2 sept. 2009

JESUCRISTO MISIONERO

La mezquindad y tacañería, están apoderadas de la mente del hombre y viven dentro del corazón del mortal terrícola humano como danza de novia celosa. La sociedad moderna tiene dinero para el consumismo, lujuria, vanidad y falsa recreación pero jamás entrega una ayuda económica y/o financiera limpia para el sostenimiento de un misionero, peregrino o caminante. Algunos hablan de donar ofrendas generosas para los hombres de fe. Esos regalan migajas y sobrantes irrisorios con hipocresía. Muchas veces las mismas donaciones son hurtadas de otros bolsillos por los protagonistas de la falsa cristiandad o salen de negocios ilícitos o de muerte. Varios templos y capillas en el mundo se han construido con la sangre derramada por los mártires y verdaderos santos que no se han nombrado en los altares del Dios vivo. El dinero que financió la construcción del edificio es un recurso violento, de guerra y pecado. Hasta la prostitución se ha usado para aparentar santidad a los ojos de los mortales. “Ningún limosnero quiere ver a otro con la mochila al hombro.” Otros que visten como sacerdotes y que hacen pensar a los ingenuos como si fueran sacerdotes verdaderos, usan los hábitos únicamente para estafar a los incautos y débiles cristianos de fe. Dios nos pone a prueba y nos envía a un misionero o a una misionera a las puertas de eso que hace de casa, para ver como nos comportamos con quien sigue los pasos reales del carpintero de Belem.

Uno o dos días de nuestro calendario escaso de vida, son oportunidades maravillosas para probar nuestra fe. Afirmamos diciendo: “Esta es mi casa. Este es el lugar que Dios me dio para vivir.” La verdad es otra muy diferente: Nada poseemos. El “Hijo de Dios no tiene donde recostar la cabeza.” Si usted paga renta por un inmueble (casa, apartamento o finca), usted está de paso en ese lugar. Ese espacio no es su casa y ni tampoco le pertenece. Si usted reside en un inmueble y lo está pagando mensualmente a una corporación o ente comercial, ese no es ni su casa y no es un lugar de propiedad. Estamos engañados y vivimos de ilusiones y fantasías extremas. Todos estamos de paso y al morir nuestro cuerpo nada se lleva. Produce melancolía escuchar: “No quiero que ese mortal terrícola humano entre a mi casa.” Ilusos nada poseemos. Nada es de nuestra propiedad. La nave tierra fue diseñada por el Espíritu de Dios y a nadie le pertenece. Todos somos viajeros hacia el infinito desconocido. Cada uno y una, debemos preparar la maleta y cargar con nuestra propia cruz para individualizar nuestra evolución.

Dios nos puede enviar un ángel para que visite la casa en donde recostamos en las noches la cabeza. Si usted es un hombre de Dios y se considera un ser de fe, debe saber que tanto a un ángel de Dios como a cualquier mortal terrícola humano, se le debe ofrecer la mejor cama y la habitación del inmueble en donde haya más luz. Durante los días de la visita del peregrino, la comida para el visitante debe ser escogida y seleccionada entre los mejores productos y frutos de nuestra despensa. El caminante de fe debe recibir la mejor atención de nuestra parte. Si usted no aprovecha la oportunidad atendiendo y recibiendo con sencillez, amor y entrega al visitante, Dios jamás responderá a sus oraciones. Si su mente no entiende de estas cosas, usted es un farsante y en su naturaleza no habita Dios sino un demonio de Satanás. Nuestra boca predica palabras muy elocuentes y hermosas pero dentro de nuestra alma y ser no hay misericordia con el visitante. A ningún misionero usted puede acostar en el suelo de su sala y menos en la sala como si fuera una habitación. Usted debe salirse de su habitación y dormir en la sala mientras los días del peregrino pasan de la mano de Dios. El Todopoderoso nos pone a prueba y es una tarea amorosa para ver como camina nuestra compasión.

