29 mar. 2009

LENGUA PONZOÑOSA Y VIPERINA

La mujer vivía con su familia en una gigante y hermosa hacienda rodeada de sofisticadas comodidades, ganado, árboles frutales, hortalizas, pastos, aguas, varias especies de animales domésticos y uno que otro salvaje que se entretenían entre enredaderas, sauces, robles, arbustos, acacias y muy cerca al bosque que embellecía las extensas hectáreas de tierra que Dios les había dado en administración mientras pasaban por la nave tierra como mortales terrícolas humanos. Ella era una dama que llegó a los 60 años cumplidos y su esposo un varón que ostentaba excelsa salud en esa primavera con 70 años de existencia dentro del planeta. Entre los 6 hijos que habían brotado como maravilla de la nada para habitar también el globo, el mayor estaba cumpliendo en esos días 40 años vivo. Los pobladores de la región poco la frecuentaban y en toda la estepa no había para ellos un solo amigo. Cada domingo se les veía ir al culto a un templo ubicado en el centro del terruño cercano, que surtía de agua potable, luz y servicios públicos a una pequeña parte de la población.

La señora tenía la maldita costumbre de usar mal su lengua. Los campesinos afirmaban que era viperina y ponzoñosa. La consideraban la mas chismosa, mentirosa y calumniadora de la región. Por supuesto que habían otras y otros muchos en la misma dimensión no escalonada. Esa pensaba que todas las mujeres de la pradera y de cada lugar eran sólo prostitutas. Para ella todos los varones eran homosexuales, ladrones, deshonestos, desviados y pervertidos. Con su palabra siempre comparaba a sus connacionales como “muertos de hambre, flojos, vagos, dementes. Ignorantes, atrasados y de mala muerte.”

Hubo muchos intentos de ella y de un grupo de mujeres del pequeño pueblo arengadas por el Alcalde y otros funcionarios gubernamentales, para expulsar a las prostitutas de la región y cerrar los bares y cantinas del lugar. Varias cartas y memoriales se habían firmado y los mismos se habían hecho llegar a la oficina del Gobernador y hasta al mismo despacho del señor presidente de la nación para que sacaran a los empujones a las “damiselas” del poblado. Los religiosos del lugar tuvieron culpa de esa injusticia y colaboraron con los equivocados y faltos de compasión. Muchas veces los policías y los militares del sitio, golpearon y maltrataron a las trabajadoras sexuales con fuertes palizas, por las misivas que recibían y las mismas quejas cuyo líder y protagonista era la perseguidora. Los grupos humanos del caserío con algunos miembros de las “Juntas de Acción Comunal”, trataron de incendiar cada inmueble que para ellos estaba extraviado.

Fueron tres locales que lograron quemar en esos últimos 5 años los desalmados. Unas y otros ciudadanos que se encontraban ebrios en el trágico momento también murieron. Inclusive parientes de los mismos incendiarios. Leamos lo que dice la Carta a Santiago 3: “1 Hermanos, no se hagan todos maestros; ya saben que como maestros seremos juzgados con más severidad, 2 y todos tenemos nuestras fallas. El que no peca en palabras es un hombre perfecto de verdad, pues es capaz de dominar toda su persona. 3 Poniendo un freno en la boca del caballo podemos dominarlo, y sometemos así todo su cuerpo. 4 Lo mismo ocurre con los barcos: con un pequeño timón el piloto los maneja como quiere, por grandes que sean, aun bajo fuertes vientos. 5 Así también la lengua es algo pequeño pero puede mucho; aquí tienen una llama que devora bosques.”

Llegó el día de la partida al otro mundo que desconocemos porque nadie ha regresado de ultratumba para contar la experiencia del viaje sin retorno a la nave tierra. La noticia de la muerte de la doña fue transmitida por la Emisora Radio del municipio y por un canal alternativo de televisión. De varios lugares y ciudades vecinas llegaron a la finca varones y mujeres de todas las condiciones sociales y estirpes. Una gran mayoría estaban conectados con la misma sangre familiar y con el árbol genealógico de su esencia y parentela. No sufrió en el momento del deceso al despedirse para siempre la matrona. Simplemente se acostó a la 1.00 de la tarde, después de haber servido el almuerzo a los comensales y obreros. Ella se sintió muy cansada y fue a su habitación. Se recostó sobre la confortable cama y nunca más se volvió a levantar. Su esposo al ver que ella no estaba en los lugares que acostumbraba a esa hora, fue en busca de ella y la encontró dormida y muerta sin una sonrisa en su boca.

Su humanidad estaba tiesa y sus músculos no respondieron a los ruegos. El vio que una partecita pequeña del órgano de la lengua de ella, estaba por fuera de sus labios. Sigamos leyendo el texto 3 de Santiago: “6 La lengua es un fuego, y es un mundo de maldad; rige nuestro organismo y mancha a toda la persona: el fuego del infierno se mete en ella y lo transmite a toda nuestra vida. 7 Animales salvajes y pájaros, reptiles y animales marinos de toda clase han sido y de hecho son dominados por la raza humana. 8 Pero nadie ha sido capaz de dominar la lengua. Es un azote que no se puede detener, un derrame de veneno mortal”.

Los parientes junto al hombre enviado por la casa fúnebre, no lograron vestir el cadáver congelado de la hija de Dios. Hubo algunos imposibles que obstaculizaron la difícil tarea de colocar ropa limpia sobre la muerta piel. Su inerte cuerpo no se dejaba tocar. No hubo poder humano para acomodar el vestido. Era como una bola de roca petrificada de 5.000 lustros. El peso de la masa corporal había logrado llegar como a 300 libras. Quienes la vieron afirmaban que cada minuto se inflaba como globo de fiesta. Llamaron al sepulturero mas experimentado del pueblo y al médico del poblado para buscar ayuda al suceso que presenciaban los incrédulos y los ojos de los pueblerinos y citadinos. Hasta el cura del pueblo arribó sin ser invitado al sitio y nadie encontró una explicación lógica y física del asunto.

Los dos varones invitados para descifrar el enigma no hallaron una razón para resolver el hecho que presenciaban. Sólo dijo el facultativo “hay una prostituta que tiene experiencia en vestir cadáveres de difuntos. Según parece ella es experta en poner ropa a toda persona que se va eterna al otro plano”. La familia convino en llamar a la mujer trabajadora sexual. En instantes de minutos llegó a los terrenos de quien antes la había humillado y perseguido. Al entrar la visitante, del cuerpo de la dama sin vida, salió un quejido espantoso como un crujir de dientes. Se escucharon varios lamentos y sollozos. Un olor nauseabundo a mortecina se percibió a lo lejos de los espesos matorrales.

El mal aroma exclamaba que por lo menos llevaba 7 días el muerto contradiciendo la realidad tangible. La visitante solicitó sal, agua y tres rosas blancas. Cerraron la puerta de la habitación y el sepulturero se quedó para embalsamar el cadáver. No habían pasado 10 minutos cuando un olor a flores de lirios y azucenas salió de la casona. Un jardín de plantas perfumadas aterrizó en el aire en la pradera. La mujer prostituta tuvo la mejor paciencia entre todos. Simplemente ayudada por dos de sus compañeras de labor que había traído y el sepulturero, vistió el cuerpo inerte sin contratiempo de quien hizo daño con su lengua.

Aquí sigue Santiago en el Capitulo 3 diciendo: “9 Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen de Dios. 10 De la misma boca salen la bendición y la maldición. 11 Hermanos, esto no puede ser así. ¿Es que puede brotar de la misma fuente agua dulce y agua amarga? 12 La higuera no puede producir aceitunas ni la vid higos, y lo salobre no dará agua dulce. 13 ¿Así que eres sabio y entendido? Si tu sabiduría es modesta, veremos sus frutos en tu conducta noble. 14 Pero si te vuelve amargo, celoso, peleador, no te fíes de ella, que eso sería mentira. 15 Esa clase de sabiduría no viene de arriba sino de la tierra, de tu propio genio y del demonio. 16 Y donde hay envidia y ambición habrá también inestabilidad y muchas cosas malas.”

La noticia del suceso y la algarabía del hecho se regaron como polvo y lava de volcán ardiendo en cada plan de la basta zona. Llegaron cada vez nuevos pobladores y curiosos. De lejanas tierras muchas personas querían ser testigos de la macabra escena. Un grupo de familias se las ingenió para preparar alimento y alojamiento para quienes llegaban como si fueran turistas en vacaciones. Se sacrificaron 10 reces de ganado cebú y 3 novillas criollas de raza fina. 300 gallinas y 200 gallos fueron llevados a la cocina para la suculenta culinaria. Los parroquianos tuvieron que sentarse en cualquier parte y sobre los prados. El esposo compró licor y otras viandas para atender a todos los vecinos que nunca antes habian entrado a esa fina casa.

Fue la primera vez que el rancho de los ricos se vio lleno de amigos improvisados y testigos. La muerte de la dama acercó las sementeras. Todos llegaban con ramos de flores y coronas con letras de poetas y ensueños. A las 3.00 de la mañana y mientras el aire frío invadía la mansión, el pesado cajón fue trasladado del lugar al centro de la casaquinta. Rezos, oraciones y novenas se escuchaban a lo lejos. La tristeza juntó al miedo de toda la pradera con el sueño. La velación duró tres días como si hubiera llegado un carnaval. Hasta chistes y comedias se lanzaron sin respetar el cuerpo inerte de la dama y menos el dolor sensible de la familia. Por fin hicieron los preparativos para enterrarla en el cementerio principal de la cabecera municipal.

Todo quedó organizado para un martes a las 3.00 de la tarde. A la misma hora que el médico consideró haber muerto quien se despedía para siempre. Faltaban 15 minutos para las 2.00 de la tarde y ellos debían sacar el féretro de la casona para colocarlo sobre un automóvil fúnebre. El cajón mortuorio aumento su peso. Al parecer no se dejaba sacar de la habitación en donde ella había ubicado su vida desde niña. 10 varones fuertes y jóvenes llegaron inmediatamente para apoyar a quienes no tenían fuerzas para el trabajo de despedida. Fue imposible mover el ataúd. La familia buscó unas varas gruesas de roble fino y las colocaron como palancas por debajo de la escena. Todas se reventaron como hilos o naipes de baratija. Lucharon con todas las ganas. Nada hizo posible sacar el cuerpo de la morada.

Uno de los familiares hizo saber que cerca y a dos horas del lugar, vivía un misionero que había llegado del extranjero y que estaba desde hacía 3 años en la misma zona. Comisionaron a un grupo de parientes para que fueran en busca de nuevas ayudas. Mientras tanto la lengua de la dama muerta empezó a crecer como caucho. El vidrio que acostumbran a poner los terrícolas humanos sobre el cajón que deja ver la cara del difunto, empezó a ceder hasta que se despedazó como ráfaga de viento o pedazos de granizos que se derriten al calor del sol. Rápidamente fueron por otro ataúd porque el primero se desplomó como ceniza o lodo. El cuerpo muerto salió volando por el aire y fue a posarse sobre uno de los ángulos de la sala principal del inmueble. Lo que fue un fuerte mueble quedo convertido en trozos de madera y mineral. Su esposo observó que la lengua de su amada en vida estaba mucho mas larga y crecía como arbusto.

De nuevo las prostitutas del lugar entraron en acción y colocaron el inerte cadáver dentro de una nueva caja mortuoria recién traída. La dama muerta se dejaba cargar como cosa curiosa e inexplicable de quienes ella consideró pecadoras y sus enemigas en vida. La lengua seguía creciendo y ya alcanzaba los 70 centímetros de largo y 10 centímetros de grueso. El misionero apareció a las 5.30 de esa tarde. De inmediato empezó con salmos, himnos y oraciones para despedir a la muerta.

