3 oct. 2018

Farsa como utopía de cambio

En los últimos 15 años las denominaciones religiosas históricas de herencia cristiana católica (anglicana, ortodoxa y/o romana), dieron a conocer al mundo de la comunicación nuevas ordenaciones de sub diáconos, diaconisas, diáconos, presbíteros y nuevas consagraciones de obispos (epíscopos). El singular número de ordenandos estuvo por encima de la ciencia ficción al lograr plasmar en cada país de América y dentro de muchas naciones del mundo, el aumento de clérigos independientes que sin obedecer a Inglaterra, Roma y/o a países como Rusia, Grecia, Ucrania o Siria, los cristianos tuvieron la sensación de ver por fin en la tierra a la iglesia verdadera fundada por Jesucristo que quiso por mandato del -Padre Dios- establecer el ‘reino de Dios y su justicia’. Los grupos se fueron organizando con distintos nombres y denominaciones para tratar de superar los errores históricos que habían dejado sus antecesores ingleses, orientales y/o romanos, y establecer juntos una iglesia como opción por los pobres del planeta, desarropados, invisibles, desvalidos, ignorados, atropellados y desarrapados. 


El objetivo principal de la innovación era luchar en contra de quienes se habían robado los privilegios, enfrentar al imperio religioso oficialista en sencillez y humildad pero con templanza y sin violencia, para convertir la “cueva de ladrones y negociantes” en un altar de paz, honradez y pulcritud, buscando esa verdad que nos han negado con mentiras y lograr conseguir lo excelso de Dios con su auxilio desde las alturas desde su Santo Santuario. Algunos grupos se motivaron y animaron, varones y mujeres de fe creyeron que por fin el Espíritu Santo de Dios, había bajado a la tierra a continuar su obra, empezó en forma rápida, la maratón de ordenar nuevas vocaciones hasta exagerar al consagrar a niños del altar como epíscopos y llevar a los atrios sagrados a personas al final de la etapa adolescente que no tenían la intención de hacer el cambio esperado sino de continuar con “más de lo mismo” de eso que el mundo conocía. 


Los nuevos ordenados y consagrados una vez recibieron la imposición de manos y sus respectivas credenciales se creyeron superiores de quienes recibieron la potestad (toda potestad viene de Dios), de continuar el ministerio de Cristo y llevar la “Buena Nueva” a todos los hombres. Al parecer una gran mayoría de los renacidos levitas sólo llevaron la “Buena Mala” a las ‘ovejas perdidas’ y crearon más incertidumbre orquestando la farsa de su propia fe en sumas cuantiosas representado en dinero efectivo por los servicios espirituales y religiosos (bautismos, eucaristías, matrimonios, santos óleos, nuevas ordenaciones y nuevas consagraciones), que ofrecían al mejor postor o a personas escasas de fe o simplemente a incautos ciudadanos que en busca de un consejo resultaron estafados y hasta de la noche a la madrugada ya tenían los atuendos de presbíteros u obispos con mitras y báculos confeccionados en cantinas o plazas de mercado persa como esas que deambulan por los pasajes de algunas ciudades, cerca de falsos santuarios de ladrillo.


Los celos de clérigos oficialistas del imperio religioso, empezaron a florecer ante el aumento de clérigos que no obedecían al régimen de muerte, con la complicidad de falsos y mediocres medios de comunicación, crearon una estrategia para destruir la iglesia independiente y usaron la falsedad de cuervos para destruir de nuevo la Iglesia de “Jesús el palestino” o del Cristo de Galilea. De nuevo la esperanza se convirtió en tristeza y resulto peor “la medicina a la enfermedad” que los hombres conocían como Iglesia Cristiana. Hubo traiciones y melancolías. Los falsos resultaron ser más soberbios, arrogantes y petulantes, a esos que impusieron la inquisición y muerte desde el pasado, orquestando de nuevo la tarima para que la oscuridad siguiera el derrotero que beneficia a débiles y que es aprovechado por vividores de la fe para hacer su abril y agosto.


