25 nov. 2009

Humanos del Espacio Exterior

Las leyes, proyectos y teorías de la ciencia y de los mismos científicos son sólo teorías y retos experimentales para probar. Algunas teorías y formulas funcionan casi a la perfección, porque no pelean ni contradicen las leyes creadas. La capacidad inteligible del mortal terrícola humano capta sin esfuerzo las mismas leyes naturales. Jesús de Nazaret nunca caminó por encima de las aguas. El simplemente pasó por encima de los cuerpos de los ángeles de Dios. Los ángeles se acostaron y flotaron sobre las aguas. Cristo y otros han pasado de la misma manera de un punto a otro. La fe es algo que cuesta a la mente limitada del terrícola. Los cuerpos de los ángeles, se pueden materializar como piedra y forman puentes. Si Jesucristo hubiera caminado por encima del agua, hubiera violado la ley natural. Dios no viola las leyes. El las creó y el hombre las aprende. La naturaleza del pensante fue construida con imaginación y recursos evolutivos controlados. Antes de llegar el hombre al planeta tierra, el globo terráqueo estaba habitado por animales marinos y pequeños arbustos que crecían a orillas de los ríos y muy cerca de las aguas. La vida en las aguas del mar evolucionó al igual que en otros lugares del universo. Dios dotó a la materia de energía propia, le inyectó vida y espíritu para que la misma evolucionara individualmente, respetando ley, tiempo y espacio. El hombre que hoy habita la tierra, desde siempre ha sido limitado en su naturaleza creada. Nadie tiene la última palabra por encima del ser de las alturas. Las razas de hombres que conocemos, no se originaron en la tierra en la que hoy vivimos. Nuestros ancestros llegaron hace millones de años de otros planetas y de varias galaxias. 12 grupos de hombres (varones y mujeres), de igual número de planetas, aterrizaron en naves equipadas con semillas de plantas, semen y óvulos de animales cuadrúpedos, aves, reptiles y dinosaurios. Varios de los grupos que llegaron al final de los viajes espaciales interplanetarios, trajeron los escritos del “Libro Sagrado”. El mismo hacía parte de la historia de nuestros antepasados en esa anterior tierra habitada, en donde los primeros hombres tuvieron la oportunidad de ver directamente la cara y luz del Creador. Si comprendemos que fueron de 12 planetas diferentes con seguridad podemos afirmar que eran distintos entre iguales. El numero 12 y el número 7, han estado entre los números favoritos dentro de la mente del mortal terrícola humano y nunca éste olvida sus comienzos que fueron materializados en otro sistema de vida. 12 fueron las primeras tribus que Dios creó como hombres en otros planetas. Adán y Eva son sólo una muestra de los primeros humanos en habitar un lugar en la galaxia. Muchos Adanes y Evas vivieron en diferentes planetas con distintas razas de humanos.

La raza negra humana y los humanos gigantes, fueron los primeros seres humanos en pisar el suelo en el que hoy vivimos. El continente africano y lo que hoy es Egipto, Bolivia y México, recibieron a los primeros ciudadanos venidos del espacio. Ellos llegaron movidos por vientos cósmicos y ruidos de tambores, que hicieron trasladar las naves que nunca usaron combustible en su locomoción y transportación. Los inventos, construcciones y medios de locomoción y comunicación, existieron de acuerdo al planeta de procedencia. No podemos afirmar que algunos eran más avanzados que otros porque la memoria aunque guarda genes que almacenan el recuerdo y la información, no siempre ha podido permanecer como fue en su origen. Los genes están intrínsicamente en las células del cuerpo mortal. Aquello que los hombres llaman reencarnación no es sino hechos guardados en nuestra memoria y sucesos que viven dentro de nuestros genes. La memoria reencarna los hechos y los saca a su exterior cuando se dan ciertas condiciones. Como una perfecta fotografía la memoria guarda y almacena. Los genes son pequeños laboratorios de procesamiento de la información voluntaria creada. El sueño es una forma animal de recordar el pasado de miles de años atrás o de proyectar el futuro que es incierto para la limitación del terrícola. Cada hecho y esencia se va transmitiendo de generación en generación como una corriente interminable de sucesos y emociones. Cada raza proveniente del espacio exterior traía su especialización en ciencia, hábito, costumbre, cultura, folclor, desarrollo del talento, lenguaje, religión, fe, creencia, proyectos físicos, , laboratorios y formulas matemáticas de inventos.