Un metro de largo alcanzó la lengua y como culebra se extendió por encima del cadaver muerto. El color era rosado como si aún tuviera vida. A medida que el varón oraba la lengua reducía su tamaño. Logró con la ayuda de las alturas y de seres intangibles reducir a 20 centímetros el largo del órgano de la contienda y a 3 centímetros llegó su gruesor. A las 6.30 un desfile de caballos con sus jinetes rodeó el carro fúnebre con miles y miles de parroquianos. Cámaras de fotografía y televisión llegaron en ese momento. La difunta se dejo cargar sin mayor riesgo a su última morada. Todos estaban asustados menos el hombre de fe. La noche estaba helada y lograron llegar al cementerio a las 7.00 nocturnas, cuando la luna observaba tímidamente con más luz el paisaje terrestre. Las prostitutas del pueblo y otras que llegaron de otros lugares acompañaban el desfile con lujos de detalles el final de la tumba y sepultura. Un silencio nocturno estuvo presente como avisando la despedida. Nadie pronunció palabra alguna y el temor se sentía a la distancia como trinchera.

Los caballos no se dejaron conducir dentro del cementerio y los jinetes lo hicieron a pie para no confundir aún mas la tragedia. El esposo lloró en la despedida mientras las damas perseguidas oraban sin cansarse por la partida de la dama. El marido empezó a planear un cambio en su vida. Al siguiente día llamó al Notario del pueblo y escrituró parte de la hacienda a las prostitutas y les dijo que ya no tenían necesidad de ir a esas labores. El les construyó con su dinero casas y albergues. Les dio tierras para que a partir de esos meses las cultivaran. El hombre arrepentido donó para la “Escuela Veredal” un inmenso lote terreno y distribuyo el ganado entre los más pobres de la zona.

El viudo le entregó al Alcalde del pueblo otro lote terreno para que construyera el anhelado colegio de los campesinos. El ciudadano cambió de la noche a la mañana como si el misterio le hubiera explicado una lección que aún nadie entiende. Todo lo que tenía lo repartió entre sus hijos, parientes y marginados de la región. El esposo murió sonriente después de tres meses de la partida de su esposa. Hoy en día tanto la escuela como la institución secundaria llevan el nombre del esposo que murió pobre pero feliz y sonriente. Todos vieron que la lengua de él no salió hacia afuera.

Dijo antes de partir que la voz de su esposa lo había llamado y que ella afirmaba estar dichosa y tranquila en su nueva vivienda. Finaliza el Capitulo 3 de Santiago así: “17 En cambio la sabiduría que viene de arriba es, ante todo, recta y pacífica, capaz de comprender a los demás y de aceptarlos; está llena de indulgencia y produce buenas obras, 18 no es parcial ni hipócrita. Los que trabajan por la paz siembran en la paz y cosechan frutos en todo lo bueno”.

18 mar. 2009

CAMPANAS MORIBUNDAS CON SANGRE

El fatídico día llegó y Jorge Eliécer cayó sobre uno de los andenes en la calle principal de la metrópoli capitalina. Fue un 9 de Abril. Sus enemigos celebraron misas, oraciones, novenas y rezos por el vil asesinato. El varón con dignidad, inteligencia y valor, había denunciado las anomalías, robos, saqueos y mentiras que usaba la clase dominante para permanecer en el poder de una nación que traicionó la honorabilidad y honradez de su libertador. Lagrimas y congojas entristecieron a las masas de campesinos y ciudadanos que con seguridad sabían que el hombre haría un verdadero cambio en busca de justicia y bienestar. Desde entonces el país no ha salido del marasmo desgarrador. Allí aún masacran la vida de los inteligentes y rectos. Hoy gobiernan los necios e ignorantes. Hay gritos que no se quedan en el firmamento de los lugares y salen vomitados al espacio de la lucidez.

Los dos bandos aparentemente opositores estaban felices por la desaparición del inmortal difunto. Uno de ellos creó la farsa y montó escena teatral para enredar dentro de sus uñas nauseabundas a los incautos con sus votos. El genio del 48, declaró con prudencia la pertenencia al Partido Liberal para que no lo desaparecieran antes. Sus ideas, proyecto y disciplina superaron la tesis de la cuestionada organización. Jorge Elíecer, estuvo magistralmente por encima de los falsos políticos del momento y de esos de siempre. Los mortales terrícolas humanos equivocados no lo dejaron vivir y se las ingeniaron para aparecer frente a los grupos sociales como blancas palomas de amor y paz. Los gobernantes de turno a través de un ministerio que se inventaron como educación, prohibieron enseñar matemáticas a los parroquianos para que los hijos e hijas de Dios no contaran ni sumaran a sus muertos caídos. Desde entonces nada aumenta. Todo disminuye. Cada día nacen menos flores en los caminos y escasean las orquídeas y margaritas. Jesús de Nazaret lo dijo: “Los envío como ovejas en medio de lobos.”

Mientras los pobres y marginados que seguían al caudillo lloraban en las plazas de las ciudades y en los campos, la Iglesia oficial se hizo al lado de los poderosos opositores y usó como trinchera para el mortal ataque: Púlpitos, capillas, templos, palacios, casas, mansiones, oficinas, fincas, seminarios, cátedras y edificios. El bando oponente al líder era el conservador y con ese se alinearon los religiosos. Esos armados hasta con machetes, cuchillos, escopetas, garrotes y martillos, desgarraron la vida de los connacionales. La nación se convirtió en un cementerio ambulante y en cada esquina se hizo natural y cotidiano encontrar el cuerpo inerte de un inocente o una mujer violada por los pervertidos y desviados demonios. Los sacerdotes de la época y sus compinches, se subían a los campanarios y desde allí disparaban sus armas para segar la humanidad de los indefensos. Los obesos jefes conocidos como obispos, proclamaban con sus bocas infectadas de tóxicos hirientes que no era pecado matar liberales. Los amigos del muerto se las ingeniaron y también se armaron aumentando el desgarrador episodio. Caían terrícolas de los dos bandos. No hubo poder humano ni divino para detener el río de sangre.

En varios municipios importantes entre el comercio y la ganancia ilícita, los conservadores amarraban a los liberales y los despedazaban a filo de machete y grandes palizas. Hoy se reemplazaron por motosierras y siguen descuartizando los cuerpos de aquellos que intentan enfrentar sin armas sólo con protestas al régimen de muerte. Inclusive hombres armados dentro de las ciudades, asesinaron en una céntrica avenida a uno de bien que se opuso al régimen de frente. No se respetó ni siquiera la tarima, el jeep campero, el avión o el aeropuerto, para segar la vida de otros que presentaban nuevos proyectos. En 3 años poco a poco y con la misma maquinaria, exterminaron la vida que pasa el número de 45 mil oponentes por haber organizado un partido nuevo. Si se contara el número total de los muertos se necesitarían por lo menos de un millón de tomos con sus libros juntos. Miles y miles de ciudadanos de aquellos que quedaron vivos, ahora viven lejos de su tierra y algunos no desean regresar a su patria. La misma nación injusta y cruel, se jacta de ser un paraíso de bondades pero nadie sabe que la ufana ni ¿Dónde? están sembrados los blancos claveles de la dicha. El carpintero de Belén lo expresó en Lucas 17: “26 Como Pasó en los Días de Noé, Así también Será en los Días del Hijo del Hombre: 27 Ellos Comían y Bebían; se casaban y se daban en casamiento, hasta el Día en que Noé Entró en el arca, y vino el diluvio y los Destruyó a todos. 28 Asimismo, también Será como Pasó en los Días de Lot: Comían, Bebían, compraban, Vendían, plantaban y edificaban; 29 pero el Día en que Lot Salió de Sodoma, Llovió del cielo fuego y azufre, y los Destruyó a todos. 30 Así Será en el Día en que se manifieste el Hijo del Hombre.”

Algunos propietarios de un panfleto amarillista unido a un periódico mediocre, creyeron ser los dueños de la información y de las mismas conciencias. Esos con mañas y artimañas cancerosas, escribieron frases mentirosas que adoctrinaron al manso pueblo. Ahora las mismas adornan los salones y las fiestas de los descarriados que robando con avisos publicitarios y clasificados, llenan sus panzas de aceite caliente que indigesta la sana costumbre. Escriben narrativas llenas de odio, miedo, azufre y muerte. Creen que con sus calumnias y falsas letras, estan dejando huella histórica transparente. En su momento caerán como mangos maduros que habitan en la selva infecunda. Como el Nazareno muchos humanos varones y mujeres han entendido la misión que les corresponde en el planeta tierra a donde llegaron los desalmados monstruos.

Leamos aquello que escribe Lucas 4: “16 Fue a Nazaret, donde se Había criado, y conforme a su costumbre, el Día Sábado Entró en la sinagoga, y se Levantó para leer. 17 Se le Entregó el rollo del profeta Isaías; y cuando Abrió el rollo, Encontró el lugar donde estaba escrito: 18 El Espíritu del Señor Está sobre Mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos 19 y para proclamar el año agradable del Señor. 20 Después de enrollar el libro y devolverlo al ayudante, se Sentó. Y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. 21 Entonces Comenzó a decirles: --Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros Oídos.”

Los traumas, lagrimas y tristezas, continúan vagando solitarias por el sendero de los montes, valles y montañas en los cuatro puntos cardinales del pedazo de suelo de la disputa. Todos los humanos del territorio moribundo, creen estar actuando por el mejor de los carriles que al cielo conduce y todos y todas están equivocados. Los ángeles de Dios se han retirado del aire y del espacio que un día fue bello antes de estrenarse. Los jóvenes intrépidos dicen que sólo es un video como película lo que están viviendo y que un día no muy lejano, el Dios de la luz visitará de nuevo las autopistas y sus casas. Los hombres que habitan sobre las montañas dicen que “no hay con quien ni con que hacer un remedio para curar la enfermedad social que está clavada en las extrañas, mentes y corazones.” Hay ceguera en los cuerpos y los oídos han paralizado las consignas. Las cabezas se han quedado sin el intelecto y nadie es capaz de romper el hielo del desorden. Algunos optimistas lanzan nuevas propuestas para que florezcan arrayanes como enredaderas en los próximos 500 años sobre las sabanas. Mientras tanto el espíritu de Jorge Eliécer sigue batallando en la contienda. Los manzanos de la huerta casera están de pie esperando un nuevo rocío que les ayude en su fructífero resplandecer. Los verdes sauces por donde pasaron las voces huracanadas del luchador no han dejado de mecer sus ramas y se prestan para ayudar a quienes harán el cambio sin necesitar de nada. Los cayenos con sus rojas flores abren cada mañana sus pétalos perfumados para que no se pierda la esperanza de quienes esperan una nueva jornada.

El atardecer sigue intacto como espectáculo de hierro fundido y acero mezclado con níquel para que el Sol no se retire a otra frontera. Todos y todas deben regresar a la misma tierra para derribar el obstáculo mortífero. Conozcamos lo que dice Ruth 1: “7 Salió con sus dos nueras del lugar donde estaba, y emprendieron el camino para regresar a la tierra de Judá. 8 Entonces Noemí dijo a sus dos nueras: --Id y volveos, cada una a la casa de su madre. Que Jehovah haga misericordia con vosotras, como la habéis hecho vosotras con los difuntos y conmigo. 9 Jehovah os conceda hallar descanso, cada una en la casa de su marido. Luego las Besó, y ellas alzaron su voz y lloraron. 10 Y le dijeron: --Ciertamente nosotras volveremos contigo a tu pueblo. 11 Y Noemí Respondió: --Volveos, hijas Mías. ¿Para qué habéis de venir conmigo? ¿Acaso tengo Más hijos en el vientre, que puedan ser vuestros maridos? 12 Volveos, hijas Mías, idos; porque yo ya soy demasiado vieja para tener marido. Aunque dijera que tengo esperanza, y si esta noche yo tuviera marido y aun diese a luz hijos, 13 ¿Esperaríais vosotras hasta que crecieran? ¿Habríais de quedaros sin casar por causa de ellos? No, hijas Mías, mi amargura es mayor que la vuestra, porque la mano de Jehovah se ha levantado contra Mí. 14 Entonces ellas, alzando su voz, lloraron otra vez. Luego Orfa Besó a su suegra, pero Rut se Quedó con ella. 15 Noemí le dijo: --He Aquí, tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses. Vuélvete Tú tras ella. 16 Pero Rut Respondió: --No me ruegues que te deje y que me aparte de ti; porque a dondequiera que Tú vayas, yo iré; y dondequiera que Tú vivas, yo viviré. Tu pueblo Será mi pueblo, y tu Dios Será mi Dios. 17 Donde Tú mueras, yo moriré; y Allí seré sepultada. Así me haga Jehovah y aun me añada, que Sólo la muerte Hará Separación entre Tú y yo. 18 Viendo Noemí que Rut estaba tan resuelta a ir con ella, no le dijo nada Más.”