Ahora de nuevo el Espíritu de Dios empieza a resplandecer en la Iglesia verdadera y los nuevos escogidos saben que no deben cobrar el diezmo ni lanzar tarifas por los sacramentos porque si no serán peor que los grupos protestantes cristianos que han robado el bolsillo a quienes trabajan y se han inventado historias de temor, para que los varones y mujeres de fe tengan miedo y entreguen al pastorcito de pacotilla, las ganancias de su trabajo y mantengan tanto a la supuesta esposa del farsante como a sus amantes e hijos. Es hora de destruir la farsa y la mejor manera es trabajar por una Iglesia que imponga amor antes que guerra y que logre repartir las oportunidades y los privilegios a todos los hombres sin distinción incluyendo para los ateos, agnósticos y diferentes. Cobrar el Diezmo es un robo y es una maldita estafa. Usted no debe dar dinero a quien no trabaja.

Cuervos Blancos


21 mil años (tiempo tierra), antes que Cristo (El Hijo de Dios), bajara a uno de los planetas de las contradicciones en este caso llamado tierra por error, en el cielo de Dios se presentó una disputa y guerra entre hermanos ángeles excelsos de la misma naturaleza creada por el Todopoderoso, por la repartición de un vasto territorio físico de universos que el fundador de la existencia había distribuido equitativamente para que todas y todos vivieran allí juntos en cada espacio temporal sin invadir fronteras de cada uno de los ángeles hermanos establecidos. Cada grupo cumpliendo las instrucciones del creador, observando los mandatos divinos y la ley universal establecida para la armonía de los universos y entre universos. Todas y todos cada una y cada uno, fueron creados para convivir con todos los grupos de ángeles en medio del respeto, de acuerdo al talento de cada criatura creada, a la misión que debían cumplir en su individual habilidad para lograr el objetivo de su propia creación, expandir la vida y felicidad a cada ser creado, a otros espacios y tiempos en cada universo dentro del extenso, inmenso e infinito lugar de nada y vacío dentro de la gran bóveda celeste.


Cada cual sabía que debía sólo trabajar y recorrer aquellos sitios que el Padre de la vida les había indicado, ningún ángel podía invadir la privacidad de otros ni la soberanía e independencia colectiva dentro del orden divino de la creación. Todas las criaturas creadas en los universos de Dios eran autónomas para salir, entrar, viajar y materializar nuevas criaturas dando continuidad a leyes físicas, químicas y cuánticas del jefe creador sin principio ni fin. Dios condiciono el trabajo a cada ángel bajo un orden establecido entre los universos creados y los doto en familia como especie y cada grupo muy distinto y diferente al otro. El Eterno recreo su creación con diversidad, justicia y libertad. Algunos ángeles entre los mismos hermanos, se volvieron ambiciosos y llamaron a la guerra para implantar un -Nuevo Orden-, se armaron con objetos traídos de otros universos creados por otros dioses distintos al “Dios amor, excelso y bueno”, y buscaron destruir y desintegrar a los ángeles obedientes, pulverizarlos en cada planetas y universo, que Dios les había entregado para su propia procreación y evolución, en medio del equilibrio organizativo reinante entre las especies y sin traspasar murallas naturales construidas para cada familia.


Los ángeles ambiciosos querían apoderarse de todos los universos, esclavizar a todas las criaturas creadas incluyendo a sus hermanos ángeles  de las otras especies, aspiraban a gobernar cada espacio y tiempo de lo existente y destruir para siempre el orden establecido porque consideraban que Dios se había equivocado al no haberles dado la inteligencia y el poder igual o mejor a los otros ángeles existentes y conocidos porque ellos imaginaban que los otros y más cercanos al creador irradiaban más luz. Al parecer el poder y amor de los otros iluminaba cada galaxia a donde estos llegaban y esos que ellos consideraban contrincantes cumplían a cabalidad la ley divina establecida y eran honestos y honrados al usar su propio talento para continuar la extensión de la vida en los universos y en cada galaxia visitada. Para la época 10 millones de años atrás Dios ya había creado a otras criaturas inferiores a los ángeles incluyendo a mortales terrícolas humanos en otros universos, galaxias y planetas entre miles de universos, animales, plantas y minerales. Cada criatura creada salió del polvo de la nada con soplo de vida pero el polvo también estaba clasificado en distintos materiales, al convertirse en materia al igual que los ángeles cada ser era igual por venir del mismo polvo distinto creado pero diferente porque el polvo y material provino de distintos y diferentes espacios y tiempos.


