencia venimos de una situación particular universal denominada católico o católica. La verdad no somos católicos en sí sino cristianos. Es decir seguimos y creemos en Cristo. Quienes obedecen al Papa de Roma, deben decir simplemente soy un sacerdote o presbítero romano.

Leamos aquello que dice Mateo 23: “8 "Pero vosotros, no Seáis llamados Rabí; porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos. 9 Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que Está en los cielos es uno solo. 10 Ni os llaméis Guía, porque vuestro Guía es uno solo, el Cristo. 11 Pero el que es mayor entre vosotros Será vuestro siervo; 12 porque el que se enaltece Será humillado, y el que se humilla Será enaltecido. 13 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no Entráis, ni Dejáis entrar a los que Están entrando. 14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Devoráis las casas de viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. ¡Por esto recibiréis mayor Condenación! 15 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque recorréis mar y tierra para hacer un solo prosélito; y cuando lo Lográis, le hacéis un hijo del infierno dos veces Más que vosotros. 16 "¡Ay de vosotros, Guías ciegos! Pues Decís: 'Si uno jura por el santuario, no significa nada; pero si jura por el oro del santuario, queda bajo Obligación.' 17 ¡Necios y ciegos! ¿Cuál es Más importante: el oro o el santuario que santifica al oro? 18 O Decís: 'Si uno jura por el altar, no significa nada; pero si jura por la ofrenda que Está sobre el altar, queda bajo Obligación.' 19 ¡Ciegos! ¿Cuál es Más importante: la ofrenda o el altar que santifica a la ofrenda? 20 Por tanto, el que jura por el altar, jura por el altar y por todo lo que Está sobre él. 21 Y el que jura por el santuario, jura por el santuario y por aquel que habita en él. 22 Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que Está sentado sobre él. 23 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo Más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquéllas. 24 ¡Guías ciegos, que Coláis el mosquito pero Tragáis el camello! 25 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro Están llenos de robo y de desenfreno. 26 ¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio!”


Si usted no es amigo o hermano espiritual de quien inició la obra, usted no debe ir al lugar en donde el protagonista materializó el hecho real y el nacimiento de una Iglesia en particular. El primer paso es hacerse amigo y presentar disculpas si en el pasado, usted con su mal proceder ofendió al dueño del proyecto generador de la misión. Dios escoge a uno de sus hijos e hijas, para que de comienzo a una obra que va camino a la espiritualidad. Dios no selecciona a un grupo porque sería una catástrofe mayor. El grupo del escogido viene después y si está en Dios aumenta en sencillez y humildad. Si usted se las ingenia para llegar al sitio con promesas y dádivas sin consultar al dueño de la granja espiritual, usted es un oportunista. Los políticos lo llamarían malabarista y tránsfuga. No se entiende como una persona que supuestamente conoce de Dios, es capaz de mentir y de usar estrategias nefastas para conquistar un falso protagonismo. No debemos usar diplomas o pergaminos para ganar adeptos. Cada Iglesia debe tener su universidad y/o su seminario, para satisfacer la demanda de sus seguidores. Los otros no son de su rebaño. La entrega de diplomas a los misioneros y misioneras, debe ser en el tiempo indicado y cuando estén preparados los responsables para ameritar recibirlos. Las Iglesias y sus representantes, deben evitar recibir títulos de grupos que no han trabajado el proyecto y menos de aquellos que han lesionado la comunicación de Dios con el escogido y muy atentos con esos que han infringido hasta a la ley terrenal civil.