Han llegado voces con armaduras de cristales que proclaman que una dama será quien sembrará de fragancia el mismo suelo y ella dará una lección sencilla para gobernar de nuevo. Jinetes sobre caballos montañeros de la estepa se preparan para saltar el muro que construyeron los enemigos de la vida y que están lesionando la justicia social con sus penumbras. Grupos humanos entrarán a las ciudades con nuevos sueños y golpearan con risas y cantos a la muerte. Los sicarios y asesinos serán perdonados pero deberán ser apartados de las urbes para que purguen sus delitos y sus penas en los desiertos entre muros. Volverán a nacer niños puros y niñas desintoxicadas de barbaries. Las ratas vivas deben volver con sus crías a sus regiones. La tierra se debe repartir entre los pobres y desplazados con sus riquezas. Aquellos que se apoderaron de los terrenos y de las mismas algarabías, se les debe desapropiar cada lote, cultivo o ganado usurpado. Los espíritus valientes deben regresar sin miedo a la nación de las contradicciones sin miseria.

Jesucristo expresó así en Lucas 17: “1 Dijo a sus Discípulos: --Es imposible que no vengan tropiezos; pero, ¡ay de aquel que los ocasione! 2 Mejor le fuera que se le atase una piedra de molino al cuello y que fuese lanzado al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos. 3 Mirad por vosotros mismos: Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, Perdónale. 4 Si siete veces al Día peca contra ti, y siete veces al Día vuelve a ti diciendo: "Me arrepiento", Perdónale. 5 Los Apóstoles dijeron al Señor: --Auméntanos la fe. 6 Entonces el Señor dijo: --Si tuvieseis fe como un grano de mostaza, Diríais a este Sicómoro: "¡Desarráigate y Plántate en el mar!" Y el árbol os Obedecería. 7 ¿Y quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta, al volver éste del campo, le Dirá: "Pasa, siéntate a la mesa"? 8 Más bien, le Dirá: "Prepara para que yo cene. Cíñete y Sírveme hasta que yo haya comido y bebido. Después de eso, come y bebe Tú." 9 ¿Da gracias al siervo porque hizo lo que le Había sido mandado? 10 Así también vosotros, cuando Hayáis hecho todo lo que se os ha mandado, decid: "Siervos Inútiles somos; porque Sólo hicimos lo que Debíamos hacer."

16 mar. 2009

DESORDEN COSMICO INDISCIPLINADO

Empecemos conociendo aquello que dice el libro de Génesis en su capitulo 1: “1 En el principio Creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra estaba sin orden y Vacía. Había tinieblas sobre la faz del océano, y el Espíritu de Dios se Movía sobre la faz de las aguas. 3 Entonces dijo Dios: "Sea la luz", y fue la luz. 4 Dios vio que la luz era buena, y Separó Dios la luz de las tinieblas. 5 Dios Llamó a la luz Día, y a las tinieblas Llamó Noche... 14 Entonces dijo Dios: "Haya lumbreras en la Bóveda del cielo para distinguir el Día de la noche, para servir de señales, para las estaciones y para los Días y los años. 15 Así sirvan de lumbreras para que alumbren la tierra desde la Bóveda del cielo." Y fue Así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para dominar en el Día, y la lumbrera menor para dominar en la noche. Hizo también las estrellas. 17 Dios las puso en la Bóveda del cielo para alumbrar sobre la tierra, 18 para dominar en el Día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que esto era bueno. 19 Y fue la tarde y fue la mañana del cuarto Día.” Así el Todopoderoso bendice nuestra luz y desde los primeros días, el Altísimo saca del abismo y de la oscura caverna la vida y le da más vida en abundancia. Cuando el hombre llegó a la tierra ya el Omnipresente había separado la luz de las tinieblas. Contrariamente a la voluntad de Dios, los mortales terrícolas humanos hemos usado en forma irracional la inteligencia que el dueño del orbe nos dio. La lista de hechos macabros en contra de la vida y de la continuidad existencial del planeta es incontable. Es positivo saber ¿Cuándo? se disparó con mayor peligro la continuidad de nuestra existencia y permanencia dentro este sistema creado. Desde que el Altísimo nos entregó la tierra como lugar para vivir, desarrollarnos y evolucionar, los errores y equivocaciones del humano mortal han deteriorado el planeta y cosmo. La Segunda Guerra Mundial tal vez fue una de las peores masacres materializadas sobre el ser humano, planeta, galaxia, y universo. Aunque el sanguinario alemán Hitler y sus cómplices tienen responsabilidad en la hecatombe, hay otros protagonistas desalmados que participaron sin pensar en el futuro Inter Galáctico ni en la defensa de la vida que Dios entregó en forma gratuita con amor y misericordia.

Recordemos algunos datos que guarda la memoria histórica de los libros y que los mismos aceleraron el proceso final destructivo de nuestra galaxia. “En noviembre de 1944 comenzaron los bombardeos sobre Japón. Durante varios meses, la 20ª Air Force compuesta por 500 bombarderos B-190., descargó más de 4.000 toneladas de bombas sobre Japón. A finales de febrero de 1945 las defensas aéreas japonesas habían sido prácticamente anuladas y los principales objetivos de interés militar, alcanzados. El 10 de marzo de 1945 Tokio, la capital de Japón, fue bombardeada. Japón por su parte bombardeo propiedades de Estados Unidos, a otras naciones y masacró la vida de muchos varones y mujeres en varios puntos de la tierra. El sanguinario ejército japonés era un grupo armado delincuencial tenebroso sin alma ni ley. El emperador japonés fue tan terco que aún su ponzoñosa voz atrofia la galaxia y paraliza la vida del universo. Los ángeles de Dios no pudieron detener la guerra y Satanás gozó de éxtasis por la infame maniobra. Durante la Segunda Guerra Mundial, Hiroshima era una ciudad de importancia militar considerable. Estaba en la lista estadounidense de blancos atómicos: Kioto, Nigata, Kokura, Nagasaki e Hiroshima. El 26 de julio de 1945, el presidente de Washington Harry Truman, lanzó una proclama al pueblo japonés, conocida luego como la Declaración de Potsdam, pidiendo la rendición incondicional del Japón sopena de sufrir una devastadora destrucción aunque sin hacer referencia al lanzamiento de las bombas atómicas.

Según lo dicho, “Japón sería desposeído de sus conquistas y su soberanía quedaría reducida a las islas niponas. Además los ‘dirigentes militares’ del Japón serían procesados y condenados restableciéndose la libertad de expresión, de cultos y de pensamientos según los aliados de la II Guerra Mundial.” El Japón quedaría sujeto a pagar indemnizaciones, sus ejércitos “serían desmantelados y el país tendría que soportar la ocupación aliada.” El 29 de julio el premier japonés Suzuki rechazó la propuesta de Truman. El 3 de agosto, Truman dio la orden de arrojar las bombas atómicas en Hiroshima, Kokura, Niigata y/o Nagasaki. El 6 de agosto despegaron rumbo a Hiroshima la primera formación de bombarderos B-29. Uno de ellos, el Enola Gay, piloteado por el coronel Paúl Tibbets, llevaba la bomba atómica; otros dos aviones lo acompañaban en calidad de observadores. Súbitamente apareció sobre el cielo de Hiroshima el resplandor de una luz blanquecina rosada, acompañado de una trepidación monstruosa que fue seguida inmediatamente por un viento abrasador que barría cuanto hallaba a su paso. Las personas quedaban calcinadas por una ola de calor espeluznante. Muchísimas personas murieron en el acto, otras yacieron retorciéndose en el suelo y clamando ayuda en su agonía por el intolerable dolor de sus quemaduras. Los huesos de los vivos lentamente se derretían como aceite. Pasados los minutos grupos de gente en caravana quemada totalmente pero con vida y con jirones de piel colgando, mutilados por los escombros, algunos chamuscados parcialmente sólo por el lado expuesto a la explosión, caminaban sedientos y se tiraban al río. Muchos se ahogaron en masa. Los incendios se sucedían uno tras otro. Los cadáveres de los muertos flotaban como naipes de baratija sobre las aguas del río y todos creían que estaban metidos en un sueño infernal. Las mentes humanas perdieron su lucidez. Se escuchaban voces con aullidos aterradores a kilómetros de distancia. Los animales que quedaron en pie se arrastraban como culebras heridas. Los cuerpos de las aves se asemejaron a esqueletos de ratas.

Media hora más tarde sucedió un efecto extraño que caía del firmamento: “Empezó a sentirse sobre los cuerpos vivientes sin casa ni techo, una lluvia aceitosa gelatinosa de color negrusco brilloso.” Esa masa traía el carboncillo condensado de todo material orgánico incendiado (entre ellos los miles de cuerpos humanos), y de la mezcla de los elementos radiactivos de la bola de humo que se había levantado. Ese fenómeno de origen hasta entonces misterioso y desconocido, causó más víctimas días después por anemia, espasmos y convulsiones. El caos, el desconcierto y la ruina fueron totales. El paisaje calcinado adquirió un tono gris uniforme, como si el color se hubiera extinguido para siempre. Los rayos del sol no pudieron ingresar al paisaje. El pasto verdoso se volvió rojo grisáceo y la clorofila se desintegró en el aire. El 92% de las edificaciones sólidas de Hiroshima fue arrasado. Estados Unidos convirtió a la tierra del Japón en un infierno ambulante. Hasta el mar y sus aguas lloraron de asombro por el horrendo e inhumano episodio.

La gran ciudad aún ardiendo, y cubierta por espesas nubes de humo, sopa atómica y ceniza, quedó como una cicatriz anaranjada palo de rosa sobre la tierra creada. Desde la luna se hubiera podido percibir el olor quemado a carne humana, animal, mineral y vegetal que se habían incinerado. En esa época los mortales terrícolas humanos no sabían que después de una explosión nuclear nadie debía acercarse a la zona. La radiación continúo durante varios días y/o meses, generando cánceres de distintos tipos y debilidad mental. Los miles de médicos, soldados y enfermeros voluntarios que llegaron a Hiroshima, murieron todos de cáncer en los siguientes años. La galaxia entera lloró a sus muertos y el universo perdió la voz y permaneció en silencio absoluto. A la medianoche las primeras noticias de la causa del desastre llegaron a Tokio directamente por voceros de la “Casa Blanca.”

Mientras el ejército japonés trataba de ocultar avergonzado el bombardeo a sus ciudadanos y al mundo, el presidente Truman se dirigió a la población mundial a través de la televisión y habló de esta manera: "Hace poco tiempo un avión americano ‘de Estados Unidos’ ha lanzado una bomba sobre Hiroshima inutilizándola para el enemigo. Los japoneses comenzaron la guerra por el aire en Pearl Harbor, han sido correspondidos sobradamente. Pero este no es el final, con esta bomba hemos añadido una dimensión nueva y revolucionaria a la destrucción. Si no aceptan nuestras condiciones pueden esperar una lluvia de fuego que sembrará más ruinas que todas las hasta ahora vistas sobre la tierra." El 9 de agosto, el espectáculo de la aniquilación nuclear se repitió en Nagasaki, situada en una de las islas menores de Japón llamada Kyushu. El bombardero B-29, "Bock’s Car", lanzó sobre esa ciudad industrial a fat boy, una bomba de plutonio, con la capacidad de liberar el doble de energía que la bomba de Urano. Los efectos fueron menos devastadores por la topografía del terreno pero 73.000 personas perdieron la vida y 60.000 resultaron heridas. El ministro de guerra japonés Korechika Anami comunicó inmediatamente que el Japón seguiría peleando hasta perder a su último hombre. Por esas horas dramáticas, los oficiales del Ejército y la Armada se enfrentaban al pesimismo del emperador Hirohito que se mostraba dispuesto a firmar la rendición incondicional. Un intento de golpe de estado interno japonés aumentó el derramamiento de sangre humana y causó la muerte de miles de soldados leales al emperador y de algunos cientos de oficiales rebeldes.