Había tres clases de ángeles principales, estos se diferenciaban de acuerdo al color, coeficiente y habilidad. Otras 7 clases de ángeles también se habían creado para armonizar cada universo, estos últimos nacieron  sin preocupaciones ni necesidades con el fin de apoyar decisiones de los principales y trabajar con cada célula creada y en aquellos lugares en donde no alcanzaba a llegar la luz y el resplandor del sol creado para cada galaxia pero en cada espacio de los universos ya había llegado la vida. Los ángeles inferiores eternamente serian felices, a estos se les creo sin coeficiente intelectual para que cada vida en ellos habitada no causara conflicto, jamás dudaran de su existencia porque no se les incluyo la razón. Dios aplico justicia para que se entendiera que todos son iguales pero diferentes. Estos ángeles inferiores eran los más numerosos, ocupando el 60% del total de criaturas angelicales creadas, estaban ubicados en gran número en diferentes universos y listos a empezar a dar evolución a la otra vida creada. Eran ángeles autosuficientes y no necesitarían agua ni aire para vivir por toda la eternidad porque desde su interior la llama vida hacia brotar agua, aire y vida en abundancia. Fueron creados para toda la eternidad, no tenían entre sus facultades ayudar a otros seres hasta tanto no recibieran autorización de los ángeles sobresalientes (superiores), que se habían creado para la distribución equitativa de los recursos y la estabilidad de toda la creación. Dios los llamo ángeles menores.


Entre los principales (superiores), ángeles  mayores estaban los plateados, eran encargados de la organización política y gobierno de todas las criaturas creadas en los universos, tenían dentro de sus deberes el control de las leyes cuánticas, químicas y físicas como la regulación de la energía en cada espacio habitado o deshabitado. Estos eran los más hermosos físicamente, irradiaban más luz y libres en su locomoción, únicos sobresalientes porque su campo de luz en cada uno de ellos alumbraba el universo y a distancia se les podía ver. El creador los había dotado de inteligencia para materializar nuevos planetas y universos. En sus viajes no requerían de carros o alas para trasportasen. Entre sus características estaba la de poseer sencillez y humildad en su ser, podían viajar a otros universos como visitantes. Fueron creados para engendrar y concebir nuevas criaturas en los planetas, galaxias y universos a donde llegaban. En su naturaleza física eran hermafroditas (doble sexo), que les permitía su auto procreación o auto concepción, creando nuevos machos o hembras en cada planeta visitado. Volaban a gran velocidad con silueta transparente, atravesaban murallas, muros y territorios blindados porque en si eran espíritus de luz que lograban disfrutar de la vida en éxtasis y hacían que otras criaturas creadas disfrutaran del amor y felicidad sin contra tiempo. El aire, gas, agua, tierra, fuego, tiempo, espacio y toda célula o solido creado, estaba sometido a su autoridad. Se les inyecto las facultades para crear nuevas especies de animales, plantas, minerales, gases, combustibles, aguas, fuegos, aires, tierras, piedras preciosas, polvos, rocas, arenas, ríos, mares, y sus filiales. Dios los considero los más puros dentro de la creación y eran los más cercanos a la perfección. El cuerpo de cada ángel plateado tenía medidas inexactas: 120 centímetros de pecho, 80 centímetros de cintura y 130 centímetros de cadera. 2.20 metros de altura y 120 kilos de peso. Su cabeza estaba conformada por ojos de color miel, nariz alargada, labios gruesos, no abultados en su sexo, cara redonda, cabello color oro rizado, pies y manos cortas, con derrier que no provocaba e incitaba a la procreación (eran planos). Eran ángeles gobernantes de los otros ángeles superiores e inferiores, trabajaban 12 horas diarias, estos fueron creados con la facultad para dormir 12 horas diarias y poder para pensar y razonar. Su frente era ancha de 60 centímetros, su cuerpo estaba blindado e impermeabilizado para llegar a cualquier universo y viajar años luz con rapidez.