Los oportunistas son capaces de viajar y recorrer leguas y millas de distancias con tal de llegar al lugar donde el escogido por el Todopoderoso sembró la semilla. Son aves de mal agüero y de rapiña que vuelan con los recursos y con la fuerza de los otros y de los mismos escogidos. Si usted recibe un “diploma o título” de alguien que no estuvo en sus orígenes y que no participó del regalo intangible de la ciencia y la sabiduría, usted también es un farsante y un mentiroso y debe cambiar inmediatamente en busca de la verdad. Si desea corregir con amor y misericordia, usted debe devolver esos pergaminos y antes de ir a Dios, debe ir al hermano ofendido y presentar la ofrenda de la fidelidad y descargo. Un cartón o un documento por mas legal que parezca a los ojos de los inocentes, es una estafa que nos lleva a la muerte. Por error e ignorancia, habiendo tenido la oportunidad de avanzar, también nos condenamos. La fe verdadera y nuestra creencia, no requiere de pergaminos o títulos. Esos son basura que por equivocación llenan nuestras paredes y ensucian el alma que ha sido un regalo diáfano del Creador. La fe, misión y creencia, es un don intangible que sólo viene de Dios al igual que la sabiduría. Aunque Dios no escoge santos sino pecadores para la obra, él espera que todos busquemos la perfección y caminemos por la senda de la verdad hacia las alturas cambiando cada torcido que habita dentro de nuestra vida. El escogido es el responsable del nacimiento de cada misión y él es quien está autorizado por Dios para entregar documentos y/o solicitar sellos y firmas para presentar a las autoridades terrenales competentes.

Conozcamos lo que dice el convertido Pablo de Tarso en 1 Corintios 1: “18 Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios. 19 Porque Está escrito: Destruiré la Sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20 ¿Dónde Está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de esta edad presente? ¿No es cierto que Dios ha transformado en locura la Sabiduría de este mundo? 21 Puesto que en la Sabiduría de Dios, el mundo no ha conocido a Dios mediante la Sabiduría, a Dios le Pareció bien salvar a los creyentes por la locura de la Predicación. 22 Porque los Judíos piden señales, y los griegos buscan Sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: para los Judíos tropezadero, y para los gentiles locura. 24 Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la Sabiduría de Dios. 25 Porque lo necio de Dios es Más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es Más fuerte que los hombres. 26 Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento: No sois muchos sabios Según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. 27 Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte. 28 Dios ha elegido lo vil del mundo y lo menospreciado; lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte delante de Dios. 30 Por él Estáis vosotros en Cristo Jesús, a quien Dios hizo para nosotros Sabiduría, Justificación, Santificación y Redención; 31 para que, como Está escrito: El que se Gloría, Gloríese en el Señor”.


Existen hombres [mujeres y varones], vivarachos y vividores que viven a despensa de quien trabaja la verdad y en verdad. Esos son inferiores a los zánganos. Los animalitos que llamamos zánganos tienen también parte con el trabajo dentro de la obra y estos son más inteligentes. El final de varios de ellos es la muerte rápida. Los espías existen desde el comienzo de la vida del hombre en la tierra. Hoy el sistema virtual está contaminado de espías y por espías. El Messenger no es seguro y debemos tener mucho cuidado al usarlo. Espiar es moda en el siglo XXI y grandes consorcios se han destruido por causa de los espías. Los gobiernos débiles y quienes caminan por el fango de lo insano, graban conversaciones, siguen a los humanos, se meten en los sistemas virtuales de los E-mails y otros sucesos. Los enamorados y los amantes usan a los espías para seguir a la persona amada. No así los esposos. El casado no debe usar nunca esas formas mundanas que tergiversan el amor. Contratar a un detective o a un policía para seguir a un enamorado, es tarea de ineptos y mediocres. Cuando se ama la confianza es absoluta y no hay barreras para la felicidad. La persona celosa es amargosa y hay que ponerla a millas de distancias de nuestras vidas. No hay nada más peligroso y aburridor que un ser humano celoso. Los celos son para los involucionados. Cuando no se ama de corazón, nada conquista al amor. Las mujeres y los varones con ciertos encantos y curvas peligrosas, son usados por los humanos malos, para sacar información o para asesinar a los escogidos. Que nada turbe nuestro corazón. “Al mejor panadero se le queman los bizcochos. A su pan le puede resultar hongos.”