El 15 de agosto, casi una semana después de Nagasaki, el pueblo japonés escuchaba por primera vez la voz de su emperador que había tenido que descender de su estúpida condición divina para convencer a su pueblo de que debía rendirse. Sin pronunciar la palabra "rendición" por orgullo, dijo: ‘La guerra ha terminado.’ Los japoneses se entregaron incondicionalmente ante las fuerzas aliadas. Con ello, la Segunda Guerra Mundial, que empezó en 1939, se dio por concluida. Las bombas nucleares devastaron Hiroshima y Nagasaki. Sin embargo los efectos del bombardeo sobre cada ciudad no fueron iguales. La situación geográfica de cada lugar influyó sobre el grado de destrucción. En Hiroshima, emplazada sobre un valle, las olas de fuego y radiación se expandieron más rápidamente y a mayor distancia que en Nagasaki, cuya orografía montañosa contuvo la expansión de la destrucción. En esta zona no permaneció en pie ni una sola edificación. Se quemaron además las estructuras de acero de los edificios de concreto. Las ondas expansivas de la explosión hicieron estallar vidrios de ventanales situados incluso a 8 kilómetros del lugar de la explosión. Los árboles fueron arrancados desde su raíz y quemados por el calor.

En algunas superficies, como los muros de algunos edificios, quedaron plasmadas las "sombras" de carbón de las personas que fueron desintegradas repentinamente por la explosión. Los cuerpos humanos convertidos en cenizas y sopa nuclear, parecían pinturas plásticas sobre los muros de las raídas y desintegradas edificaciones. El fuego se apoderó de las ciudades, especialmente de Hiroshima, donde se formó una "tormenta de fuego" con vientos de hasta 60 kilómetros por hora. Había incendios por todos lados. Miles de personas y animales murieron quemados, o bien sufrieron graves quemaduras e incluso heridas por los fragmentos de vidrio y otros materiales que salieron disparados por la explosión. Las tejas de barro de las casas se derritieron. La gran mayoría de las residencias de madera ardieron en llamas. El olor a muerto o cadáver incinerado llegó a 15 mil kilómetros cuadrados de distancia en la superficie de la tierra. Algunos historiadores afirman que las secuelas de la explosión alcanzaron en el aire las paredes y el interior de las naves de los militares que dispararon las bombas.

Los sistemas telefónicos y eléctricos quedaron arruinados. Se calcula que en Hiroshima desaparecieron cerca de 20 mil edificios y casas. En Nagasaki quedó destruida el 40% de la ciudad. Los sobrevivientes de la explosión parecían siluetas que deambulaban entre cenizas y humo. Sus movimientos y quejas los convirtió en fantasmas ciegos. Lo último que vieron fue el resplandor nuclear de la contradicción. La gran mayoría de los habitantes de Hiroshima y Nagasaki estuvieron expuestos a la lluvia radioactiva. Las consecuencias de esta exposición sobre sus cuerpos no fueron perceptibles de inmediato. Pasaron días, meses y hasta años antes de manifestarse los síntomas del daño. El efecto psicológico inmediato a la destrucción fue la parálisis. La población entró en una especie de inacción y pánico en sollozos. El silencio y el llanto desgarrador hicieron parte del quejido del planeta. Fue de cierta manera el comienzo de la autodestrucción de nuestro hermoso planeta, de su gente y de la mansión que fue creada para la vida. Los daños fueron inenarrables. La verdadera tragedia fue la pérdida de vidas humanas. Hiroshima, con una población de 350 mil habitantes, perdió instantáneamente a 70 mil y en los siguientes cinco años murieron 70 mil más a causa de la radiación. En Nagasaki, donde había 270 mil habitantes, murieron más de 70 mil antes de que terminara el año y miles más durante los siguientes años. Se pensó que en total murieron cerca de 250 mil personas.

Se calcula que cada ciudadano japonés muerto por el bombardeo atómico costó inicialmente a los Estados Unidos entre 5.000 a 8.000 dólares. Esta cifra aun sigue en duda y se discute la proporción. Al día siguiente en las principales ciudades estadounidenses festejaron por todo lo alto el lanzamiento de la primera bomba atómica sobre Hiroshima. Los medios de comunicación con sus endemoniados propietarios, hombres desalmados con su chuchentos periodistas de muerte exclamaban: “Damos gracias a Dios por haberle dado a América la bomba atómica, porque ¿quién sabe como la hubiera usado otra nación?” Las encuestas demostraron que más del 80% de los estadounidenses estaban de acuerdo con los lanzamientos de las bombas atómicas. Los efectos de la bomba atómica lesionaron las hormonas de toda la humanidad y enfermaron los cromosomas del hombre en toda la tierra. La historia de la humanidad y la del universo se partió en dos. El velo radiante del amor y de la misma vida quedó chamuscado como carbón mineral extraído de la oscura caverna.

Conozcamos lo que dijo Jesucristo por boca de Mateo 24: “3 Estando él sentado en el monte de los Olivos, sus Discípulos se acercaron a él aparte, y le dijeron: --Dinos, ¿Cuándo Sucederán estas cosas? ¿Y qué señal Habrá de tu venida y del fin del mundo? 4 Respondió Jesús y les dijo: --Mirad que nadie os engañe; 5 porque muchos Vendrán en mi nombre diciendo: "Yo soy el Cristo", y Engañarán a muchos. 6 Oiréis de guerras y de rumores de guerras. Mirad que no os turbéis, porque es necesario que esto acontezca; pero Todavía no es el fin. 7 Porque se Levantará Nación contra Nación y reino contra reino. Habrá hambre y terremotos por todas partes. 8 Pues todas estas cosas son principio de dolores. 9 Entonces os Entregarán a Tribulación y os Matarán, y seréis aborrecidos por todas las naciones por causa de mi nombre. 10 Entonces muchos Tropezarán; y se Traicionarán unos a otros, y se Aborrecerán unos a otros. 11 Muchos falsos profetas se Levantarán y Engañarán a muchos; 12 y por haberse multiplicado la maldad, se Enfriará el amor de muchos. 13 Pero el que persevere hasta el fin Será salvo. 14 Y este evangelio del reino Será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las razas, y luego Vendrá el fin. 15 Por tanto, cuando Veáis establecida en el lugar santo la Abominación desoladora, de la cual Habló el profeta Daniel (el que lee, entienda),…”

¿Que pasó dentro y fuera del globo terráqueo? Nuestro universo fue creado en red y en cadena. El está conectado milimétricamente como puntos que dependen los unos de los otros. Cada movimiento dentro de la tierra afecta todo el globo y aquello que está fuera de este. El eco de una catástrofe o de una sonrisa, se expande rápidamente y llega a todo el universo creado. Cada puntito en la galaxia hace parte del todo universal. La primera explosión macabra seguida de una segunda infernal obligó al planeta Tierra a salirse de su orbita. Las dos explosiones juntas crearon un campo magnético frontal entre la gravedad de la tierra y la gravedad de la Luna. Ambos seres planetarios repelieron por instante la hermandad y no pudieron contener el desequilibrio. Las dos aliadas inseparables millones de años, se salieron de su cause normal y cotidiano. La tierra no pudo vomitar al exterior cada toxina y la devolvió al suelo terráqueo convertido en energía radioactiva fría.

Si cada acto excelso lo convertimos en amor y risa armoniosa equilibrada, no habrá catástrofes obligadas. “El hombre es victima de su propio invento.” Entre mas delictiva sea la acción de los seres humanos mayor será la respuesta de los astros en contra de la vida. Cada punto dentro del universo fue creado en respeto, dignidad y libertad. El estallido de la primera bomba atómica congestionó la ley de gravedad terrenal. La tierra por unos minutos perdió su fuerza gravitacional. Las otras fuerzas y leyes naturales se enfrentaron unas con otras creando un caos Inter-dimensional. La tierra se movió saliéndose de su orbita menos de una millonésima parte de un milímetro. La ley de gravedad de la luna hizo lo mismo y se salio también de su propia orbita. Los dos cuerpos tanto el planeta Tierra como el satélite Luna, fueron impulsados por las dos bombas hacia el Sol. Aunque el tiempo realmente no existe como lo concibe la mente humana, desde entonces sentimos que este pasa más veloz y rápido sobre nuestras vidas. Antes del cruel episodio la vejez no se sentía llegar y nadie se avergonzaba de sus arrugas.

La atmósfera de la tierra perdió fuerza y rompió en estallido. Nuestra nave lloró de angustia. La radiación mezclada con polvo y cenizas fue transportada por el aire a miles de kilómetros de distancias del lugar de muerte. Hasta las playas de América llegó la mancha de miedo y muerte. La capa de ozono se debilitó y el aire del planeta quedo contaminado y tomó escapatoria para todos los lados. La radiación aún después de todos esos años, recorre nuestras aguas. También el fenómeno aceleró el proceso de destrucción de nuestra galaxia. Es por eso que hasta los relojes que usamos ahora se descontrolan. La orbita que da la Tierra alrededor del Sol ya no es la misma. De por si en forma natural la Luna poco a poco se aleja de la tierra. Por la crueldad de las explosiones aumentó y anticipó el riesgo de muerte de nuestra galaxia con su Sol y cada uno de sus planetas dentro.

El movimiento de los Planetas de esta galaxia en donde habitamos se mueve y corre hacia el Sol. La Galaxia tiene un viaje en sentido contrario al Sol. Ella va camino a coalicionar con la Galaxia Andrómeda. En si este es un fenómeno natural que iba a suceder pero a su tiempo. En unos miles de años Andrómeda se tragará a esta galaxia en donde ahora estamos residenciados. Afuera de la tierra ahora hay más violencia después del hecho. Tanto las explosiones de las bombas atómicas como cada una de las explosiones que producen las otras bombas que se lanzan sobre el firmamento de cada nación y las balas de los fusiles y armas de fuego disparadas debajo de la atmósfera, han generado descontrol rítmico gravitacional. La tragedia y brutalidad del lanzamiento de las bombas y de cada bala o bomba que se siga disparando, hizo y hace posible que el proceso de envejecimiento haya aumentado acortando los años de vida en cada ser viviente. Hoy podemos afirmar sin equivocaciones que hemos acortado la vida de todo el sistema planetario. Nuestras arrugas galácticas no alcanzarán a verse como Dios las había previsto en el tiempo programado.

Por el mismo suceso la tierra también dejó de ser compacta y las placas teutónicas se movieron. Las fallas geológicas ahora están más expuestas a temblores, terremotos, maremotos y tsunamis. Los últimos incendios en California, Australia y en otros lugares del mundo, son producto de esa barbarie y es la respuesta de la ley natural en su propia defensa. No nos equivoquemos al pensar que aquello que hacemos mal no se nos devuelve. Los huracanes, tempestades, inundaciones, sequías, plagas, epidemias y los desbordamientos de las aguas en los últimos años, son producto de las macabras bombas del 45. Toda acción negativa que realicemos se nos devuelve. Lamentablemente como no tenemos otra casa para vivir, “pagan justos por pecadores.” Si nos encanta destruir al otro esa misma energía se nos viene encima y acaba con todos nosotros. Es como “quien escupe hacia arriba y se queda quieto debajo de la saliva”. No hay escapatoria y su propia saliva lo baña.

