20 abr. 2011

Muerte y Vida

Estados Unidos del Norte de América, uso como estrategia comercial un bloqueo sistematizado de productos sobre una pequeña nación llamada Cuba. La isla estuvo gobernada por un único hombre durante 50 años igual o semejante a monarquía inventada. Hoy frente a ella, familiares, amigos y compinches del cubano, siguen al frente con necia oscuridad de descendientes. El bloqueo demencial sembró injusticia aún en la vida de los pocos rectos humanos mortales terrícolas. Muchos de los hombres que defendieron la libertad y el libre movimiento de naciones y pueblos, están sus huesos hoy bajo la sombra de fosas comunes o son orates vivos dentro de un manicomio de locos y dementes. Bloquear a una población inocente de barbaries, es una gran injusticia. Los humanos inteligentes saben que la brutalidad y poca inteligencia, usa la fuerza para amedrantar la conciencia de los probos y de los mismos hombres de paz. La pobreza que viven las clases marginadas dentro de USA, Inglaterra, Canadá, Francia, Rusia, Japón, China, y otros estados que se creían poderosos, está presente en Cuba y en más de un centenar de países que teniendo recursos en sus suelos, lloran la desigualdad que han construido los arrogantes y quienes sin razón ni justa causa, se apoderaron de los privilegios. 
Al parecer el bloqueo lo originó el ideal político de los unos contra los otros. Algunos llaman socialismo y otros denominan su forma como comunismo. Para quienes se creen “civilizados” dicen que viven en países capitalistas. Los mismos necios han diseñado una falsa doctrina que llaman democracia pero que es sólo utopía de sueños ilusos con leyendas porque ni siquiera quienes gobiernan, gozan de paz, bienestar y/o tranquilidad con equilibrio. La vida, paz y libertad, se ha martirizado en todos los puntos en donde viven humanos. En los países del mundo la muerte es sembrada por los mismos líderes que dicen luchar por el bienestar de las minorías y mayorías. Hay escándalos al final de cada gobierno. Los bancos cómplices de robo y pillaje, han mostrado al mundo los millones de dólares que tienen como depósito, los gobernantes al dejar la silla en sus cuentas personales. Los familiares y amantes de los tendenciosos, usan a sus compinches como testaferros del dinero que le pertenece a las mayorías que sufren hambre e inclemencias olvidadas. Comunistas, socialistas y capitalistas, han masacrado la vida y han asesinado la esperanza. No hay un solo gobernante en la tierra que logre llegar al cielo de Dios. Todos los humanos vivientes están descarriados. Ninguno de los mortales terrícolas humanos merece el perdón de Dios. Los predicadores sólo son una estafa dentro del mismo juego de la guerra. Ni siquiera el infierno es un lugar agradable para meter humanos terrícolas mortales. No hay infierno ni cielo para los hombres de la tierra planetaria que vive sin luz. 
Dios sabe que los militares obedecen a necios con mentes oscuras y confusas. El último matrimonio de monarquías inventadas, se dará en este tiempo. No habrá más matrimonios con lujos y suntuosidades sobre la faz de la tierra. Los vivientes verán la farsa materializada en sus televisores y en algunas pantallas del cine, como despedida de monarquías despiadadas que casan a sus hijos por encima de las hambres e injusticias, que padece el mundo moderno. La ciencia no tuvo la capacidad ni siquiera de destruir el hambre entre la convivencia humana. Los perversos gobernantes llenaron sus alcancías con el dinero que debía ir a sus pobladores. La única manera que existe para sembrar el equilibrio e igualdad con bienestar y equidad, es retirando en cada nación, los grupos armados. Los gobiernos honestos deben ir desintegrando a militares y policías en forma sistematizada. La fuerza de policías y militares, se debe utilizar para sembrar de plantíos comestibles, fábricas de alimentos, enseres y otros requerimientos, que necesita la asolada tierra. Si los militares y policías trabajaran a favor de la vida, los gobiernos ya hubieran destruido el hambre con cada una de las injusticias. Mientras las naciones inviertan en carros y vehículos para la guerra, aviones de combate, helicópteros que lanzan azufre y fosforo, y gastan los recursos manteniendo hombres armados con sus familias, la ruina seguirá hasta el último segundo de vida que tenga el planeta de las contradicciones.  