Entre los mismos (superiores), principales o ángeles  mayores estaban los grises, eran criaturas bellas y frágiles, debían encargarse de escribir y redactar cada ley o norma que los plateados se ingeniaran, eran conocidos como ángeles escribas, controlaban libros, espacio, tiempo, cuentas, números de creados, números de criaturas creadas, numero de universos, galaxias y planetas, eran sexuados, algunos machos y otros hembras. Para procrear debían tener acto sexual con una pareja contraria y solo podían engendrar o concebir 7 hijos y/o hijas durante su eterna vida. Una tarea importante era aumentar el número de nuevos ángeles para poblar los universos. Dios creo primero los universos (materia), para luego engendrar y concebir la vida. El cuerpo de cada ángel gris tenía medidas exactas: 90 centímetros de pecho, 60 centímetros de cintura y 90 centímetros de cadera. 2.00 metros de altura y 100 kilos de peso. Su cabeza estaba conformada por ojos de color negro azabache, nariz respingada, labios finos delgados, abultados en su sexo, cara alargada, cabello negro lacio sin crespos, pies y manos largas, con derrier que provocaba e incitaba a la procreación. Eran ángeles servidores de los ángeles plateados y trabajaban las 24 horas diarias sin dormir. La glándula del sueño no fue instalada en su genética para que trabajaran casi como maquinas al servicio de los universos bajo la obediencia a los ángeles plateados. Para salir de un planeta a otro o visitar un nuevo universo, debían solicitar permiso a los ángeles mayores plateados, se les nutrió de un escudo confeccionado de oro puro que los hacia invencibles y así cumplir cada misión y lograr vencer obstáculos propios de la creación. Sólo podían avanzar en años luz recorriendo distancias que debían ser autorizadas por el ángel mayor coordinador en cada misión. Siempre viajaban en pareja (macho y hembra), de dos en dos. Una de las características de los grises era su combustible, representado en alimentos sólidos y agua para la subsistencia que lo tomaban del polvo en donde se encontraran. Estos podían morir sino no había uno de estos componentes para su propia vida. Eran limitados en su locomoción y controlados en sus actos. Para tener sexo debían solicitar permiso a un ángel coordinador plateado no sin antes haberles autorizado la pareja de ángel femenino adecuado para los masculinos y ángel masculino adecuado para las femeninas.


Entre otros principales o ángeles mayores estaban los azules, con características propias para ejecutar y materializar inventos, llevar mensajería a todo el universo especialmente a escogidos para misiones especiales, a terrícolas mortales humanos en cada tierra dentro de los universos creados y tenían la facultad para comunicarse con los animales creados, plantas y minerales. El coeficiente intelectual de los ángeles  azules estaba el blindaje hecho en sus alas invisibles para protegerlos de agresiones y repeler ataques de otros ángeles también creados por otros dioses de otros mundos, universos, galaxias y planetas distantes de los universos divinos pero en frontera con el infinito creado por el otro infinito. Los ángeles azules fueron los únicos creados con alas, combustible tomado de células gravitacionales internas, locomoción controlada desde un centro intergaláctico en cada universo, grana para materializar objetos y cosas en cada espacio y tiempo. El presente, pasado y futuro fue insertado dentro de ellos para viajar en el tiempo como máquinas perfectas históricas comunicacionales. Se les anexo sonido, audio, cámara y palabra para la comunicación y transportación. La belleza física y hermosura fue puesta sobre su piel silueta. Podían tomar la figura de otros semejantes y no semejantes, su cabeza está dotada de cabello, frente, ojos, cejas, parpados, boca, dientes, labios, cuello y risa. Podían estar fuera del cielo de Dios, millones de años luz y nunca iban a morir ni envejecen (inmortales). Eran gigantes en su estatura y livianos en su cuerpo. Cada ángel azul viajaba acompañado de tres ángeles menores auxiliares. Los cuatro iban unidos y formaban una nave intergaláctica. Tenían poder para destrozar y destruir objetos inertes y desperdicios interplanetarios sin control que viajan por efectos de la gravedad de los otros cuerpos existentes. Eran seres asexuados y podían presentarse o aparecer con figura de macho o hembra. Al llegar a cualquiera de los planetas visitados o universos traspasados tomaban el color de acuerdo al color del polvo de la materia creada para ese espacio y tiempo. Estos podían reducir su tamaño y estatura para ingresar a cuevas o subterráneos creados. Su rápida locomoción se alimentaba de oro en polvo que toman del espacio creado o dentro de uno de los planetas. No ingerían agua (no la necesitan). Estos fueron creados con un sistema para auto producir oxígeno, nitrógeno, agua y otros químicos para ayudar a otros seres no angelicales creados en su vida. Los mortales terrícolas primarios en cada universo y planeta los llamaron “ángeles de la guarda”. Dios había creado a otros ángeles considerados inferiores y estos debían estar subordinados a los creados superiores para conservar el orden, obedecían con inteligencia sin ningún tipo de oposición a los jefes naturales porque en si la creación había nutrido de equilibrio la vida en los universos para cada ser aun entre ángeles.