Leamos con atención y analicemos sin afanes lo que dice el libro de Apocalipsis Capitulo 1: “4 Juan, a las siete iglesias que Están en Asia: Gracia a vosotros y paz de parte del que es y que era y que ha de venir, y de parte de los siete Espíritus que Están delante de su trono, 5 y de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos ama y nos Libró de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos Constituyó en un reino, sacerdotes para Dios su Padre; a él sea la gloria y el dominio para siempre Jamás. Amén. 7 He Aquí que viene con las nubes, y todo ojo le Verá: aun los que le traspasaron. Todas las tribus de la tierra Harán Lamentación por él. ¡Sí, amén! 8 "Yo soy el Alfa y la Omega", dice el Señor Dios, "el que es, y que era y que ha de venir, el Todopoderoso." 9 Yo Juan, vuestro hermano y Copartícipe en la Tribulación y en el reino y en la perseverancia en Jesús, estaba en la isla llamada Patmos por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús. 10 Yo estaba en el Espíritu en el Día del Señor y Oí Detrás de Mí una gran voz como de trompeta, 11 que Decía: "Escribe en un libro lo que ves, y Envíalo a las siete iglesias: a Efeso, a Esmirna, a Pérgamo, a Tiatira, a Sardis, a Filadelfia y a Laodicea." 12 Di vuelta para ver la voz que hablaba conmigo. Y habiéndome vuelto, vi siete candeleros de oro, 13 y en medio de los candeleros vi a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido con una vestidura que le llegaba hasta los pies y Tenía el pecho ceñido con un cinto de oro. 14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve, y sus ojos eran como llama de fuego. 15 Sus pies eran semejantes al bronce bruñido, ardiente como en un horno. Su voz era como el estruendo de muchas aguas. 16 Tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca Salía una espada aguda de dos filos. Su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza. 17 Cuando le vi, Caí como muerto a sus pies. Y puso sobre Mí su mano derecha y me dijo: "No temas. Yo soy el primero y el último, 18 el que vive. Estuve muerto, y he Aquí que vivo por los siglos de los siglos. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. 19 Así que, escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas. 20 En cuanto al misterio de las siete estrellas que has visto en mi mano derecha, y de los siete candeleros de oro: Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros son las siete iglesias.”

Sin fanatismos, doctrina, religión o imposición temerosa de fe o creencia, tenemos algunas salidas realizables para conservar la vida antes de la destrucción final. Esas las expondré en la próxima carta pastoral con la ayuda de Dios. La vida del humano, animal y vegetal, ya no se podrán quedar en este planeta de acuerdo al tiempo estipulado por el creador. Deberemos buscar otro que está en otra galaxia cercana. Aunque por la distancia parece lejos e imposible de alcanzar para Dios no hay imposibles. Quienes estén vivos lo lograrán. La esperanza estará a la vista para quienes estén vivos en ese futuro. Hoy debemos decir basta de errores y un no rotundo a la guerra. Todos al unísono debemos destruir y desintegrar el total de las armas, desmontando los arsenales nucleares y atómicos. La misma energía que se ha usado para masacrar la tierra y asesinar la vida, la podemos utilizar positivamente para mover a los hijos e hijas de Dios a la otra galaxia que nos espera con amor. Si la ciencia es en beneficio de la vida y de la misma conservación de las especies, bienvenida sea y Dios la bendice.

13 mar. 2009

INJUSTICIA MORTAL CRISTIANA

La historia bíblica cuenta la vida de José quien Dios le había dado talento para interpretar sueños y así predecir el futuro. Sus hermanos de sangre por envidia lo vendieron a unos mercaderes. Antes el mayor de todos decidió matarlo pero los consanguíneos menores le aconsejaron que mejor fuera conseguir algo de dinero con la vida del varón que fue el segundo más importante en Egipto. Por calumnia de la esposa del faraón, el hombre de Dios tuvo que padecer en la cárcel y pasar primarias necesidades. Los encantos de José y cada uno de sus atributos físicos, enloquecieron la fidelidad de la primera dama de la nación. Como ella no recibió complacencia a sus ruegos, se inventó y denuncio una violación forzada. De haber vivido en este siglo lo hubieran disputado con otros intereses. José gano la confianza del gobernante. Por inteligente él asesoró el futuro del país que pasaría 7 años en abundancia y 7 en pobreza con hambre absoluta. La tierra que no lo vio nacer valoró el coeficiente intelectual del desterrado. De no ser por él su familia hubiera muerto de hambruna y desaparecido de la faz del globo. El sabio José perdonó a sus hermanos y los ayudó con misericordia y amor hasta su muerte. Les canceló con obras excelsas y voluntad positiva la maldad de sus mayores.

Los más acérrimos enemigos de aquellos proyectos positivos materializados por grandes hombres son los mismos que en algún momento de la historia lograron saludar al protagonista o esos que por contradicciones de la misma existencia han estado muy cerca al lugar de nacimiento de quien se interesa por los cambios. La familia aunque no siempre conoce el talento y destreza de quien sobresale es la más peligrosa para evaluar el uso del coeficiente intelectual del terrícola que vive. No siempre se debe usar la confianza con una o uno de ellos. Entre mas cerca de la tierra está el burro mejor es su patada. Algunas producen fuertes hematomas, ocasionan la muerte o simplemente alteran el trabajo equilibrado del estómago. En la santa Biblia hay ejemplos en donde la misma familia y/o los amigos son quienes entregan al líder. Fuera de ella la historia ha presentado demasiados casos. Jesús de Nazaret dijo: “Los enemigos del hombre están en la misma casa.” El común denominador de los mortales terrícolas afirman: “No hay cuña que mas apriete que la del mismo palo.” Jesús sin desesperarse expresó: “Nadie es profeta en su tierra.”

Leamos a Lucas 4: “22 Todos daban testimonio de él y estaban maravillados de las palabras de gracia que Salían de su boca, y Decían: --¿No es éste el hijo de José? 23 Entonces él les dijo: --Sin duda, me diréis este Refrán: "Médico, Sánate a ti mismo. Hemos Oído que sucedieron tantas cosas en Capernaúm; haz lo mismo también Aquí en tu tierra." 24 --Y Añadió--: De cierto os digo, que Ningún profeta es aceptado en su tierra. 25 Pero en verdad os digo que Había muchas viudas en Israel en los Días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra; 26 pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda en Sarepta de Sidón. 27 También Había muchos leprosos en Israel en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino el sirio Naamán. 28 Al Oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira, 29 y se levantaron y le echaron fuera de la ciudad. Luego le llevaron hasta un precipicio del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. 30 Pero él Pasó por en medio de ellos y se fue.”

Poco se sabe de Judas Iscariote el mismo que vendió y traiciono con un beso al Hijo de Dios. Los historiadores no tienen una descripción seria de la vida y figura real de este personaje oscuro dentro de la vida del carpintero de Belén. Libros paralelos al texto sagrado afirman que fue el tesorero del grupo de los 12. Otros comentarios dicen que él siempre se disputó con Tomás el papel papiro de cuentas. La única verdad que tenemos es que conocía con exactitud el paradero y lugar de residencia del Mesías. Al parecer no se le escapó la exactitud horaria que usaba el Nazareno para orar ni la montaña de la preferencia. Sabemos que dentro del grupo había cómplices. Cristo guardó silencio eterno para no hacer escándalos indebidos. Jesús nunca le entregó a nadie cosas terrenales. A Pedro le entregó las llaves pero de otro lugar al que él llama cielo. Pedro no fue muy fiel al maestro. Una vez el gallo cantó Pedro lo negó tres veces. “Con esos amigos para que enemigos.”

Leamos el texto bíblico en donde Mateo 16 narra: “13 Cuando Llegó Jesús a las regiones de Cesarea de Filipo, Preguntó a sus Discípulos diciendo: --¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: --Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías o uno de los profetas. 15 Les dijo: --Pero vosotros, ¿quién Decís que soy yo? 16 Respondió Simón Pedro y dijo: --¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente! 17 Entonces Jesús Respondió y le dijo: --Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo Reveló carne ni sangre, sino mi Padre que Está en los cielos. 18 Mas yo también te digo que Tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no Prevalecerán contra ella. 19 A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra Habrá sido atado en el cielo, y lo que desates en la tierra Habrá sido desatado en los cielos. 20 Entonces Mandó a los Discípulos que no dijesen a nadie que él era el Cristo." Cuando Jesús autorizó a Pedro atar y desatar, se lo dijo fue a Pedro no a otro. Así como nadie puede tomar el puesto del Mesías ningún mortal terrícola humano puede reemplazar a otro. Dios nos hizo únicos e irrepetibles. Pedro es Pedro y punto. No hay duda de eso. Si alguien quiere hacerse pasar por Pedro ese es un orate y no se le debe creer. La vida del discípulo Pedro sólo fue de él y para el cada encargo.

Estamos seguros que Judas Iscariote vendió al Maestro de luz y que ya recibió su paga. Pedro como mortal humano a quien Jesucristo le hizo la promesa de dejarlo abrir las puertas del cielo después de muerto, fue atrevido e irrespetuoso con Jesucristo. Si alguien afirma que Pedro fue fiel a Jesucristo, esa es otra de las mentiras de los vividores de la Palabra santa. Leamos a Marcos 8: “27 Salieron Jesús y sus Discípulos por las aldeas de Cesarea de Filipo, y en el camino les Preguntó a sus Discípulos diciendo: --¿Quién dice la gente que soy yo? 28 Ellos respondieron: --Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; otros, uno de los profetas. 29 Entonces él les Preguntó: --Pero vosotros, ¿quién Decís que soy yo? Respondiendo Pedro le dijo: --¡Tú eres el Cristo! 30 El les Mandó enérgicamente que no hablasen a nadie acerca de él. 31 Luego Comenzó a enseñarles que era necesario que el Hijo del Hombre padeciese mucho, que fuese desechado por los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y que fuese muerto y resucitado después de tres Días. 32 Les Decía esto claramente. Entonces Pedro le Tomó aparte y Comenzó a reprenderle. 33 Pero él se dio vuelta, y mirando a sus Discípulos Reprendió a Pedro diciéndole: --¡Quítate de delante de Mí, Satanás! Porque no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. 34 Y Llamó a Sí a la gente, juntamente con sus Discípulos, y les dijo: --Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a Sí mismo, tome su cruz y Sígame.”

Cada uno de nosotros debe hacer solamente su parte. No podemos apoderarnos de las cosas intangibles que no nos pertenecen. Usurpar obras de otros mortales terrícolas humanos es desagradable a los ojos de Dios. Cada autor es dueño de su obra. Si arrebatamos la misión a los demás estamos cometiendo abominación al Dios de la vida. El nos llamará a cuentas en su momento. Si usted no ha trabajado la misión con rectitud y no es fiel a quien Dios envió para abrirle la puerta de la misma, lo mejor es que se busque el trabajo verdadero para lo que Dios lo ha puesto. No reconocer la “piedra angular” recibida en donde construiremos el edificio del amor, es rechazar la fe y creencia verdadera del mismo Dios. Quien traiciona al enviado y quien niega al escogido, beberá de su propia desgracia y nunca tendrá paz. Toda paz viene es de Dios y de él viene la lealtad.

10 mar. 2009

VIDA ELEVACION INDIVIDUAL

La decisión del presidente estadounidense, Barack Hussein Obama, en los primeros días del mes de Marzo de 2009, de levantar las restricciones a la financiación federal para la investigación con células madre embrionarias lo colocó en conflicto con el alemán jerarca Papa Benedicto XVI y con representantes de la organización religiosa de Estados Unidos: “Iglesia católica Romana.” Después de que el presidente afro descendiente Obama firmara la orden el lunes 9 de Marzo 2009, voceros del Vaticano y sus alineados estadounidenses e italianos condenaron la iniciativa. Inclusive un comentarista dijo que la prueba de "una democracia real" era su modo de defender a los más indefensos. Hombres terrícolas de un mundo injusto dando conceptos e interpretaciones sin consultar al creador y dueño de la vida. Es Dios quien juzga y juzgará en su santo santuario si lo que hacemos los hombres agrada a la verdad y camina a favor del bien. Los errores parten inclusive de las palabras que usamos. Se le da más importancia a la mezquina política individualista que a los intereses de la colectividad, a la misma vida y al bienestar equilibrado de todos. Si los hombres le dieran con rectitud y transparencia importancia trascendental a la vida no habría pobres ni necesitados en el globo terráqueo y cada humano seria tratado sin discriminación y con amor. Al obispo de Roma y a sus hermanos, los veríamos oficiando sacramentos entre los pobres y menesterosos del mundo. Nunca hemos visto una foto de un grupo pobre visitando ciertos palacios.