Los recursos que le pertenecen a la vida, son los mismos que gastan los hombres de guerra. Si quiere la paz, prepare a su nación sin militares ni policías. El anterior presidente de Estados Unidos, dejo al país en la ruina por invertir en guerra y en hombres armados. De paso han sido los militares y policías, quienes más han destruido el planeta y el ecosistema. Si no existieran hombres armados, la fabricas de armas y el comercio ilícito de las mismas, no estaría en las mentes humanas. El narcotráfico ha logrado sembrar terrorismo y muerte, porque usan hombres armados que llevan en sus manos y hombros, armas fabricadas en aquellos países que dicen ser poderosos. Dios afirma que son poderosos en matar y en aplicar desigualdades. Las escuelas, colegios y universidades, organizados como entes educativos, deben hacer campañas para que los niños, niñas y jóvenes, no vayan a la guerra. Ningún mortal terrícola humano debe prestar su servicio militar. Los habitantes en cada nación, deben rechazar el servicio militar obligatorio. Si la juventud llega a la guerra como soldados para purgar pecados y errores de sus ancestros, deben orar al cielo de Dios, para que la misericordia y compasión llegue de lo alto a cada espíritu y alma.  Todos los pensadores en contra de la guerra y del acto de matar. Los diccionarios deben aclarar que se es héroe, cuando el honor llega sin matar y sin armas. Nunca un verdadero héroe ha usado un uniforme militar y menos un arma. Los verdaderos héroes tienen bajo sus alas, dos poderosas defensas: Amor y servicio sin interés. 
Los gobernantes honestos y rectos, deben desintegrar urgentemente tanto a militares y policías, como las fábricas de armas, carros de guerra, helicópteros cargados con misiles y las factorías en donde procesan el alcohol y el tabaco. Ningún país debe cultivar tabaco ni plantaciones que lanzan aromas nauseabundos sobre la vida y paz. Los borrachos enloquecen el semblante de la igualdad. Las centrales nucleares se deben urgentemente desintegrar. No se deben reemplazar las plantas contaminantes radiactivas por nada en particular. El no tener centrales nucleares hará menos dolorosa la tragedia próxima. Los nuevos gobiernos no deben permitir fábricas de juguetes bélicos. Los humanos probos deben destruir todos los juguetes bélicos. Hasta los soldaditos de plomo que se colocan en las repisas y sobre escritorios, se deben destruir o fusionar. La fuerza militar debe convertirse en elemento de producción sano para la igualdad. Los militares y policías activos ancianos, deben gozar de una amnistía vacacional. Los gobiernos deben entregar una pensión vitalicia bien remunerada “por los servicios prestados” a la patria. Los varones religiosos deben salirse de las guarniciones militares y también se deben convertir en hombres de producción para la igualdad y bienestar sin seguir en la farsa. El mundo esta loco. El planeta no obedece a las leyes creadas, por causa de las armas destructivas con sus militares e inventos. Los lanzamientos de misiles, bombas, balas y torpedos, sobre el planeta, sembró de oscuridad la vida. Ningún hombre honesto y recto, quiere seguir viviendo en una tierra de maldad y desigualdad. Algunos mortales terrícolas humanos conscientes saben que no deben engendrar y/o concebir hijos. Algunos de ellos y/o ellas, están seguros que lo mejor es no haber nacido.
Si los hombres tuvieran la capacidad de imaginarse una tierra sin guerra ni militares, hace mucho tiempo todos los vivientes conocerían la paz y la misma igualdad. El mundo fue creado para todos con igualdad y bienestar. No deben existir ricos ni pobres. Si quienes se robaron los privilegios logran antes del final de la tierra entregar lo hurtado, seguramente Dios tendrá compasión y les dará refrigerio en el mismo infierno con la ayuda de ángeles de luz que materializaran la misericordia y compasión con sus almas. Lo primero que deben hacer los militares y policías arrepentidos, es destruir los diplomas y objetos que les recuerde la guerra. Bajar de las paredes y muros, todo falso honor que hay recibido de una organización militar. Destruya y/o fusione las armas de guerra, pistolas y/o revólveres, que guarda en su casa y haga que sus compuestos minerales regresen a la tierra de donde nunca debieron salir.  