El sol de nuestra galaxia y otros soles de otras galaxias, cercanas a lo que hoy es la tierra, se tragaron a los planetas en donde vivían las distintas razas de humanos. La imprudencia del hombre allí con el manejo impropio de cada invento, aceleró la salida de los vivientes. Bombas atómicas, nucleares, de uranio, armas, guerras entre los mismos grupos, laboratorios e inventos contra la vida, logró destruir varios planetas habitados. Todos los hombres llegaron a la tierra en busca de refugio. Fueron desplazados por sus imprudencias o porque el tiempo estuvo cerca. La energía atómica no se supo utilizar con pulcritud y/o rectitud. Algunos hombres no pudieron salir de sus esferas y murieron calcinados dentro de sus patrias. Otros lograron usar las naves que se habían equipado con anterioridad al desastre y salieron al espacio exterior en busca de otro hogar. Había sí culturas más avanzadas que otras en tecnología y transportación. Varios grupos no aterrizaron en la tierra sino que siguieron la travesía por el vacío del espacio. Hoy residen en otros planetas fáciles para la vida dentro de Andrómeda o lejos de ella. Con el tiempo Andrómeda se tragará nuestra galaxia con su sol. En ese futuro la raza humana escogida vivirá en otro lugar distante de la tierra conocida con su luna.

El mar fue desconocido y temido por los primeros visitantes del espacio exterior a la tierra. Los hombres de otros planetas conocían el agua pero no el inmenso mar. El mar es propiedad de la evolución de la tierra. Aún en el siglo XV cuando el italiano-español Cristóbal Colon, invadió America, los humanos de la época le temían al Mar. Ellos creían que grandes monstruos marinos salían de las profundidades y se comían las embarcaciones con sus tripulantes. Los presos españoles tuvieron la fortuna de salir de sus aburridas cárceles e hicieron de las suyas con sus depravaciones y perversiones en el nuevo mundo para los ignorantes viajeros. Ni siquiera Colon se percató que había llegado a un lugar desconocido y que la gente de allí era diferente y de otra raza. No es tan inteligente Cristóbal Colon como nos han hecho creer sus compatriotas e ingenuos historiadores. Los primitivos pobladores de America desconocían la ropa y otros inventos. Ellos fueron los últimos en llegar a la tierra. Jesús de Nazaret dijo: “Los primeros serán últimos y los últimos serán primeros.” En México, Egipto, Bolivia, Perú y otros pocos lugares, antes de la llegada de lo que hoy llamamos indígenas, vivieron hombres gigantes. Fueron esos quienes construyeron las pirámides y varios edificios que hoy vislumbran los ojos de los turistas, con ayuda de maquinaria y de otros seres del espacio exterior. Los habitantes aborígenes inicialmente obedecieron a los gigantes y aprendieron de ellos. Los gigantes se equivocaron en fecha y tiempo y salieron antes de tiempo de la tierra. Varios grupos de gigantes murieron antes de la salida por una epidemia de gripe animal. Los hombres de esa época consumieron carne animal tóxica, violando la ley natural y el mismo equilibrio. No todo se puede comer. La contaminación y polución ingresó al vientre de los animales pensantes y no pensantes. El cerdo es una carne que no se debe consumir porque la misma está aliada con la epidemia. Allí viven sin pagar renta muchas especies de virus, cocos, gonococos y otras bacterias. Los comerciantes han degenerado la raza humana porque venden productos que nunca se debieron sacar al mercado consumista. Ellos tendrán su merecido en su momento.