“La orden ejecutiva de Obama revocó y rechazó las restricciones e investigación impuestas por su antecesor, George W. Bush, dando libertad a los laboratorios de todo el país para trabajar con este tipo de células, que pueden generar cualquier tipo de célula del cuerpo.” Nos gustaría leer en los medios de información, que todos los mortales humanos nos oponemos a: asesinatos, torturas, masacres y a la misma guerra. Esta si requiere de un alto al macabro fuego. La misma es la herramienta que esta usando Satanás para malversar la rectitud y la paz que vienen del Altísimo. El arsenal atómico y nuclear almacenado por los necios puede hacer estallar el planeta tierra en milésimas de segundo. Debería el estado Vaticano y todos sus diplomáticos dispersos por varias naciones, manifestar el querer real de sus ambiciones y actos. ¿Qué métodos nos enseñan y cuales aprendemos con ejemplos pulcros desde casa? ¿Cómo podremos lograr la paz, equidad, justicia e igualdad para todas y todos los hijos e hijas de Dios que fuimos creados con amor y en recta libertad?

Leamos aquello que dice 2 Macabeos, capitulo 3: “18 De las casas salía la gente en tropel con gran confusión para suplicar todos juntos por el Lugar Santo, que iba a ser profanado. 19 Las mujeres, ceñidas de saco desde los pechos, llenaban la calle. Las más jóvenes, que no debían todavía salir a la calle, unas corrían hacia las puertas, otras subían a los muros y otras se asomaban por las ventanas. 20 Todas, levantando las manos al cielo, tomaban parte en la súplica. 21 Uno se sentía conmovido al ver aquella muchedumbre postrada desordenadamente en tierra y al Sumo Sacerdote muy angustiado. 22 Mientras ellos suplicaban al Señor Todopoderoso para que guardara intactos y seguros los depósitos del Templo para aquellos que los habían entregado, 23 Heliodoro comenzó a ejecutarlo que había decidido. Estaba ya con su guardia junto al Tesoro, 24 cuando el Señor de los Espíritus y de todo poder hizo que se produjera una gran manifestación, y todos los que con Heliodoro se habían atrevido a acercarse, pasmados ante el poder de Dios, quedaron sin fuerza ni coraje. 25 Se les apareció un caballo con una riquísima montura y, sobre él, un terrible jinete; lanzándose con ímpetu levantó contra Heliodoro sus patas delanteras. El jinete parecía tener armadura de oro. 26 Aparecieron también dos jóvenes robustos y muy hermosos, magníficamente vestidos, que, poniéndose a ambos lados de Heliodoro, lo azotaban sin cesar, moliéndolo a golpes. 27 Heliodoro cayó en tierra envuelto en una gran oscuridad; entonces lo tomaron y lo llevaron en una camilla. 28 Así fue sacado, incapaz de poderse valer por sí mismo, aquel que poco antes había entrado orgulloso con gran séquito y escolta en el tesoro. Todos reconocieron claramente el poder de Dios 29 A consecuencia de la intervención divina se quedó mudo y no tenía esperanza de salvar su vida. 30 Los judíos, mientras tanto, bendecían al Señor, que había llenado de gloria su Lugar Santo. El Templo, poco antes inundado de temor y miedo, se llenó de gozo y alegría por la extraordinaria manifestación de Dios”.

El cardenal Justin Rigali, de Filadelfia, presidente del comité de actividades pro vida de la Conferencia de Obispos Católicos Romanos de Estados Unidos, describió la decisión de Obama como "una triste victoria de la política sobre la ciencia y la ética." La real tristeza está en los ranchos y casuchas en donde residen nuestros amados hermanos y hermanas los pobres y marginados del mundo. Cuando las personas viven en palacios, suntuosas oficinas, casas, mansiones y castillos, sin salir a palpar la verdad solucionando con hechos amorosos y excelsas obras los problemas y necesidades de los otros que no tienen oportunidades de una vida digna, es muy fácil pronunciar discursos y escribir cartas o mensajes. "Esta acción es moralmente incorrecta porque fomenta la destrucción de vida humana inocente, tratando a seres humanos vulnerables como meros productos que pueden ser cosechados", añadió. Es mas inmoral de verdad no solidarizarse con quien sufre y padece las injusticias de los unos sobre los otros. Allí está la verdad: Vayamos a las calles y veremos que muchos de los hijos e hijas de Dios que han llegado al mundo necesitan de un lugar digno para vivir y crecer. La Iglesia verdadera de Cristo debe actuar inmediatamente sin representación diplomática y con acciones generosas que transmitan fe y amor. Ciertas palabras aumentan el odio y hace arrogante y petulante la actuación de los seguidores de Jesucristo.

La Iglesia católica, grupos religiosos y otros “defensores de la vida,” se oponen a la investigación con células madre. Los científicos esperan encontrar la cura de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson, porque implica la destrucción de embriones. Los hombres cuando tratamos por defender la vida debemos con un corazón recto escuchar el planteamiento de los otros. Si Dios no ha hablado por boca “de sus representantes” puede hacerlo a través de un enviado. El mismo puede estar en otra de las filas y/o esquinas que dan testimonio de un creador. Cuando estudiamos la Inquisición y la barbarie y tortura que allí se materializó, creemos que esa protagonista no es la Iglesia del carpintero. La verdadera institución que buscando sembrar la semilla del amor de Jesús de Nazaret, jamás hubiera permitido un asesinato. “No matarás.” Si algo viene con esencia de lo excelso ese algo diáfano y puro nunca se tuerce. La verdad es eterna e inmutable. Como los mortales terrícolas humanos somos imperfectos nos molesta que con estrategias que aparentan bondad y caridad nos sigan engañando. Si tuviera lugar la perfección en nuestras vidas ya los hubiéramos derribado.

Los científicos torturados y asesinados por los inquisidores nunca hablaron de “células madre embrionarias.” En esa época los depravados "religiosos" habían inventado otros cuentos chinos para alienar las mentes del pueblo de Dios y crear falsos positivos y así desaparecer a quienes pensaban diferente. Es importante advertir que una parte del pueblo de Dios participó con sus arengas y gritos a favor de los demonios inquisidores. Sabemos que algunos protestaron pero fueron masacrados con sus familias. ¿Dónde está la sangre de los hijos e hijas de Dios quemados en la hoguera montada por los psicópatas, dementes, sicarios y depravados mortales del siglo inquisitorio de muerte? ¿Cuál era la verdad que defendían los crueles y sanguinarios asesinos y qué buscaban?

Sigamos analizando y leyendo a 2 Macabeos 3: “31 Luego, algunos de los familiares de Heliodoro pidieron a Onías que invocara al Altísimo para que El concediera la gracia de vivir al que estaba como muerto. 32 El Sumo Sacerdote, por su parte, temía que el rey sospechara alguna maquinación de los judíos contra Heliodoro, y ofreció un sacrificio por su salud. 33 Mientras el Sumo Sacerdote ofrecía el sacrificio de expiación, se aparecieron otra vez a Heliodoro los mismos jóvenes, vestidos de la misma manera, y poniéndose ante él le dijeron: «Da gracias al Sumo Sacerdote Onías, pues por él te concede el Señor la gracia de vivir; 34 y tú, que has sido azotado por orden del Cielo, haz saber a todos la grandeza del poder de Dios.» Dicho esto, desaparecieron. 35 Heliodoro, después de ofrecer al Señor un sacrificio y de orar largamente a Aquel que le había perdonado la vida, se despidió de Onías y volvió con sus guardias donde el rey. 36 Allí empezó a dar testimonio de las obras del Dios Altísimo, que había visto con sus propios ojos.”

Los representantes de la Iglesia católica apoyan en cambio la investigación con células madre de adultos, donde se afirma “que ha habido avances en los últimos años.” A los cristianos nos gustaría ver más acción positiva y menos palabras mentirosas. Sólo Dios sabe cual de las conciencias recibió sabiduría y cual hallará gracia delante de él. Hoy sobran los teólogos y faltan cristianos que ingresen a la Iglesia verdadera del Nazareno. Los libros escritos por teólogos y filósofos modernos no caben en las bibliotecas. Los estantes de los edificios en donde residen y atienden los “lideres espirituales” están repletos de libros en abundancia. No hay cristianos comprometidos con la verdad y con la defensa de la vida pero si podemos contar casi al infinito el numero de libros, folletos, revistas y cartillas de los “seguidores de Cristo.” Con libros y hojas de papel procesado no podemos llenar los estómagos de los hambrientos. Posiblemente en caso de frío y necesidad de abrigo, con papel si los podríamos vestir y tendríamos que usar los cartones que cuelgan en las paredes de los templos y oficinas con sus irrisorios y mentirosos textos de laboratorio.

Deben desaparecer tanto teólogos, filósofos como los estudiosos de la Biblia dentro de la Iglesia sin descuidar cada obligación y responsabilidad. Más acción y nada de engaños. Muchos creemos estar levantando nuestras manos y brazos, orando al cielo de Dios. Posiblemente quien escucha nuestras oraciones sea el mismo Satanás y no el Dios de la vida. Los creyentes nos hemos convertido en aliados de la palabra barata y de la basura infernal que recibimos de los enviados del demonio. Hasta los mediocres, perversos y extraviados tienen un periódico y gobiernan equivocadamente desde una de sus esquinas. Finalicemos la comprensión de 2 Macabeos 3: “37 El rey preguntó a Heliodoro a quién podría mandar de nuevo a Jerusalén para realizar lo que él no había hecho. 38 Heliodoro le respondió: «Si tienes algún enemigo a quien quieras eliminar, envíalo allá y lo verás regresar maltrecho, si es que puede regresar, pues seguramente hay un poder divino en ese lugar. 39 El mismo que habita en el cielo lo vigila y lo guarda, hiriendo de muerte a quienes penetran en el para profanarlo.» 40 Esto es lo que ocurrió a Heliodoro y así fue como se salvó el tesoro.”

Un artículo en el diario del Vaticano dijo el martes que "una democracia real" debe basarse en la protección de la dignidad humana en todas las fases de su existencia. El obispo Elio Sgreccia, uno de los exponentes en bioética del Vaticano, dijo a la prensa italiana: "El motivo de esta decisión debe buscarse en la presión de obtener ganancias". Tras el levantamiento de la prohibición el lunes, las acciones estadounidenses en “compañías que investigan con células madre se dispararon.” El tema seguramente será abordado en la primera reunión entre el Papa de Roma y Obama, que se prevé para el mes de julio próximo, cuando el presidente visite Italia para una cumbre con el G-8. El año pasado, un documento de bioética del Vaticano dijo que un embrión humano tenía "desde el principio la dignidad de una persona". La Iglesia de Cristo debe cuidar para que no se disparen las fábricas de armas y para que cada día disminuyan aquellas que las fabrican hasta desaparecerlas de todos los lugares del globo que se sostiene de milagro en el universo por obra del Señor del amor. La inversión debe ser en vida no en muerte. Es hora de verdad que la Iglesia del Señor verdadero “opte por los pobres” y por las reales necesidades tanto espirituales como sociales y físicas del hombre. El reino de Dios y su justicia se construye desde nuestro interior y sin demagogia con hechos palpables y sin predicaciones.

El presidente Barack Obama y cada una y uno de los mandatarios de las naciones del mundo, deben empezar a mirar hacia arriba de donde viene la sabiduría. Toda sabiduría viene es del Omnipresente. Ni Obama ni ningun gobierno del mundo debe consultarle a la Iglesia si a Dios. Es al Espíritu de Dios a quien debemos pedir apoyo y asesoria cuando de proyectos se trata. Si la Iglesia se equivocó en la época de la inquisición se seguirá equivocando porque está en manos insensibles y la dirigen hombres alejados del verdadero Señor. Dios vive como Espíritu Puro en un santuario santo en las alturas. Su amor y misericordia llega a todo el orbe. Cuando la Iglesia de Jesucristo escuche la voz del Gran Pastor todos volveremos a confiar en ella como verdadera. Por ahora lo mejor es seguir la ruta al infinito en revelación. Si seguimos mirando y escuchando los conceptos de los mortales terrícolas que vivimos abajo el cambio positivo a favor de la vida y dignidad nunca se gestará y jamás se verá la igualdad sin distinción. Los pobres del mundo requieren de un tratamiento de amor y solidaridad urgente. La conciencia de los gobernantes debe estar en paz primeramente con Dios. Todas deben buscar la verdad arriba nunca abajo. Si el Topoderoso aprueba lo excelso y lo recto luego vendrá abundancia y bienestar con salud mental, física y social para todo el pueblo de Dios.