Todos los gobiernos del mundo deben fusionar las armas y objetos de guerra. Fusionar el pecado y la maldad, hará que Dios tenga misericordia de todos y de todas. No hay un solo mortal terrícola que no haya participado de injusticias y trampas. Todos los errores del mundo son culpa de armas y guerra, con sus militares y policías. Las organizaciones mundiales que dicen defender la paz del planeta, se deben desintegrar de igual manera. No es posible que hombres privilegiados reciban sueldos millonarios, mientras la gran mayoría vive en la miseria. Jesús de Nazaret, jamás recibió ni solicitó ayuda a militares. Los ricos de la época del Cristo, nunca dieron un centavo para sufragar la misión del Nazareno al igual que los de hoy. Los corruptos psicópatas del ayer son los mismos de hoy. Ellos y ellas heredaron las conciencias torcidas y perversas de sus progenitores. Sin un misionero aterriza en la tierra por mandato divino, los primeros en darle la espalda a sus necesidades son los ricos. Los enemigos del enviado son quienes se apoderaron de los privilegios. Le queda poca vida a la escasa vida que tiene la tierra. Los hombres de paz y de excelsa voluntad, deben estar preparados en sencillez y humildad, antes de la partida final.  
El planeta creado con amor, para el amor y libertad, esta llegando a su fin. La hora esta cerca. Los gobiernos con sus militares y policías disminuyeron el tiempo del gran final. Los rectos y probos humanos, no necesitan alistar cajas, maletas, costales y/o diplomas, para la travesía. La nueva tierra les dará todo lo necesario para el viaje y para cada asentamiento. Los hombres varones y mujeres que saldrán volando a las estrellas, recibirán un código de luz, para activar tanto el vuelo como la chispa que enciende de éxtasis y felicidad, el viaje y aterrizaje. Desde hoy aléjese con prudencia de hombres armados legales e ilegales. Legales e ilegales es la misma muerte. Los días están contados. Las horas no alcanzaran para ver los días. Los minutos últimos serán para los escogidos. Guarde y cuide su semen como si lo metiera en cofre de oro. Este le ayudará en el vuelo. Guarde y no desperdicie su ovulo, como si lo metiera en cofre con zafiros, perlas y diamantes. Este es uno de los combustibles que usted usará en el trayecto. No engendre hijos y menos con una mujer que haya portado armas. No conciba hijos y menos con un varón que hayan llevado armas de muerte. No habrá lugar para muchos y/o muchas dentro de las naves viajeras. “Los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros”. Sólo saldrán de la tierra varones y mujeres de tres razas distintas. “Quienes se humillaron serán ensalzados y quienes se ensalzaron serán humillados”. “Los pobres y menesterosos heredaran la nueva tierra si no usaron armas y si nunca mataron la vida”. Recuerde la misma importancia de la vida humana, es igual en animales, plantas, minerales, insectos, rocas, aguas, vientos, fuegos y tierras.
Que nadie se asuste cuando bajen de las estrellas los conductores del viaje. Ningún hijo o hija de asesino podrá estar entre los escogidos. Los varones y mujeres que no engendraron hijos y que no concibieron, serán quienes pilotearan las naves si sus manos no están manchadas de sangre, muerte o guerra. Aquellos y aquellas que esperaron con paciencia la felicidad, la experimentarán media hora antes del final. Eviten los embarazos en tiempo de guerra. Eviten los embarazos en tiempo de humedad. Eviten los embarazos en tiempo de invierno. La destrucción los puede sorprender en discotecas, bares, cantinas, clubes, casinos, hoteles, playas, fiestas y/o carnavales. Es mejor buscar calor debajo de cobijas confeccionadas por manos humanas que bajo cuerpos comprometidos con guerra y muerte. “Los imposible para necios y arrogantes, es posible para Dios”.  