Si usted usa el “Messenger” o el sistema virtual del Internet, debe solicitar a los usuarios y a cada contacto que aparezcan en cámara Web en directo, con sonido, voz o audio incorporado. Si una persona coloca como fotografía, la pintura de un paisaje, icono o Iglesia, tenga mas cuidado aún. Los religiosos siempre debemos colocar la real fotografía de nuestro rostro, nuestra dirección, número telefónico y algunos datos adjuntos. El mundo moderno nos permite entrar en comunicación con todos los países del planeta. Debemos ser astutos y ágiles, para que nuestra comunicación no se lesione y/o llegue a malas manos y a personajes indeseables. Satanás tiene un ejército de espíritus trabajando en la red virtual. Hay demasiados mortales terrícolas humanos poseídos por demonios infernales, Ellos agarran al débil de fe. Usted debe mirar siempre la fotografía de quien dice ser religioso. Aunque el varón o la mujer religiosa aparezcan con una mirada seria, hay luz en su fotografía. Si usted no ve luz en la foto, ese es un demonio. Las falsas sonrisas se notan en las pinturas y fotografías. Observen desde hoy las fotografías de quienes se hacen llamar “patriarcas o algo parecido” y veremos luz u oscuridad. Toda fotografía real se presenta con el rostro del protagonista de frente. Así como Jesús de Nazaret viene por segunda vez del oriente, así también desde el oriente engaña el demonio con personajes de dudosa procedencia.


Cuando una persona sonríe en forma natural, su sonrisa es agradable y lanza al aire de los desprevenidos observadores más luz. Jesús de Nazaret es un ser de luz. Dios es un espíritu de Luz. El Gran Satán es un espíritu de oscuridad. Nosotros los humanos terrícolas mortales podemos afirmar que somos hombres de luz y podemos ser humanos de oscuridad. El refrán popular dice: “No todo lo que brilla es oro.” El oportunista quiere aparecer como un hombre y ser de luz pero no lo es. Es una farsa. Todo oportunista en un ser de caverna y oscuridad. Los amigos de la oscuridad viven eternamente en la caverna aunque traten de lanzar luz no llegan ni a electricidad. Los hombres escogidos por Dios para la excelsa obra, no debemos temer a Satanás ni a los humanos de la oscuridad. El escudo de Dios protege a hijos e hijas pero nadie debe dormir sobre ilusiones o fantasías. La oración es el arma poderosa que destruye la oscuridad y a cada diablo del Gran Satán. Orar sin descansar es taera fácil. No debemos caer en fanatismos que de igual forma conducen a la caverna azufrada. Es mejor huir de quien ofrece dádivas. Es mas sabio acercarnos a quien nos dará la vida eterna, así se desaten tormentas entre ateos y farsantes.

Conozcamos aquello que dice Eclesiástico 6: “Hay un mal que he visto debajo del sol y que es muy gravoso sobre el hombre. 2 Se da el caso de un hombre a quien Dios ha dado riquezas, posesiones y honra, y nada le falta de todo lo que desea. Pero Dios no le ha permitido comer de ello; Más bien, los extraños se lo comen. Esto es vanidad y penosa enfermedad. 3 Si un hombre engendra cien hijos y vive muchos años, de modo que los Días de sus años son numerosos, pero su alma no se sacia de sus bienes y ni aun recibe sepultura, digo yo que un abortivo es mejor que él. 4 Porque vino en vano y a las tinieblas se fue, y su nombre Quedará cubierto con tinieblas. 5 Aunque no vio el sol ni nada Conoció, Más sosiego tiene éste que aquél. 6 Aunque aquél viva mil años dos veces, sin gozar del bien, ¿no van todos a un mismo lugar? 7 Todo el duro trabajo del hombre es para su boca; y con todo eso, su alma no se sacia. 8 ¿Qué ventaja tiene el sabio sobre el necio? ¿Qué gana el pobre que sabe conducirse ante los Demás seres vivientes? 9 Mejor es lo que los ojos ven que el divagar del deseo. Sin embargo, esto también es vanidad y Aflicción de Espíritu. 10 El que existe ya ha recibido un nombre, y se sabe que es Sólo hombre y que no puede contender con quien es Más fuerte que él. 11 Cuando hay muchas palabras, éstas aumentan la vanidad. ¿Qué ventaja, pues, tiene el hombre? 12 Porque, ¿quién sabe lo que es mejor para el hombre durante los contados Días de su vana vida, los cuales él pasa como sombra? ¿Quién, pues, Declarará al hombre qué Habrá después de él debajo del sol?”.

No hay comentarios:

My NeoBux

Religious Persecution