Como nos hubiera gustado que así como se abre la boca para perseguir proyectos terrenales opuestos a intereses particulares también se hubieran usado las gargantas y las voces para defender la vida en Gaza y detener otros genocidios que se han dado en el planeta de las contradicciones. La tierra está perdiendo brillo y la vida dentro de el está desapareciendo. La única riqueza y tesoro que tenemos los humanos y que presta abrigo y casa a todas las criaturas vivientes creadas en el planeta es la tierra. No hay otra mansión disponible. Si los hombres siguen buscando vida en otras galaxias sin cuidar la que hemos recibido como regalo debajo del firmamento, seguiremos perdiendo tiempo e inversión. Las oraciones jamás serán escuchadas por nuestro creador y seguiremos de “mal en peor.” Si todos nos humillamos a Dios y aceptamos su verdad no habrá una sola contradicción. La paz y el bienestar llegará a todos los hogares y corazones.

LIMPIAR NUESTRA CASA

Los mortales terrícolas humanos, amamos el uso de la crítica y el chisme para cuestionar a los demás de la misma especie. Nos fascina observar curiosidades e intimidades de quien esta cerca. De cierta manera nos gusta poseer o aprender lo torcido. Vivimos mas metidos en la vida de los otros que de nosotros mismos. Hay un 33% de perversión, 33% de morbosidad, 33% de ignorancia y un 1% de picardía. Son formas involutivas del ser planetario que pasa por el mundo mortal simplemente perdiendo el tiempo y parásito de su propia putrefacta imaginación. Somos personas improductivas. No es en si una enfermedad y/o menos un delito si un inmenso desvió de lo intangible. Es sabiduría rastrera popular que nos lleva al abismo. Todos al lado de bultos, costales y despeñaderos con facilidad degustamos de esa epidemia mental que no ha dejado salir al hombre de la caverna oscura infernal.

Debemos hacer un alto en el camino a nuestros interrogantes cuando de violar la privacidad e intimidad del otro se trata. Nos es difícil para el hombre [varón o mujer], entrar a su mundo interior. Allí dentro del caparazón del humano, están las fallas dentro del mecanismo incipiente. Existe una gama de desequilibrios que debemos destruir dentro de nuestra morada o cuerpo viviente. Los errores nos hacen tropezar con los adelantos y avances de los otros. Creemos que el otro es mentiroso o tramposo como nuestro propio ser. Al comienzo de la era espacial los varones les cargaban la culpa a las mujeres. En la era contemporánea las mujeres afirman que son más chismosos los varones. Si ponemos una balanza para medir la proporción de los unos y de las otras, se rompe la balanza de ambos lados.

A los gobiernos asesinos e inescrupulosos les encantan escuchar conversaciones telefónicas. Se lesiona la privacidad del computador y del Internet. Se inventaron la “maquina de la verdad”. Esa es solo un montaje de mentiras que se usa para torturar la libertad. La mentira y calumnia han sembrado nuevas torturas que usan los equivocados sobre los santos y escogidos hijos e hijas de Dios. El secuestro es un débil resultado de los mediocres e ineptos hombres de las cavernas mentales. Las orquídeas no pueden nacer dentro en la oscuridad. Toda flor requiere para resplandecer y aromatizar, de luz, sol, agua y verdad.

Todos de alguna manera creemos en forma individual y egoísta que somos perfectos y que nuestro mundo es superior al de los otros mortales terrícolas. El complejo de superioridad no es de unos pocos es de todos quienes estamos de paso por esta nave tierra especial. El ser humano se siente necesario e irrepetible cuando cree imitar o tratar de hacer cosas positivas en bien del otro. Los hombres que aplican la pena de muerte son los mismos que autorizan asesinar a los hombres del mismo mundo con ejércitos y bombas de muerte. En forma equivocada la prensa llama “critico de arte” a personas que ni siquiera conocen la grandeza interior de su propio talento.

Jesús de Nazaret tuvo compasión al corregir esta cruel anomalía. Simplemente con Misericordia y amor dijo: “No mire la paja en el ojo ajeno sino la viga que dentro tienes en tus ojos”. Cuando los mezquinos ignorantes estaban reunidos en la plaza de mercado y en sus bodegas, Cristo tomó la delantera y les reprendió: “Quien se sienta sin pecado que arroje la primera piedra”. El Rey de reyes llamó a nuestro cuerpo con cada uno de sus órganos: “Templo del Espíritu Santo”. El Nazareno interpretó: “Primero debo cuidar mi cuerpo y mi vida para que sea ejemplo y alumbre como lámpara a los otros.” Hay varias frases sobre esta última que se han tergiversado y se usan con más perversión.

Malaquías observa la depravación de la humanidad desde antes de la llegada del Mesías y dice en el Capítulo 2: “8 Pero vosotros os habéis apartado del camino; a muchos habéis hecho tropezar en la ley y habéis corrompido el pacto de Leví, ha dicho Jehovah de los Ejércitos. 9 Por eso, yo también os he hecho despreciables y viles entre todo el pueblo, puesto que no habéis guardado mis caminos y hacéis Distinción de personas con respecto a la ley." 10 ¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado el único Dios? Entonces, ¿por qué traicionamos cada uno a su hermano, y profanamos el pacto de nuestros padres? 11 Judá ha traicionado, y en Israel y en Jerusalén se ha cometido Abominación.” Ahora conozcamos al mismo autor sagrado cuando afirmó sin equivocarse en el versículo 17: “Vosotros Cansáis a Jehovah con vuestras palabras y decís: "¿En qué le cansamos?" En que Decís: "Cualquiera que hace lo malo es bueno ante los ojos de Jehovah, y de los tales se agrada" o "¿Dónde Está el Dios de la justicia?".

Juan el Bautista fue más directo con su lenguaje. Como si un látigo de cuero de burro llevara su lengua. El profeta tuvo consideración e hizo la advertencia de cada error. Conozcamos en Mateo 3: “7 Pero cuando Juan vio que muchos de los fariseos y de los saduceos Venían a su bautismo, les Decía: "¡Generación de Víboras! ¿Quién os Enseñó a huir de la ira venidera? 8 Producid, pues, frutos dignos de arrepentimiento; 9 y no penséis decir dentro de vosotros: 'A Abraham tenemos por padre.' Porque yo os digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abraham. 10 El hacha ya Está puesta a la Raíz de los árboles. Por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.” Los equivocados se molestaron por las palabras del santo.

Una mujer libertina, trasnochadora y adultera sedujo con su cuerpo y danza al gobernante de turno. Le sugirió cortarle la cabeza al enviado y que se la presentara en una bandeja de plata. El maldito adultero y hombre pecador escuchó la voz de la extraviada damisela. Decapitó a Juan y siguió el capricho de la pecadora. Cuantas vidas no han caído como la de Juan por las lenguas viperinas y ponzoñosas de los falsos y repelentes ignorantes. Al veneno que sale de nuestra boca es hora de detenerlo. Purifiquemos nuestros labios y nuestra boca pero antes debemos hacer una limpieza a nuestro corazón y mente. Los periódicos, periodistas y medios comerciales de mala racha y conducta, usan la estrategia de la mentira y calumnia para conseguir dinero fácil. Hacen que modelos que no sirven ni como presentadores lleven el color del oro en sus ropas y con sus ademanes muestren sus arrugadas curvas. Esos y esas no son eternos. Si sus propietarios no cambian no nos afanemos. A ellos y a ellas les llegara la noche buena. La justa navidad está cerca de la mano justa de Dios.

En Lucas 3, Juan el Bautista responde a los chismosos, calumniadores, tramposos y mentirosos: “10 Las multitudes le preguntaban diciendo: --Pues, ¿qué haremos? 11 Respondiendo les Decía: --El que tiene dos Túnicas dé al que no tiene, y el que tiene comida haga lo mismo. 12 También fueron unos publicanos para ser bautizados y le preguntaron: --Maestro, ¿qué haremos? 13 El les Decía: --No cobréis Más de lo que os Está ordenado. 14 También unos soldados le preguntaban diciendo: --Y nosotros, ¿qué haremos? El les dijo: --No Hagáis Extorsión ni denunciéis falsamente a nadie, y contentaos con vuestros salarios.”

Todos somos amados y amadas por Dios. Se requiere de un cambio y de una limpieza real en cada vida existente. No esperemos que sean los demás quienes empiecen. Cada uno y una desde su interior y exterior debemos empezar ahora. El accionar debe comenzar en casa y lo podemos lograr. No se necesita una escoba nueva. El primer paso es dejar de meter basura y desperdicios fermentados a nuestro ser e interior. No pensemos en aquello que hacen o dicen los demás. Concentrémonos en nosotros mismos y en cada uno de nuestras palabras y hechos. Organicemos nuestro pasado, presente y futuro. Si su mano derecha peca, lávesela y firme con la izquierda. Si es el pie derecho el que tropieza, use jabón natural, agua de río y quítese las botas.

9 mar. 2009

ENFRENTAMIENTO CON SATANAS

A finales del año 2001, hice contactos con unos ciudadanos de una pequeña ciudad, para comprar una fina y confortable camioneta. Conseguí una de color rojo escarlata con fuerza y excelente velocidad. Me gusta la velocidad de los vehículos y no le temo a su exceso pero aprendí de Dios a conducir con prudencia. No niego que disfruto de las carreras. El carro tenía doble transmisión y cabina sencilla. Modelo 2000. Me reservo el nombre de la casa fabricante para evitar propaganda. Esa es una de las mejores que han salido al mercado automovilístico y de las que he conocido. Organicé viaje a otra urbe cercana a la frontera, para encontrarme con un sacerdote de la misma organización religiosa a la que represento en la tierra. El vehiculo lo llevaron a la casa parroquial un jueves en las horas de la tarde. El vendedor me lo entregó y junto a él lo probé dos horas sobre las autopistas. La fuerza era superior a la imaginada y se veía en excelentes condiciones. El mecánico de confianza dio el visto bueno y todo quedó dentro del documento. Acordamos experimentarlo con ese viaje programado a 420 kilómetros de distancia. Le dije al joven seminarista Ninson González-Ortega, que me acompañara en el recorrido. Dios me había manifestado que mi hermano espiritual sacerdote a quien visitaría moriría pocos meses después. En visión tuve la fecha y la hora exacta de la partida de mi difunto hermano de Iglesia. De cierta manera quería despedirme de él y así sucedió. Esa fue la última vez que nos vimos en vida. Dios me permitió estar en su entierro y cristiana sepultura unos pocos meses después.

Al siguiente día de recibir el automotor, me levanté de la cama muy temprano (3.30 a. m.,). Hice mis oraciones acostumbradas, bañé mi cuerpo. Me tomé una bebida caliente aromática y preparé un buen desayuno. Me dispuse a tomar la ruta del viaje preparado el día anterior. El seminarista llegó a las 5.00 de la mañana junto a la dama mayor Doña Julia. Aquella mujer que me cuidaba y la misma que me ayudaba en la casa parroquial con ciertas tareas del hogar. Me dirigí al carro y durante más de 30 minutos intenté prender su encendido y la camioneta no respondió. Un coche nuevo y en buen estado causó extrañeza ese comportamiento del motor. Muy temprano llame de nuevo al mecánico y como pudimos logramos poner en marcha su motor. Tomé la decisión de no permitir la compañía del joven estudiante. Convenimos que se quedara mejor cuidando los predios de la organización. Logré tomar el volante a las 8.30 a. m., de ese viernes. A toda velocidad subí la cuesta y la montaña a 110 kilómetros por hora. A las 10.00 de la mañana atravesé el frío y helado páramo. Debía llegar a mi destino final a las 2.30 de la tarde del mismo día. Llevaba puesta una blanca “ruana” confeccionada en lana virgen de esas que tejen nuestros aborígenes criollos. Creo haber logrado 120 kilómetros por hora cuando conduje ya sobre el plano de la montaña. Consumí suficiente agua en el trayecto e hice varias paradas en la carretera por mis necesidades humanas.