Los verdaderos santos y santas de Dios, ayudaran en la salida. Evite reuniones de falsos rezos y cultos. Ore a Dios desde su corazón, mente y espíritu en soledad para recibir ayuda y gracia. No hay tiempo para falsas reuniones y/o congregaciones. Todas las religiones e iglesias están dentro del abismo. Satanás es el padre de la religión. Dios es el padre de la luz. El Gran Satán es el dios que siguen los religiosos. Dios es el Espíritu vivo que siguen los verdaderos enviados. El Demonio bendice armas ejércitos, policías, oficiales y soldados. Dios bendice la paz y creo todo para la igualdad y bienestar.  
Si quiere seguir poblando la nueva tierra, reparta aquello que posee y entrégueselo a lo pobres y a quienes sufren las injusticias terribles de los sistemas terrícolas. Usted` esta apoderado de extensiones de tierra, visite a los pobres y/a las familias que viven en barrios de invasión y/a cada uno, entregue una parte de los terrenos. Reparta en partes iguales su finca y/o hacienda y haga barrios para lo pobres. Si usted da muestras de compasión y misericordia, Dios hará lo mismo con su vida, alma y la de sus descendientes. Si la usura de sus ambiciones, llenó las alcancías del banco de turno, entregue el botín a desarropados y desarropados en partes iguales. Si su granero esta repleto de alimentos y comida, llame a los hambrientos y entregue comida fresca y caliente, para que ellos y ellas llenen sus estómagos de vida. Afuera de su casa hay gente con frio, vaya y lleve los mejores vestidos que guarda en su equipaje y ropero y repártalo entre los indigentes. Le aseguro que al final de la tierra “no quedará piedra sobre piedra” y todo será menos que el estiércol y/o barro. Ni siquiera las alcantarillas recibirán el polvo y las cenizas de avaros y orgullosos.  
Las joyas de los falsos reyes y príncipes inventados con sus reinas, servirán como materia prima para derretir el polvo de huesos vanidosos. Los ricos, ambiciosos y usureros, no verán la nueva tierra. Todos se convertirán en polvo radiactivo dentro de las cenizas que queden esparcidas sobre los nuevos desiertos inertes. Si quiere estar en la nave viajera del amor y desea llegar a la ciudad del amor, ame en sencillez y devuelva los privilegios a todos los varones y mujeres por igual. La nueva tierra solo recibirá rectos, probos y honestos, sin mancha de muerte y/o sangre de vida. Es hora de regresar el uniforme militar al fondo de la tierra y dentro de fosas comunes, para que el material se convierta en mineral y vegetal, y en eso que fue antes de ser tela y ropa, entre farsantes y falsos soñadores.

5 abr. 2011

Balas, bombas y misiles

“El aleteo de una esbelta mariposa en Brasil, puede ocasionar una fuerte tormenta en Canadá. El disparo en Francia de una sola bala dentro de una pequeña pistola, ocasionará huracanes, vendavales y tornados incontrolados en Brasil y África”. ¿Cómo será el desorden cósmico atmosférico y que pasará, cuando los misiles, torpedos  y bombas salen en masa como si juegos pirotécnicos infernales adornaran el espacio que antes fue encantado debajo del firmamento del globo terráqueo? 