La historia moderna afirma que el “Primer Libro” en editarse y publicarse fue la Biblia. La Biblia existía en su Antiguo Testamento desde antes de bajar a la tierra el Espíritu de Cristo y venía con un grupo de hombres del espacio exterior. Quienes trajeron la Biblia no eran en si los escogidos. En el año 300 de nuestra era los comerciantes aliados con los políticos, gobernadores y falsos sacerdotes, mutilaron el Libro Sagrado. El “Israel” del que habla la Biblia, está en otro planeta no en la tierra. Los manipuladores de la Biblia hicieron creer que se refería al Israel nombrado en la modernidad. Uno es el Israel verdadero y otro muy diferente el de esta dimensión. Lamentablemente el hombre de siempre va colocando nombres iguales a esos lugares que se parecen a los de su pasado o a aquellos que están en la mente como memoria del recuerdo. Nos han engañado y nadie logró tener y/o retener la verdad. Jesús el Maestro Carpintero lo expresó: “En la casa de Mi Padre, hay muchas moradas. Voy adelante para aparejarles lugar. Para que donde yo esté también podáis estar vosotros”. El pueblo escogido por Dios estaba en otro planeta y sus descendientes viajaron a la tierra como desplazados por los sucesos. Los hagiógrafos terrícolas mezclaron pasado, presente y futuro. Algunos se equivocaron porque no tuvieron la protección del Altísimo y siguieron líneas erradas y otras ambiciones.

Jesucristo si llegó a este mundo bajando de las alturas y de la luz. Fue torturado, masacrado y asesinado por judíos, romanos y otros grupos. Los falsos sacerdotes de esa negra época fueron los principales cómplices del exterminio de Cristo. Ellos abuchearon al pueblo para que no sintieran compasión por los vivos enviados. Los imperios son enemigos de la compasión y de la misma ternura. En la época de Cristo aparecieron varios que decían que eran “Mesías.” El Maestro del amor le dijo al Padre: “Perdónalos porque no saben lo que hacen.” Los gobernantes y el pueblo que conoció en persona al Señor Jesús no eran de los escogidos. Los falsos cristos lanzaron sus consignas como si fueran los verdaderos. Muchos de quienes se llaman cristianos a si mismos, siguen no las enseñanzas del verdadero sino de uno de los falsos. La sucesión apostólica puede estar fuera de este planeta o en personas que siguen en el anonimato porque deben estar vivas para antes del final.

El sexo venía ya formado como lo conocemos hoy en día en los mortales terrícolas humanos y en los grupos de animales que ellos transportaron incluyendo huevos y semillas. El aire de la tierra y la distancia con el sol, produjo nuevas emociones y sensaciones que los viajeros no pudieron controlar cayendo en placer y éxtasis engañoso. Los primeros humanos que llegaron al planeta tierra, sabían que no se podían mezclar con otros grupos y razas. La sexualidad y procreación traía control en el núcleo familiar. El hombre no controló sus acciones y de grupo en grupo, uno por uno, se fue mezclando con los otros grupos y razas humanas que también procedían del espacio exterior. El visitante descubrió el alcohol y las bebidas embriagantes en este plano. El placer ganó la partida. Aquello que se hacia de frente en el planeta inicialmente, toco la espalda placentera. Las energías se truncaron llegando a usar los nuevos descendientes sus caderas y glúteos para buscar nuevas emociones. El hombre cambio el hábito de la alimentación que aprendió de sus ancestros espaciales y combinó vegetales con carne y raras semillas. Algunas semillas al tocar tierra cambiaron su consecuencia. El cuerpo respondió con placer al nuevo aire. Se perdió el amor antes de llegar el Cristo a la tierra. Jesucristo les habló de amor con un lenguaje sencillo y claro pero los hombres ya estaban contaminados y descarriados. Nadie escuchó al Maestro. Si volviera a bajar a este planeta de contradicciones, mas rápido lo asesinaríamos. Los imperios usarían el control remoto para desaparecerlo a distancia. Los militares orquestarían el atentado con una bomba movida por una tecla de computador. Los grupos religiosos harían marchas y manifestaciones, para que el Dios de la vida, fuera llevado a la silla eléctrica o muerto por una inyección letal, Las mujeres modernas alistarían antes del embarazo de la mujer escogida o después del mismo, un método para abortar al Padre del amor. Las cantinas antros y burdeles, venderían “cerveza a la lata.” Cantantes, escritores, artistas y políticos, crearían leyes para que nunca más volviera a nacer.

