19 jul. 2009

Anécdota Política e histórica

Me encontraba cómodamente sentado en un hermoso sillón Luis XV, frente a un televisor que emitía en ese instante por Antena “Cable Internacional”, los sucesos históricos del hecho político del momento que nos dejó admirados y medio tontos. El horario habitual canceló la programación para mostrar al mundo, las hazañas del pueblo ruso de la otrora “Federación Rusa”. Las multitudes tanto en la ciudad de Moscú como en otras no tan importantes y gente de varios poblados y aldeas, arrastraban las “imágenes esculturas”, de los hombres que en hierro, bronce u otro material, engalanaban ciertos lugares, homenajeando a quienes supuestamente habían materializado tanto la “Revolución” como los cambios en esa parte del planeta que habitamos.

Muy cerca al lugar de mi privilegiada residencia, vivían artistas amigos que acostumbraban a debatir con este servidor, el devenir del mundo moderno, las injusticias, pobreza y desigualdad de nuestro pueblo. Sin embargo debo ser sincero, ninguno de nosotros deseaba ubicarse en los sectores marginados de la pequeña urbe y todos parecíamos mas burgueses que otra cosa. Como asustados todos mis contactos llegaron a la puerta del inmueble, para compartir la caída de la “Unión Soviética” y para entender el acontecimiento que dejó al modernismo con la boca abierta y de infarto.

“Imposible” decían los pintores plásticos mientras la poetisa trajo en sus manos, una botella de whisky escoses con galletas españolas. Uno de los escritores buscó entre su colección dos botellas de vodka ruso y tres de vino de Chile y Portugal. La prensa oligarca amarillista estaba feliz y no se perdía el espectáculo. Todos los canales y las emisoras no podían creer lo que veían. Los antiguos alumnos y seguidores de los llamados ‘maestros” destrozaban a su paso, con martillos, manos, madera y varillas de hierro, las siluetas de los que se creyeron habían dejado para la historia, el invencible gobierno terrenal comunista. “Aquí no hay mujeres que lo gobiernen Reverendo” dijo el músico y “creo que podemos amanecer sin contratiempos”. Un sacerdote romano llegó como relámpago y expresó: “Mi amado Leonardo eso es obra de Juan Pablo II, del Opus Dei y de la Iglesia Feudal y oligarca”.

Las fuertes cabezas de los varones rodaban como llantas de avioneta. Los brazos se regaron como salsa de tomate mezclada con agua y las caderas fueron repartidas como naipes de bohemios en tienda de pobre. El teléfono empezó a sonar y todos preguntaban por el suceso. ¿Podemos buscar lugar frente a su aparato de televisión?. Si hubiera celebrado misa dentro de esa casona, nunca hubiera tenido tanta respuesta inmediata. “Cayó el gigante partido” decían los mediocres periodistas. Hasta los aprendices de comunicación social emitían conceptos, frases. Recuerdo que uno que otro iluso diseñó proyectos que nunca se realizaron.

Creer que un gobierno es eterno es sólo una vaga sensación. Nada ni nadie es eterno. Sólo Dios y su santa Iglesia estarán hasta el final de los tiempos. Esa es una de las razones para que ningún grupo cristiano o de otra creencia, esté ligado a los gobiernos terrenales. Quien desee agradar a un gobernante fundando la Iglesia de Cristo sobre arena movediza o lodo silvestre y bajo la orientación del mandatario de turno, está fuera de todo contexto. Produce lástima pensar que no todos hemos entendido el mensaje de Cristo. Otra cosa muy diferente es apoyar los proyectos que agradan al Todopoderoso y que benefician a todos los hijos e hijas de Dios con dignidad. Quien mezcla política con espiritualidad está “orinando fuera del tiesto”. Quien cree que las fotografías de los políticos reemplazan la de los santos escogidos, siguen muy mal enrutados y van al abismo.

La Iglesia de Cristo es otra cosa sin atropellar a los gobiernos. La Iglesia fue puesta para sacar al hombre de la pobreza y para darle dignidad a todos los pueblos y naciones. Es cierto que Jesús de Nazaret siempre “optó por los pobres” pero jamás se unió a un grupo político. Por eso dijo: “Mi reino no es de este mundo”. Una Iglesia nacional es la que estamos sembrando desde antes pero sin estar muy cerca a los gobernantes sean de derecha o de izquierda. Sabemos que hay unos mas perversos que otros pero todos buscan aquello que “la polilla carcome”. Los escogidos debemos trabajar por establecer primero el “reino de Dios y su justicia” y lo demás vendrá por añadidura. Dios nos tiene un premio y ese es indestructible.

Cuando el afrodescendiente Barack Hussein Obama, salió a la palestra política, Dios me dijo que ese sería presidente. Es cierto que oré por él y por el futuro de Estados Unidos pero es mas cierto que guardé con prudencia distancia de los políticos que lo seguían. Inclusive muchos de los contrarios se burlaban de mis visiones y hoy lloran sobre el cadáver de la ilusión. Escribí muchas veces “we love Obama” refiriéndome a las multitudes que esperaban por lo menos en el color un cambio. El futuro es incierto. “Ni siquiera los Ángeles de Dios lo saben”. Hay sí una razón para estar alegres: Sin necesidad de estar dentro de las filas políticas de Obama o hacer proselitismo democrático, hoy hay gozo con el cambio y con Obama. Usted puede simpatizar por un gobernante o por un partido. También hace parte de la libertad que Dios regaló a cada hijo e hija. Si creemos de verdad en Dios, lo mejor es orar por el escogido gobernante de cada nación sin hacer alarde de lo efímero en la propaganda. Cada mortal terrícola es libre de votar y apoyar a quien se lanza como candidato en la contienda. El escogido debe respetarse y apoyarse hasta al final de su mandato así no sea de nuestro parecer y gusto. Todos debemos orar por los gobernantes y por los gobiernos en justicia.

El juicio final llegará como ladrón en la noche”. No se duerman y ayúdenme para estar despierto ese día y muy despierto con todas y todos ustedes.

No hay comentarios:

My NeoBux

2009

2009
Quebec

2010

2010
California

2010

2010
Chicago

2010

2010
Huntington Park

2010

2010
South Gate

Religious Persecution