El misionero y/o la misionera, requieren de tres comidas al día bien distribuidas, con calorías, proteínas y vitaminas equilibradas. Si su intención es de bondad, Dios le surtirá su despensa con manjares exquisitos y le aumentará en prosperidad sus bienes espirituales y materiales. Todo debe salir de un recto ser y sentimiento como verdadero hijo e hija del Altísimo. Si usted se considera sacerdote verdadero de Dios, debe ser el primero en presentar con ejemplo la fina atención a sus hermanos misioneros, misioneras y caminantes. “No deje para mañana aquello que puede hacer hoy.” Jesús de Nazaret recibió muchas atenciones de humanos pobres y de ricos mortales convertidos. La misión de Cristo aún no la hemos entendido. No hemos podido construir con amor el verdadero cristianismo. Aquello que vemos y aquellas formas que palpan nuestros sentidos, son una farsa montada sobre arena movediza y trampa. El Evangelio de Jesucristo está en malas y perversas manos. Dios desde su santo santuario está triste por el montaje fabricado desde las oficinas de los necios. Esos creen estar apoderados de Cristo y de su verdad. Ellos recibirán su merecido en el día de la cuenta que puede ser hoy con la purga. Leamos el texto de Mateo 25: “31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria y todos los ángeles con él, entonces se Sentará sobre el trono de su gloria; 32 y todas las naciones Serán reunidas delante de él. El Separará los unos de los otros, como cuando el pastor separa las ovejas de los cabritos; 33 y Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey Dirá a los de su derecha: "¡Venid, benditos de mi Padre! Heredad el reino que ha sido preparado para vosotros desde la Fundación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recibisteis; 36 estuve desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la Cárcel, y vinisteis a Mí." 37 Entonces los justos le Responderán diciendo: "Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento y te sustentamos, o sediento y te dimos de beber? 38 ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o desnudo y te vestimos? 39 ¿Cuándo te vimos enfermo, o en la Cárcel, y fuimos a ti?" 40 Y respondiendo el Rey les Dirá: "De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos Más pequeños, a Mí me lo hicisteis." 41 Entonces Dirá también a los de su izquierda: "Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui forastero, y no me recibisteis; estuve desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la Cárcel, y no me visitasteis." 44 Entonces le Responderán: "Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo, o en la Cárcel, y no te servimos?" 45 Entonces les Responderá diciendo: "De cierto os digo, que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos Más pequeños, tampoco lo hicisteis a Mí." 46 Entonces Irán éstos al tormento eterno, y los justos a la vida eterna.”

Cada sacerdote verdadero debe trabajar la obra del Nazareno como si fuera el único con amor en el universo sin despreciar a los otros así estén en el bando equivocado. Los obispos y las organizaciones religiosas siempre han estado desviados del verdadero Jesús el Cristo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por Mi.” Esos viven dentro del error y comparten la depravación del amor. Dentro del mismo grupo religioso o aquello que se entiende como “Iglesia,” hay sacerdotes pobres y Presbíteros ricos. En la Iglesia verdadera todos los sacerdotes y obispos serán distintos entre iguales. Los edificios que muestran ser la cara de Dios y que se diseñan como templos, también están distribuidos entre ricos y pobres. Los inmuebles para orar de las comunidades pobres son fabricados con desechos de lata y cartón o con adobes de segunda y tercera mano. Para muchos de esos escasea el cemento y el hierro. Tanto el cemento como el hierro son obras del Creador. Los edificios que se construyen para los grupos que se han apoderado de las riquezas de la tierra, son materializados con finos recursos de mármol, acero y bronce. Los falsos sacerdotes creen que la Iglesia de Jesucristo, es una obra de ladrillo, cemento, pintura con torre alta y campanario. Si esos no ven una cruz con paredes como templo, no hay Iglesia.