La tierra como planeta habitable está llegando a su fin. El mortal terrícola humano con sus nefastos inventos de bombas, armas destructivas y guerras, adelantó el proceso final del globo terráqueo. Hay naves listas equipadas que trabajan interplanetariamente sin combustible para alojar a los sobrevivientes. En 7 partes de la tierra están sumergidos sus corazas, protegidas debajo de la tierra dura y el polvo. Los escogidos saldrán en el momento de la hecatombe dentro de ellas. Las ambiciones del hombre y cada error, lograron inflar el egoísmo. No hay tiempo para limpiar la carga putrefacta de muerte en que nos movemos. Todos los sistemas políticos y cada gobernante son culpables del aceleramiento hacia la destrucción. No se puede culpar al capitalismo y/o comunismo, cuando al responsable se busque. Todos sin excepción tenemos la culpa y hemos echado leña al fuego de maldad y engaño. Las naves están distribuidas en sitios exactos para la partida. Maestros humanos extraterrestres llegarán a la tierra para pilotear cada una de ellas. Hay mujeres y varones seleccionados en algún lugar del planeta. En silencio se preparan minuciosamente para la partida. La memoria abrirá su compuerta para la fácil transportación. El velo mental para el buen manejo se correrá y entregará las coordenadas. La inteligencia lanzará formas geométricas de locomoción y orientación. Niños y niñas de las dos últimas razas, de las mismas que llegaron a la tierra hace millones de años y de la primera, subirán a las naves sin contratiempo. Las burlas y risas de los ignorantes estarán hasta el último minuto de esta existencia. Aún cuando vean volar a los primeros vehículos espaciales, algunos creerán que están soñando o que una droga los ha ilusionado. También es cierto que para la época el alcohol. cigarrillo, tabaco, narcotráfico y alucinógenos, habrán ganado la partida a la rectitud. Ningún narcotraficante, asesino o rico hambriento y/o mezquino, subirá a las naves del amor. Los militares malvados, torturadores, violadores y asesinos, sólo verán pasar por encima de sus cabezas el cuerpo de los aparatos voladores sin ruido. “Los pobres heredarán la nueva tierra habitable.” El momento está próximo. Algunos se irán antes para no ver el sufrimiento de los necios. Aun entre espinas no es bueno que el hombre malvado y perverso sufra. Dios es amor. Tuvimos la oportunidad de plantar bienestar, felicidad y amor. No lo pudimos lograr y hoy es demasiado tarde para iniciar nuevos proyectos. No nos dio más tiempo el creador porque ya estaba creada la ley desde antes de todos los siglos. No es necesario perder energía y tiempo con necios y arrogantes. Sin principio ni fin para la ley verdadera. Los incrédulos y aún los creyentes se preguntan: ¿Y Cuando sucederán esas cosas?