En marzo, 2011, el mundo fue otra vez testigo de los bombardeos aliados con bombas y misiles, sobre lugares y poblaciones libias. Los estallidos de los instrumentos de muerte, asesinaron civiles, masacraron inocentes y dejaron casas, vehículos  y edificaciones en la ruina. Al ver las imágenes de la guerra, producen nauseas los pocos besos. 24 horas después de los primeros disparos desde los buques anclados en el Mar Mediterráneo, la tierra sufrió una vez más los desafueros, obligando a los vientos a desviar su curso. La imprudencia de los humanos mortales terrícolas perversos que hicieron llorar lágrimas de radiación sobre los montes, se debe parar con amor y sin un solo disparo de muerte. Como consecuencia a la barbarie, varios tornados destruyeron casas, enseres, calles y avenidas, en varios puntos de occidente. Hubo inundaciones en varios Estados de USA, España y Australia. En Canadá, la nieve se desprendió del firmamento y cayó sobre la Provincia de Ontario, como si de nuevo hubiera empezado la estación de invierno. Lluvia rara se vio llegar también sobre países de America del Sur y el Mar Caribe. En Centro América, hubo amague de huracanes y tsunamis. Pequeños temblores  se sintieron en varios puntos del planeta y en Japón, continuaron las réplicas. En Asia, Rusia y Oceanía, los vientos lanzaron aromas nauseabundos de muerte y escalofrío. Los pocos montes de África, lloraron la partida de la vida y murieron las aves con sus huevos y crías. Animales de todas las especies, hoy están enfermos por la maldad de los humanos vivientes. 
En España hubo un incendio cercano al Mar Mediterráneo por causas desconocidas. Los habitantes del Sur de Francia, se quejaron de dolores en las articulaciones, ardor en ojos y comezón en orificios de los oídos. La radiación de la pólvora mezclada con azufre, fósforo y otros apestosos descubrimientos, hará temblar de miedo y terror en los próximos meses aun hasta a las mismas inertes rocas destruidas. Los hombres verán después de haber convertido en chatarra los mismos vehículos que ellos vendieron y que los incautos compraron con el producto del petróleo, situaciones raras dentro de la tierra. Se seguirán cayendo del aire las aves muertas. Las playas de los océanos recibirán millones de peces muertos con la misma facilidad como se desgajan las hojas de los arboles en otoño. La tierra se sigue destruyendo brutalmente mientras los dementes autores intelectuales, toman cerveza y vino en otros lugares y antros nauseabundos. Al final de Marzo, 2011, el frio se apoderó de varios espacios de la tierra y el calor hizo su agosto con nuevas sequias y desiertos allí en donde antes era vida. Los témpanos de hielo, se desprendieron de los polos como sin la hecatombe destructiva, se hubiera controlado desde sus hermosos cristales. Las chispas radiactivas se dispersaron en la atmosfera con ayuda de vientos. Hubo incendios en varios puntos de la tierra y dentro de los bosques. Se dispararon los suicidios humanos con tristeza y llanto sobre todo en esas naciones donde el frio hela los huesos y sentidos de los pacíficos. La tierra no aguanta más un disparo. Las tres naciones protagonistas que organizaron la matanza con las otras cómplices del desastre, saben que las bombas y misiles, destruyen el ecosistema con la misma velocidad y fuerza de la luz. Cada vez que se usan sobre la faz de la tierra los disparos, el humano viviente se acerca más a la destrucción de su propia morada.  
Los hombres varones y mujeres son malos. Los incautos aplauden sus aberraciones y desvíos. Los falsos periodistas sonríen cuando las bocas de los cañones disparan estiércol de pólvora sobre la vida. Las imágenes que presentan los desviados medios de comunicación, son preparadas en la escena del terror, para que la noticia aparezca a los ojos de los ignorantes como razón justa a los macabros disparos. Algunos dicen que creen en un Todopoderoso y sin embargo guardan silencio de abusos y atropellos. Esos son cómplices de cada asesinato con su destrucción a cuestas. Los débiles gobernantes de las otras naciones arropados dentro de una falsa y perversa organización, tiemblan de miedo ante los cobardes y ruines psicópatas. Los ancestros de los mortales terrícolas humanos de las naciones arrogantes, ya habían destruido millones de años atrás, a otros planetas en donde existía la vida, con lo mismos métodos de muerte y radiación activa. Allí donde hoy hay azufre derretido, antes era un cuerpo celeste paraíso. Aquellos planetas que hoy son inertes, fueron fuente de vida y calor. Los descendientes desobedientes que hoy habitan en la misma tierra con otros habitantes llegados de otros puntos de universos distintos, no han aprendido la lección para defender la vida. Cada país que ingresó de nuevo al conflicto programado, es culpable del final de la vida en la tierra y de la destrucción del planeta.  
