23 sept. 2012

La Ciudad del Amor

“Lo más cercano al pensamiento de Jesús de Nazaret es lograr la construcción de la ciudad del amor futurista.” Quienes primero deberán ingresar serán los pobres y menesterosos del planeta y esos a quienes en la historia, se les han negado los privilegios y oportunidades por culpa de cúpulas de estafadores y ladrones que también habitan en el globo moribundo de la barbarie. Los supuestos ricos también podrán entrar a la nueva metrópoli pero deben entregar las posesiones usurpadas y pertenencias, a la masa colectiva acribillada, para invertirlos en producción sin lesionar la tierra creada entre igualdades y justicias aterciopeladas. Quienes se robaron los privilegios de las mayorías hambrientas de sed y excelsidad, deben devolver con creces lo hurtado para plasmar los cimientos de la nueva urbe que nacerá sin murallas ni fronteras ni equivocaciones.
 

Mujeres y varones de los dos bandos entre las contradicciones, deben desintegrar primero sus propios caprichos, envidias y egoísmos, que los han apartado del servicio y del estilo de vida del Maestro del amor y la justicia. Los ricos estafadores, oportunistas y revanchistas, aun no entienden la forma de ¿Cómo se harán las bases en la construcción de la ciudad del Amor? Porque cada migaja que dejan caer de sus mesas los ambiciosos y necios, sólo las disfrutan cucarachas, ratones y ratas, que los visitan en las madrugadas diariamente en la temprana oscuridad”. Quienes están en error y esos que heredaron lo hurtado del pasado, quedarán sorprendidos cuando sus piedras y ladrillos, se conviertan en polvo y vacio. “No quedara piedra sobre piedra. Los ‘líderes’ religiosos y encapuchados espiritualistas, no podrán entrar en la nueva ciudad porque “predican pero no aplican”. Al llegar el día y la hora anunciada, no habrá excepciones en la puerta principal. Las únicas que no requieren pasaporte en el portón de ingreso, son las hermosas mariposas y aves de todas las especies que inocentemente vieron la tragedia de los tóxicos destruir sus crías y huevos, por la maldad de la guerra de los otros perversos que no disfrutarán el nuevo hospedaje.


Cuando los ángeles superiores bajan a las ciudades actuales de los mortales terrícolas humanos, en sus estómagos de luz, se produce un vomito grisáceo al ver las diferencias entre mansiones y casuchas, entre baldosas y barro, entre camas y esteras y entre otras tantas distancias entre garrafales diferencias injustas, que afirman sin contratiempos: “La humanidad mortal jamás ha conocido el mensaje del amor vivido y predicado por Jesucristo el secuestrado y asesinado por los militares al servicio de los necios. Los habitantes del planeta van a las iglesias con sus religiones y doctrinas cada sábado y/o domingo. Un 75% dicen que creen en Dios y que tiene fe de estar en el mejor grupo equilibrado. Los mismos aplican injusticias que ni ellos entienden porque no usan la inteligencia ni la razón. Los supermercados de las multinacionales han ofendido a la raza humana junto a tiendas, centros comerciales, droguerías, escuelas, colegios y universidades. Las religiones y sus representantes sólo venden utópicas realidades aprovechando la ignorancia de las mayorías para someterlos como esclavos a caprichos e ilusiones mentirosas. Hasta un simple video o película de pacotilla los hace mostrar sus colmillos y el cobre que llevan dentro de alma y corazón. Dios se retiró hace muchos tiempo de esos grupos que mataron la vida en hogueras u horcas venenosas, con guerras cruzadas por la misma maldad de las organizaciones falsas. En la ciudad del amor, no habrá espacio para los falsos y estafadores y menos para sanedrines o inquisidores. Sus herederos tendrán que pagar la deuda acumulada durante 1.712 años de pecado, violaciones y farsa, fuera de la nave que seguirá en órbita.


Los líderes religiosos viven de farsa en farsa y desconocen en si el pensamiento del dios que ellos predican. Al parecer la empresa que montaron los ladrones sobre la doctrina de Cristo, no es más que estiércol nauseabundo. Nuncios Apostólicos que huelen a azufre, arzobispos y obispos que apestan, sacerdotes que producen desconfianza, diáconos que lanzan miedo a los hijos e hijas del planeta y ‘pastores’ que atemorizan con sus inventos a otras mayorías, para vivir como zánganos de diezmo en diezmo, sin producir ni siquiera para los sueños. Si observamos cada una de las religiones existentes, todas están sin misioneros porque convirtieron el proyecto de Cristo en un negocio ilícito lícito con la complicidad de gobiernos y politiqueros. El mismo Nazareno les dijo: “Ustedes convirtieron la Casa de mi Padre en una cueva y antro de ladrones”. Yo les digo: Ustedes son unos delincuentes y deben devolver los privilegios a los pobres para que logremos construir la ciudad del amor antes de la destrucción temprana.
 