El obispo romano de la ciudad de Los Ángeles, en California, Estados Unidos, consiguió dinero y recursos para construir una inmensa y suntuosa catedral como si se tratara de un club para los de cuello blanco. Quienes mas dinero donaron fueron los mismos pecadores aliados con sus andanzas. Debajo de la nave principal y en forma de subterráneo, el falso hombre de fe, mandó construir unas fosas de mármol, finos pisos y paredes con baldosas especiales, exclusivamente para enterrar los cuerpos inertes de los muertos adinerados y así darles cristiana sepultura de acuerdo al “sepulcro blanqueado” que hay dentro del pellejo del perverso. Para los pobres no construyó ni siquiera una bóveda de chatarra. Jesús el Maestro del amor dijo: “No quedará piedra sobre piedra.”

El hombre falso de Dios aprovechó la propaganda que se ejercía sobre los santos mencionados del momento y a cada uno de ellos y de ellas, los colocó como siluetas estatuadas, en las paredes del inmueble como si fuera una sala de exposición del fino arte plástico. La imagen de la madre del Carpinterito del Oriente, la dejó afuera para que los pobres que llegaban del sur del continente, no tuvieran excusas para pisar los finos pisos del costoso material anexado. Ese junto a otros falsos seguidores del Nazareno serán vomitados hasta el lago de azufre y baratajija espiritual. Es otro que jamás verá la luz de Dios y bajará al sepulcro oscuro con su familia y camaradas amigos. Los mismos que le dieron el dinero para la construcción del costoso inmueble harán de muralla dentro de su putrefacta morada. Muy cerca de la lujosa “casona para orar”, los hijos e hijas de Dios duermen en las calles y se mueren de física hambre por falta de alimento. En el costoso inmueble que será destruido por un vendaval, no pueden ingresar los misioneros ni los Ángeles de Dios. Hay ruina en los predicadores que por allí desfilan y hambre de Dios entre los moradores peregrinos que llegan al nauseabundo lugar sin pisar sus lujos mal olientes.

A esta clase de hombres, a otros con estilos semejantes, distintos montajes e imperios de falsos lujos, muerte y mentira, en Mateo, Capítulo 3, el santo Precursor, les dijo: “1 En aquellos Días Apareció Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea 2 y diciendo: "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado." 3 Pues éste es aquel de quien fue dicho por medio del profeta Isaías: Voz del que proclama en el desierto: "Preparad el camino del Señor; enderezad sus sendas." 4 Juan mismo estaba vestido de pelo de camello y con un cinto de cuero a la cintura. Su comida era langostas y miel silvestre. 5 Entonces Salían a él Jerusalén y toda Judea y toda la Región del Jordán, 6 y confesando sus pecados eran bautizados por él en el Río Jordán. 7 Pero cuando Juan vio que muchos de los fariseos y de los saduceos Venían a su bautismo, les Decía: "¡Generación de Víboras! ¿Quién os Enseñó a huir de la ira venidera? 8 Producid, pues, frutos dignos de arrepentimiento; 9 y no penséis decir dentro de vosotros: 'A Abraham tenemos por padre.' Porque yo os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham. 10 El hacha ya Está puesta a la Raíz de los árboles. Por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. 11 Yo, a la verdad, os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene después de Mí, cuyo calzado no soy digno de llevar, es Más poderoso que yo. El os Bautizará en el Espíritu Santo y fuego. 12 Su aventador Está en su mano, y Limpiará su era. Recogerá su trigo en el granero y Quemará la paja en el fuego que nunca se Apagará." 13 Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán, a Juan, para ser bautizado por él. 14 Pero Juan procuraba Impedírselo diciendo: --Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y Tú vienes a Mí? 15 Pero Jesús le Respondió: --Permítelo por ahora, porque Así nos conviene cumplir toda justicia. Entonces se lo Permitió. 16 Y cuando Jesús fue bautizado, en seguida Subió del agua, y he Aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que Descendía como paloma y Venía sobre él. 17 Y he Aquí, una voz de los cielos Decía: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia."

No hay comentarios:

My NeoBux

2009

2009
Quebec

2010

2010
California

2010

2010
Chicago

2010

2010
Huntington Park

2010

2010
South Gate

Religious Persecution