Leamos el Capítulo 24 de Mateo: “1 Cuando Jesús Salió y se iba del templo, se le acercaron sus Discípulos para mostrarle los edificios del templo. 2 Y él respondiendo les dijo: --¿No veis todo esto? De cierto os digo que Aquí no Quedará piedra sobre piedra que no sea derribada. 3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, sus Discípulos se acercaron a él aparte, y le dijeron: --Dinos, ¿Cuándo Sucederán estas cosas? ¿Y qué señal Habrá de tu venida y del fin del mundo? 4 Respondió Jesús y les dijo: --Mirad que nadie os engañe; 5 porque muchos Vendrán en mi nombre diciendo: "Yo soy el Cristo", y Engañarán a muchos. 6 Oiréis de guerras y de rumores de guerras. Mirad que no os turbéis, porque es necesario que esto acontezca; pero Todavía no es el fin. 7 Porque se Levantará Nación contra Nación y reino contra reino. Habrá hambre y terremotos por todas partes. 8 Pues todas estas cosas son principio de dolores. 9 Entonces os Entregarán a Tribulación y os Matarán, y seréis aborrecidos por todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Entonces muchos Tropezarán; y se Traicionarán unos a otros, y se Aborrecerán unos a otros. 11 Muchos falsos profetas se Levantarán y Engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, se Enfriará el amor de muchos. 13 Pero el que persevere hasta el fin Será salvo. 14 Y este evangelio del reino Será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego Vendrá el fin. 15 Por tanto, cuando Veáis establecida en el lugar santo la Abominación desoladora, de la cual Habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), 16 entonces los que estén en Judea huyan a los montes. 17 El que esté en la azotea no descienda para sacar algo de su casa, 18 y el que esté en el campo no vuelva Atrás a tomar su manto. 19 ¡Ay de las mujeres que estén encintas y de las que Críen en aquellos Días! 20 Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en Sábado; 21 porque entonces Habrá gran Tribulación como no ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni Habrá Jamás. 22 Si aquellos Días no fuesen acortados, no se Salvaría nadie; pero por causa de los escogidos, aquellos Días Serán acortados. 23 Entonces, si alguien os dice: "Mirad, Aquí Está el Cristo", o "Está Acá", no le Creáis. 24 Porque se Levantarán falsos cristos y falsos profetas, y Darán grandes señales y maravillas de tal manera que Engañarán, de ser posible, aun a los escogidos. 25 ¡Mirad! Os lo he dicho de antemano. 26 Así que, si os dicen: "Mirad, Está en el desierto", no Salgáis; o "Mirad, Está en las habitaciones interiores", no lo Creáis. 27 Porque Así como el Relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, Así Será la venida del Hijo del Hombre. 28 Porque donde esté el Cadáver, Allí se Juntarán los buitres. 29 Pero inmediatamente después de la Tribulación de aquellos Días, el sol se Oscurecerá, y la luna no Dará su resplandor. Las estrellas Caerán del cielo y los poderes de los cielos Serán sacudidos. 30 Entonces se Manifestará la señal del Hijo del Hombre en el cielo, y en ese tiempo Harán duelo todas las tribus de la tierra, y Verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 El Enviará a sus ángeles con un gran sonar de trompeta, y ellos Reunirán a los escogidos de él de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro. 32 De la higuera aprended la Analogía: Cuando su rama ya Está tierna y brotan sus hojas, sabéis que el verano Está cerca. 33 Así también vosotros, cuando Veáis todas estas cosas, sabed que Está cerca, a las puertas. 34 De cierto os digo que no Pasará esta Generación hasta que todas estas cosas sucedan. 35 El cielo y la tierra Pasarán, pero mis palabras no Pasarán. 36 Pero acerca de aquel Día y hora, nadie sabe; ni siquiera los ángeles de los cielos, ni aun el Hijo, sino Sólo el Padre. 37 Porque como en los Días de Noé, Así Será la venida del Hijo del Hombre. 38 Pues como en aquellos Días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, Casándose y Dándose en casamiento hasta el Día en que Noé Entró en el arca, 39 y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y se los Llevó a todos, Así Será también la venida del Hijo del Hombre. 40 En aquel entonces Estarán dos en el campo; el uno Será tomado, y el otro Será dejado. 41 Dos mujeres Estarán moliendo en un molino; la una Será tomada, y la otra dejada. 42 Velad, pues, porque no sabéis en qué Día viene vuestro Señor. 43 Pero sabed esto: Si el dueño de casa hubiera sabido a qué hora Habría de venir el Ladrón, Habría velado y no Habría dejado que forzaran la entrada a su casa. 44 Por tanto, estad preparados también vosotros, porque a la hora que no Pensáis, Vendrá el Hijo del Hombre. 45 ¿Quién, pues, es el siervo fiel y prudente, a quien su señor le puso sobre los criados de su casa, para que les diera alimentos a su debido tiempo? 46 Bienaventurado Será aquel siervo a quien, cuando su señor venga, le encuentre haciéndolo Así. 47 De cierto os digo que le Pondrá sobre todos sus bienes. 48 Pero si aquel siervo malvado dice en su Corazón: "Mi señor tarda"; 49 y si comienza a golpear a sus consiervos, y si come y bebe con los borrachos, 50 el señor de aquel siervo Vendrá en el Día que no espera y a la hora que no sabe, 51 y le Castigará duramente y le Asignará lugar con los Hipócritas. Allí Habrá llanto y crujir de dientes.

No hay comentarios:

My NeoBux

Religious Persecution