¿Pero de que privilegios hablamos? Los gobiernos de la tierra han entregado cada uno de los privilegios a grupos escogidos de ciudadanos que autorizan matanzas de inocentes cada semana en todos los puntos. Las leyes escritas en sus “Constituciones” fueron redactadas para que las mismas familias que manipulan la economía y los recursos, sean quienes disfruten del aire, agua, tierra y fuego que pertenecen a todos los vivientes. Hay constructores y empresas afines que se han enriquecido chupando la sangre a quienes requieren de vivienda digna. Los bancos son las mafias más listas y sofisticadas. Hay otros empresarios que también hacen su agosto robando el bolsillo a quienes trabajan y producen el sustento organizados en grupos médicos, abogados y hasta taxistas. El turismo roba cada segundo y explota a cada hora en ciudades y pueblos. Cobran peaje a inmuebles que ya están repagados eternamente pero siguen exprimiendo la jornada de quien trabaja. Por eso los falsos jefes religiosos bendicen armas y ejércitos, porque son enfermos que están de acuerdo con matar y asesinar la vida y de paso participan de procesiones, paseando esculturas y orando al suelo de las esfinges sin alma ni espíritu que los interrogue. Si los hombres investigan encontraran que los mismos religiosos son los propietarios y accionistas de las fábricas de armas y son quienes dirigen las organizaciones que matan la vida y la misma dignidad del planeta. Ya el reencarnado les dijo: “Sepulcros blanqueados, raza de víboras”, colmena de epidemias. Sus acciones apestan junto a sus torcidos libros y leyendas.

 
Los hombres deben vibrar de igual manera con bienestar social para todos y todas sin privilegios. No debe haber ricos ni pobres. Todos los mortales terrícolas humanos deben gozar de privilegios, bienestar y oportunidades. “O todos en la cama o todos en el suelo”. Alimentación, vivienda, trabajo, salud, justa remuneración, recreación, educación de acuerdo al talento y distribución de la riqueza para todos y todas. Por supuesto que se debe aplicar control natal para que el número de habitantes no supere el equilibrio de la existencia. Hay circulando un sarnoso “catecismo” que exige no apoyar el comunismo o socialismo. ¿Por qué un grupo religioso redacta dentro de su doctrina formas políticas y exigencias partidistas? El mismo libro de pacotilla, debería también decir que no se debe apoyar el capitalismo, las monarquías, las diferencias, la discriminación, el racismo y otros males que apoyan los falsos moralistas. Les gusta la ley del embudo: “Chupan lo dulce y grueso y no dejan miel a quienes trabajan”. Si quiere conocer a Satanás, no vaya lejos, simplemente visite al religioso más cercano o ingrese allí en donde hay un bulto como estatua y lo esperará sin contratiempo.

Afortunadamente las religiones desaparecerán dentro de poco y daremos paso a una nueva forma de organización social en donde la conciencia materializará el amor y el servicio. Sera el comienzo para sentar las bases de la ciudad del amor. Los humanos del futuro conocerán la ciudad del amor y los miserables que en el pasado se habían apoderado de los privilegios no volverán a nacer y seguirán siendo polvo entre otros polvos sin el brillo resplandeciente de la luz que nunca quisieron ver las alcantarillas. “Que los muertos entierren a los muertos”. La vergüenza de los pocos humanos justos ha llegado a la conciencia de Dios y la tierra será un hogar exclusivo para rectos, probos y justos. En la nueva tierra la tecnología actual será usada para todos por igual y las riquezas igualitarias verán el nuevo sol nacer. La energía alternativa será usada sin tener que contaminar la tierra creada ni el universo donde habitaba la destrucción del ecosistema. La grasa negruzca dejara de usarse para tomar la velocidad y locomoción del aire y del mismo vacio y nada.

El Nuevo Mapa: La ciudad del amor será construida dentro de la tierra con la estructura del nuevo mapa que formara la nueva tierra. El actual mapa terrícola desaparecerá y nacerá uno más pequeño. Se hundirán costas y edificios en donde habitaban los ricos cercanos a playas de océanos, ríos y lagos. Las islas en disputa se sumergirán como lodo de ciénaga. Los países pequeños estarán muy pronto debajo del océano. El mar sacará tierra nueva allí en donde hubo agua o arena. El polvo de los ricos ira al fondo del mar con sus alcancías y joyas. Sus cenizas servirán para abonar la galaxia habitada en otras dimensiones. El Dios verdadero no siente odio por ningún mortal terrícola pero el universo creado con este gesto noble logrará hacer justicia en los días que falta. Los hijos vivientes de militares y religiosos no conocerán la nueva tierra habitable. Más de la tercera parte de los vivientes serán convertidos en arena para el futuro de los vidrios. Los asesinos no volverán a nacer. La paz que viene se dará materializada en la ciudad del amor. Parece imposible que la justicia se haya demorado tanto en llegar pero todos y todas la verán muy pronto.