Es cierto que el mundano y cruel Gadafi, llevaba 42 años apoderado como gobernante de Libia. Es más cierto que engendró hijos y los puso al frente del país como si él y su familia, fueran los propietarios del territorio libio. Aun así, no hay una razón lógica ni suficiente, para seguir destruyendo el planeta con sus malditos juegos pirotécnicos infernales. Satanás tiene que ser el padre adoptivo de los desalmados locos que arremeten cada día contra la vida y las especies vivientes. Lo más vergonzoso, se da después de la necedad de Japón. Un país pequeño en tamaño y una isla grande radiactiva con muerte. Japón y otras naciones con sus plantas nucleares, ayudarán a destruir rápidamente la tierra. Sus ancestros también destruyeron un planeta en donde ellos se originaron fuera de esta galaxia. La tierra del ayer de sus antepasados en otra galaxia diferente, fue un joven planeta vivo y lleno de encanto. Cuando los involucionados cavernícolas, aterrizaron refugiados con sus costales, cajas y pobreza, la tierra era una manzana perfumada que latía vida en cada uno de sus poros. Las plantas y armas nucleares no sólo son una vergüenza del humano moderno sino que serán las otras armas que ayudarán a destruir la que era hermosa entre los planetas con vida. 
Los pueblos inteligentes del mundo viviente dentro de la tierra, deben unir esfuerzos para acabar y destruir la arrogancia de los necios, con métodos pacíficos inteligentes, con estrategias de meditación y acción de cambio. Ahora es hora de emplear la protesta silenciosa con gritos de quietud y reflexión sobre los andenes. Los pueblos del mundo tienen derecho a no obedecer mas a quienes dan la orden de apretar gatillos y disparos. Nadie debe comprar productos fabricados en las naciones destructoras. Todos a boicotear las compras  provenientes de los perversos. Nadie debe viajar a las naciones que lanzan bombas y misiles sobre el firmamento creado. Esos que aman el estudio, deben retirarse de las universidades que han titulado a los científicos que confeccionan la muerte con sus nefastos inventos. Ningún gobierno honesto del planeta debe comprar armas y menos instalar plantas y centrales nucleares. Llegó la hora de retirar aun a los soldaditos de plomo de las colecciones artísticas y hasta los carros, helicópteros y aviones de juguete que llevan el símbolo de la guerra y muerte. 
Todos los televisores y radios del planeta se deben apagar cuando la voz de un perverso locutor y/o periodista desalmado, informe noticias falsas y arregladas. Un no rotundo a la televisión y/o radio, debe ser el accionar de los rectos. Nadie se debe armar y ningún hombre de paz debe disparar un arma. Al paso que va la tierra, queda poco tiempo viviendo la vida en su seno. Todos los hombres de buena voluntad existentes y conscientes dentro del planeta azulado, deben experimentar amor fraternal y solidaridad con el otro y otra. Hoy más que nunca se requiere de una gran dosis de amor antes del final y hecatombe. El amor por lo menos hará volar a otra dimensión los espíritus de los rectos para no ser polvo inerte radioactivo. Es hora de decir: ‘Basta’ en calles, parques y avenidas. Esas serán sopa radiactiva en el ahora cercano. 
Cualquier día y en la hora y/o minuto menos pensado, las plantas nucleares se rebelarán frente al hombre con sus falsos científicos, traspasarán el corazón y núcleo de la tierra. Los mortales terrícolas humanos, serán polvo cósmico inerte con sus descendientes. Las fuentes de energía nuclear pueden estallar con la misma facilidad que lo hicieron las últimas que vieron aullar la radiación en Rusia y Japón. Los hombres de paz y quienes aman la vida deben salir a las calles y plazas a protestar pacíficamente sin perder la esperanza y los sueños de una recta justicia. Viene apoyo de las estrellas pero puede ser demasiado tarde. De la fuente del amor, viajan ángeles para ayudar a quienes deben vivir para seguir poblando los universos creados. El universo está confundido por las acciones perversas de los militares que obedecen a los necios. Ráfagas de amor se verán rodeando la tierra. Puede ser que en el mismo momento de la llegada del más allá, los ojos humanos sean solo oscuridad radioactiva y no podrán apreciar la nueva vida. 