El “puente angosto” lo divisé a 80 metros de distancia. Iba a gran velocidad cuando sentí y vi que el automotor hizo un fuerte salto por el aire y rompió la gravedad. Creo haber volado por encima de la tierra 15 metros sobre la autopista. Nunca perdí de vista el puente. La camioneta estuvo sin control por lo menos entre 20 y 25 segundos. Cualquier carro en la misma situación al tomar de nuevo el suelo, sus llantas se hubieran estallado y se hubiera presentado un fatal accidente. Sentí un raro vacío y un terrible escalofrío. La camioneta en vez de seguir de frente la misma ruta al caer al piso, dio una semi vuelta impresionante antes de tocar el suelo y giró por lo menos 120 grados a la derecha estando en el aire. El frente del carro se incrustó sobre unos gruesos arbustos. La trompa del motor quedó metida a unos 4 metros de la carretera. Recuerdo haber visto 12 árboles viejos de pino. Estaban ubicados en forma simétrica mirando al precipicio del monte alto en forma de caída.

Al instante salió un hombre pequeño de estatura y fumando un tabaco de gran tamaño. Pude contar unos 3 mil hombrecitos más pequeños que él y con la misa contextura física. La apariencia del ser era de un varón-macho. Tenían tosquedad sus movimientos y su apariencia era envejecida. El gran Satán como lo presencie no es una mujer es un varón. Entiendo ahora con más claridad porque la única que trae vida a la tierra es la mujer. Satanás es masculino. Su estatura no pasaba de un metro. Los seres que lo acompañaban no excedían los 15 centímetros. Los diablillos que estaban con él no tenían la forma física del sexo que uno observa en las mujeres o en los varones. Eran asexuados casi amorfos. Observe que todo el tiempo se reían y cruzaban sus piernas como bailarines de valet. Al lado de los hombrecitos habían unos animalitos diminutos tan grandes como ardillitas en miniatura. Muy parecidos a los cerdos y con orejas grandes como las del burro. Sorprendido me baje de la camioneta y creí haber muerto.

Pensé que la escena era consecuencia del posible accidente. Al mirar dentro del vehiculo vi a dos seres de luz. Eran Ángeles que vestían ropa de color amarillo fuerte y celeste. Podían ser jóvenes varones entre los 22 y 25 años de edad. Me llené de valor. Perdí el miedo aunque mis piernas no tenían la misma fuerza acostumbrada. Confundí la presencia de ellos con mortales terrícolas enanitos. Me sentí acompañado como de un ejército invisible de ángeles desde mi interior. Tomé valor desde mi fe. El ser maligno me debilitó las fuerzas físicas.

Mateo 4 expresa: “1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. 2 Y después de haber ayunado cuarenta Días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 El tentador se Acercó y le dijo: --Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4 Pero él Respondió y dijo: --Escrito Está: No Sólo de pan Vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5 Entonces el diablo le Llevó a la santa ciudad, le puso de pie sobre el Pináculo del templo, 6 y le dijo: --Si eres Hijo de Dios, échate abajo, porque escrito Está: A sus ángeles Mandará acerca de ti, y en sus manos te Llevarán, de modo que nunca tropieces con tu pie en piedra. 7 Jesús le dijo: --Además Está escrito: No Pondrás a prueba al Señor tu Dios. 8 Otra vez el diablo le Llevó a un monte muy alto, y le Mostró todos los reinos del mundo y su gloria. 9 Y le dijo: --Todo esto te daré, si postrado me adoras. 10 Entonces Jesús le dijo: --Vete, Satanás, porque escrito Está: Al Señor tu Dios Adorarás y a él solo Servirás. 11 Entonces el diablo le Dejó, y he Aquí, los ángeles vinieron y le Servían.”


El engendro sonrió con tranquilidad y cinismo extremo. Sus dientes eran de oro puro (Conozco muy bien y se diferenciar el de 18 kilates). Algo maravilloso brillaba como si tuviera algunos diamantes dentro de su boca. Al diablo mayor de todos y quien dirigía el dialogo con este humilde siervo de Dios, no le observé orejas. Al comienzo me conquistó como amigo y me dejé seducir. El habló en un lenguaje al que le pude entender mentalmente o por códigos numéricos. Usa una comunicación extrasensorial como virtual digital. Me habló como si me conociera tiempo atrás y fuera uno de mis grandes amigos de confianza. Esto me dijo: “Amigazo tu eres una persona interesante y quiero ofrecerte mi amistad y cariño. Desde hoy te daré poder para que aumente tu talento, fortuna y amistades.” Me lanzó 3 sacos con billetes que no eran los de mi país (En ese momento no conocía con exactitud los billetes de dólar).

En mi experiencia como empleado de una entidad británica, tuve la oportunidad de tener dinero estadounidense y británico en mis manos. Nunca supe diferenciar la representación del dinero extranjero. Además estaba muy joven cuando trabaje allí con esa entidad y nunca me ha interesado la riqueza. Hoy en día se que eran billetes gruesos de buen dólar. “Te puedo dar lujo y una mejor camioneta. Esa que traes es chatarrita. Tú mereces algo mejor y de calidad. Tengo poder para hacerte el hombre más rico de esta nación. Debes reconocer mi amistad y mi liderazgo como tu confidente.”

Tuve una prueba muy terrible con mi vida. Traté de decirle que necesitaba sus joyas y su dinero para las obras con los pobres a quienes había dejado con hambre cerca de lo que hacia de parroquia. El ser sabia de mis pensamientos y escuchaba mis reflexiones. Me dio dolor de estómago y ganas de vomitar. Continuaba hablando el gran Satán: “Tu no estas muerto. Estas vivo y no has tenido ningún accidente. Hoy te he cuidado. Soy tu amigo y te he ayudado a pasar este momento tenebroso. Si no hubiera estado aquí ya hubieras muerto. Mis aliados han sostenido tu vehiculo para que no se haya producido un hecho nefasto con tu vida.” Los diablillos se movían en forma extraña y hablaban entre ellos sin algarabía. “Si tu no aceptas mi amistad mataré a tus amigos. Robaré las esposas a tus aliados sacerdotes” me dijo. Perdí fuerza en mi voz y creo haber estado pálido. Estuve frente al ser como un idiota o títere. No estaba preparado para el acontecimiento y además ningún mortal terrícola espera ver otros seres cerca. Marcos 4 escribe: “18 Y otros son los que son sembrados entre espinos. Ellos son los que oyen la palabra, 19 pero las preocupaciones de este mundo, el engaño de las riquezas y la codicia de otras cosas se entrometen y ahogan la palabra, y queda sin fruto”.

Recordé las enseñanzas recibidas de un gran amigo mortal terrícola humano especial que tuve durante muchos años en esta existencia. Las frases del Reverendísimo Alfonso Maria Pinilla-Cote, llegaron para auxiliarme. Las mismas que él tomó del Libro sagrado para transmitírmelas. El fue mi gran amigo y confesor durante muchos años. Le contaba esas cosas y situaciones que no se deben guardar dentro del corazón humano. Confesaba mis penas y penurias de joven por teléfono a 1.500 kilómetros de distancia de él. A veces por la lejanía a través de cartas. Siempre hizo parte de la organización: Iglesia Católica Romana.

El pasó por esta tierra siendo un ser de luz y sin tropiezos. Los sacerdotes jóvenes lo expulsaron de su tierra natal en un mal momento. Su institución lo despreció al final de esos largos años de soledad en la capital del país. Murió sin amigos y sin Iglesia. Recordé la enseñanza: “Porque cada árbol es conocido por su fruto; pues no se recogen higos de los espinos, ni tampoco se vendimian uvas de una zarza. El hombre bueno, del buen tesoro de su Corazón, presenta lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su Corazón, presenta lo malo. Porque de la abundancia del Corazón habla la boca”.


Le dije al gran Satán: En el nombre de Jesús de Nazaret que quiere de mí. Sepa que soy un hijo de Dios. Mi fe y mi trabajo son con la sabiduría del Todopoderoso. Tengo la protección de Mi Señor y Dios”. Luego expresé con fuerza la oración aprendida. El demonio se alborotó y abrió su bocota como un monstruo gigante. Con dificultades pude llegar a la puerta de la camioneta y le lance las tres armas que siempre llevo en mi equipaje de mano. El diablo se retorcía como culebra. Los diablitos tomaron el tamaño del mayor. Los animalitos parecidos a los puercos lanzaban aullidos y sonidos escalofriantes. Mis oídos me empezaron a doler y mi cabeza reventaba de ruidos. Tuve angustia existencial. Al comienzo estuve algo confundido y perturbado. Una vez supe a quien me enfrentaba tuve valor y coraje para pelear con esa energía sobrenatural. Sentí que se desprendía sangre de mis oídos y que se reventaban mis venas.

Por momentos en la lucha contra el mal, mis ojos no respondían. Sólo vi una neblina gris. Capas gelatinosas como escamas sentí sobre mis dos ojos. Una escarcha como si fuera lodo caliente rodó por mi cuerpo. Me produjo alergia y rasquiña. Levante los brazos al cielo y clamé a Dios protección. Traté de caminar hacia el abismo de la montaña para acercarme más a la figura del demonio. De pronto los árboles de pino me lanzaron un suave aceite que se regó por mi piel. Tuve la impresión de ver a los árboles de pino interactuar con mi ser. Esos me ayudaron en la batalla. Los vi moverse como si quisieran destruir al maligno. Creo que mis oraciones eran como gritos pero a veces perdían volumen. Escuché varias veces como si al motor de la camioneta alguien le estuviera dando arranque. Un fuerte viento me sacudió como caucho y me lanzo al suelo. El ser que enfrenté se evaporó en el aire. Se convirtió en una espesa neblina. El se metió a la tierra por debajo de los pinos. El ser que salió a mi paso no subió a las alturas.

Cuando los campesinos de la región llegaron a socorrerme eran las 4.00 de la tarde. Había estado luchando en el mismo lugar por lo menos 5 horas contra la pequeña figura. Me encontraron tirado sobre los arbustos e inconciente. La puerta del vehiculo estaba abierta. El automotor estaba intacto y sin un rasguño. Mi cuerpo tenía muchos hematomas y varias heridas leves como si me hubieran pasado uñas afiladas. Los pobladores me rescataron. Un tractor sacó el vehiculo del matorral. Sentí hambre espantosa. Tuve sed como si durante 30 días no hubiera bebido agua. Había tenido una experiencia de sed semejante pero no en el número igual de días. La lucha duro unas largas horas. Me llevaron a un restaurante. Me preguntaron si quería continuar el viaje. Les dije que no se preocuparan. A ellos no les narre el episodio y ellos creyeron que mi estado era por el salto que dio el carro cerca del abismo.

Llegué muy tarde al lugar en donde extrañaban la tardanza. Mis hermanos espirituales me esperaban para el almuerzo al que nunca pude llegar. Eran las 7.00 de la noche cuando entre a la principal avenida de la pequeña metrópoli. Allí el hijo adolescente del hermano presbítero había tenido un accidente. Su pie derecho se estaba desangrando. En el mismo vehículo llevé al chico al hospital cercano. Después de haber detenido el dolor y la hemorragia de sangre con oración y mucha fe. Me dijo que un viento lo había derribado de la bicicleta y que había sentido como si una varilla se le hubiera enterrado al caerse. El jovencito nunca vio la varilla que pisó.

Allí le aplicaron una inyección antitetánica y curaron su herida. No dormí durante dos largas noches. A los dos días regresé por el mismo lugar. Busque a un viejo amigo de nombre Marden, para que me acompañara por lo menos mientras pasaba del lugar siniestro. Mi amigo se regresó después de dos horas de viaje con otro amigo que venia en caravana a la ciudad que un día hizo parte de la misma obra. Al llegar a la ciudad en donde adelantaba la misión bendije de nuevo el vehículo automotor en el nombre de Jesús de Nazaret antes de entregarlo al real propietario.

Devolví la camioneta a sus antiguos dueños. Les dije: No debe haber negocio. El vendedor me insistió para que me quedara con ella e insinuó que el verdadero propietario me la entregaría a mitad de precio. Seis meses después del suceso Dios y sus ángeles me sacaron del lugar para emprender por orden del cielo: Un nuevo encargo espiritual. Nunca más volví a saber de los vendedores del vehículo y nunca vi el automotor. 성경, 聖書, Βίβλος, 圣经, Bijbel; Bibel, Bible, Библия, 聖經, Bibbia, A Bíblia, Biblia.

Religious Persecution