La gravedad cambiara en la nueva tierra. Los humanos terrícolas mortales podrán volar aunque no como las aves sino que la nueva gravedad es un espacio en donde el peso no existirá y fácilmente se podrá caminar en el aire como efecto también de paz. El hombre experimentará la gravedad del vacío hasta 7 metros por encima de su estatura. Los templos y catedrales serán destruidos por completo (“No quedará ladrillo sobre ladrillo”). Los edificios altos y rascacielos serán los primeros en desaparecer. La ciudad del amor llegará después de los tres días de oscuridad que se aproximan. Si usted está en paz y hace parte de los escogidos dentro de la justicia no debe alistar nada para la transformación. Ningún habitante escogido para habitar la nueva tierra morirá. Toda necesidad en el momento preciso bajara en las manos de quien la merezca como solución para la supervivencia. En la nueva tierra el humano mortal terrícola volverá a desnudar su cuerpo. La malicia dejará de reinar hasta mil generaciones nuevas.

Algunos entrarán en un sueño profundo y no se acordarán de su anterior vida. Al pasar los tres días de oscuridad la tierra ofrecerá un nuevo maná para ser utilizado como alimentación mientras crecen los nuevos árboles, frutas y hortalizas. El alimento serán flores y hojas de color purpura y amarillo. El agua será transformada y el cuerpo del mortal terrícola humano llenara su estomago con porciones pequeñas de vegetales que nacerán a la vera del camino como letras de esas cancones que le cantaron al amor utópico entre los equivocados. Todos los hombres que hayan aplicado justicia y paz, vivirán. La tercera parte de la humanidad nunca más verá la luz del nuevo sol entre tumbas escavadas bajo el manto de las aguas. Todo será una nueva y maravillosa experiencia. Los maestros ascendidos y escogidos, recordarán las experiencias del pasado y escribirán de nuevo los viejos acontecimientos en arcilla y polvo fundido con nuevos minerales. La vida humana volverá a empezar esta vez sin equivocaciones.

Los actuales inventos, tecnología, libros, bibliotecas, técnicas y cada forma creada e innovada, no se destruirán sino que subirán en su efecto con mayor radio de acción. La sabiduría estará para todos y todas sin ningún tipo de presión. Algunos animales desparecerán de la faz  de la nueva tierra, tales como: Perros, gatos, ganados, caballos, peces y otros. Sus cuerpos energéticos pasaran vivos a otro planeta inferior junto a humanos que no lograron alcanzar el grado de conciencia para vivir en la nueva tierra. Significa que algunos ignorantes inocentes no morirán sino que cambiaran de planeta. No todos los descendientes de los humanos ricos serán desintegrados. Algunos pasarán a un nuevo planeta pero deberán empezar en cero. Allí serán sirvientes de los maestros de luz. La sexualidad en cualquier forma humana no será juzgada. La nueva tierra ofrecerá una sexualidad de pensamiento. Los hijos nacerán sin dolor. No existirá dolor ni enfermedad. La edad promedio de vida en la ciudad del amor será entre 900 años y 1.500 años para cada ser humano. Las frutas y árboles frutales seguirán viviendo en la nueva tierra. De otros planetas cercanos llegaran nuevas semillas. Las nuevas ciudades estarán rodeadas por árboles frutales, hortalizas, legumbres y arboles que producirán granos y semillas como alimentación. Las nuevas urbes serán construidas debajo de la tierra firme a 7 metros bajo el suelo fértil.

Los humanos renacidos conocerán las naves planetarias y experimentaran viajes Inter planetarios sin esfuerzo. El agua de mar se convertirá en aceite celular vibrante y será el combustible para la transportación vehicular. Habrá facilidad para todos y todas en tele transportación, Sesvotransportación y transporte por ingravedad. Las nuevas bicicletas serán aéreas. Habrá estaciones a 15, 30 y 45 metros, por encima de la superficie de la tierra que se sostienen sobre nubes gravitacionales y que servirán para el inter cambio de vehículos y pasajeros que viajarán dentro de la tierra o fuera de ella. El petróleo jamás se volverá a usar. El hierro desaparecerá como mineral en el nuevo y mismo planeta de las actuales contradicciones e injusticias macabras.

No hay comentarios:

My NeoBux

Religious Persecution