La irónica y real situación para quienes dirigen las armas desde sus países arrogantes, se da al saber que los países protagonistas de la barbarie y destrucción, tienen problemas sociales graves internos que no han sido capaces de desintegrar. Lanzan al aire frases que afirman un mejor bienestar para los otros pueblos pero ellos ni siquiera son capaces con sus propias cargas y cruces gigantes que llevan a cuesta. En los próximos días veremos y seremos testigos de manifestaciones y protestas en varias ciudades del actual mundo terráqueo. Esos que sonrieron con los aliados, también saldrán sus hijos e hijas a las calles de las movilizaciones. Los gobernantes saben que hay problemas de justicia con injusticias en sus territorios. Usan como pretexto la guerra, para tratar de borrar de las mentes de los ciudadanos, los verdaderos percances de la desigualdad e injusticia. Hay hambre, desempleo, abuso, infelicidad, alto consumo de marihuana y cocaína, humanos adictos al alcohol y tabaco, desequilibrio emocional de una gran parte de la población, enfermedades desconocidas, desenfreno sexual en un porcentaje elevado y otros males. Las casuchas y ranchos de los pobres contrastan infamemente con las mansiones de unos pocos. Tres o cinco familias gobiernan cada país y el 90% de los pobladores, viven bajo las garras como esclavos de cada gobernante con injusticias de muerte y orines radiactivos. Sin nombrar los asesinatos programados, desapariciones, mafias, desafueros y desajustes. 
Al lado de noticias de guerra, las pantallas de la televisión muestran desfiles de modas y suntuosidades, para distraer las conciencias de rectos y probos. Las mismas quedarán derretidas como barro, chatarra y ceniza. Cuando llegó el terremoto de Chile, Haití y Japón, quienes saboreaban un suculento baile y/o trago, o esos que disfrutaban un carnaval a orillas del océano sobre la playa con amores a espalda del bien, fueron barridos del mapa de la existencia. No pudieron salvar a sus mascotas porque ni amigos tenían dentro de la parranda preparada. Los hoteles y casa de diversión, fueron sepultados con sus arrogantes dentro. Ni siquiera sonaron las alarmas de los militares para avisarles de la tragedia. Los barcos y buques anclados en las costas que creyeron suyas, fueron transportados como juguetes, a esos espacios macabros que quedaron de lo que antes era una gigante plaza de diversión. 
Desintegrar la guerra es lo mismo que desintegrar las centrales nucleares. Los gobernantes inteligentes y los líderes sabios, deben urgentemente usar los recursos y la fuerza del humano, para desintegrar las plantas nucleares y las fabricas de armas, bombas, misiles y vehículos de guerra. Aunque el tiempo esta pasando muy rápido porque las imprudencias de guerra y los efectos de misiles y bombas atómicas, hicieron disminuir la vía láctea de la hermosa tierra, aun los mortales terrícolas humanos pueden detener la destrucción del globo. Todos y todas como hermanos defendiendo la vida y la paz. El bienestar debe llegar y no debe existir un solo rico en el planeta sino todos los varones y mujeres del mundo deben gozar de bienestar y del deleite de la vida que aún queda como en el armario de los orgullosos. Que sus manos y dedos jamás disparen un arma. Que su cuerpo nunca cargue con un fusil de muerte. Que su persona jamás conduzca un vehículo de muerte y que ningún hombre de paz repita la macabra escena de matar. La paz es de cierta manera la manifestación intangible e inteligente de lo imaginable, que gratis recibió la mente humana del ser pleno y perfecto de luz, sin trabajarla ni merecerla ni siquiera los ancestros de los humanos más rectos.

Religious Persecution