La guerra la iniciaron los ángeles grises, se enfrentaron a los ángeles plateados con naves intergalácticas que un dios diferente les había enseñado a confeccionar con el polvo creado por el “Excelso Dios”, lo mezclaban con el polvo de otros planetas que habían transportado los ángeles del dios no bueno. Un dios malo (habían varios), conquisto la mente de los grises y los enfrento al poder de los plateados. El Dios excelso, guardo silencio durante 17 mil años (tiempo tierra). El cielo estuvo bombardeado durante este tiempo de nueva oscuridad y silencio de ultratumba. El Hijo de Dios fue testigo de la barbarie de los grises, de cómo la ambición de los creados grises contradecía la santa herencia que llevaba cada célula creada en sus cuerpos. El cielo de Dios y guardianes en cada planeta que rodeaban el extenso territorio, escucharon los gritos de guerra. Los plateados siempre vencían a los grises a pesar que estos se habían unido a los ángeles del dios malo de los otros universos. Se afirmaba en el cielo que los ángeles grises habían visitado a mortales terrícolas humanos en varias tierras existentes sin el permiso de los ángeles plateados. Que allí en otros espacios alejados del cielo habían establecido su reino, que ellos habían copulado con las hijas de los mortales terrícolas humanos de ese mundo y los ángeles mujeres también habían copulado con varones entre los mortales terrícolas humanos. El gran consultorio justiciero del cielo tenía pruebas para afirmar que los grises junto a los ángeles demonios habían lesionado la mente a varios grupos de mortales terrícolas humanos, que ángeles grises masculinos habían mantenido sexo con jóvenes varones mortales terrícolas humanos y ángeles femeninos habían hecho lo mismo con hijas jóvenes de los mortales terrícolas humanos. Allí nació el homosexualismo de unos por los unos y de otras por las otras.

El último día del año 3000 antes de bajar el Hijo de Dios a la tierra, la espada de Dios fue levantada y extermino al 90% de los ángeles grises. Sus cuerpos convertidos en polvo y ceniza, fueron lanzados a un profundo pozo dentro del agujero negro en la galaxia Andrómeda para que viajaran a otro universo como desperdicio y material no reciclable. El 90% de los ángeles grises fueron destruidos y desintegrados de la faz del cielo y santuario santo de Dios, estos jamás volvieron a tener cuerpo o vida, su materia serviría para que la gravedad de otros universos entendiera que la bondad, misericordia y paciencia del Dios Bueno tenía ya un límite. El 10% restante de esos grises que por misericordia quedaron vivos, fueron futuros líderes que empezaron injustamente otras guerras contra la creación y la desobediencia a los ángeles plateados.  A estos los encerraron con cadenas de plata a un abismo al final de la frontera dentro del mismo infinito reino de Dios, en frontera con la sombra que deja el infinito de los universos de los otros dioses que forman las dos sombras de la luz y la otra tercera luz. Mientras Dios tomo la decisión correcta para no desintegrar del todo la organización de la creación, los grises sobrevivientes estarían presos y sin libertad por un tiempo indicado por la corte celestial. Inicialmente el tribunal justiciero decidió que estarían allí por doscientos mil años consecutivos. Dios no podía destruir a todos los seres creados para no enfrentar a las mismas leyes y dejo parte de los seres creados para que el final estuviera en balance con la justicia, él debía tomar una alternativa correcta y perfecta para no crear una guerra con la luz creada por su majestuosidad. El Dios excelso, destruyo el 90% de los ángeles  grises, significo que el 10% restante de grises volvería a empezar su naturaleza con algunos cambios que se deberían acomodar e introducir al nuevo estilo de vida en el nuevo suelo que ellos indicarían al lado de Dios como jefe supremo de la creación en la época señalada de la sentencia.


El último día del año 1000 antes de bajar el Hijo de Dios a la tierra, el tribunal justiciero del cielo dio la orden de sacar a los detenidos ángeles grises de abismo y se presentaron al Tribunal de Dios en esas horas de incertidumbre para los no libres. Había 700 mil ángeles grises esperando la condena cada uno con su sexo (macho y hembra). No lograron reproducirse porque estuvieron separados por jaulas individuales, separadas por centésimas de año luz en el espacio carcelario. No fue difícil la decisión que a través del tiempo fue estudiada por la sabiduría del creador. Una palabra de Dios bastaba para que todos cumplieran el mandato de la nueva dimensión y vida de los ángeles grises. 


El tribunal leyó la sentencia frente a todo el conglomerado que los habían reunido aun atados con cadenas de plata a rocas alargadas que estaban apostadas dentro de un planeta al occidente de la galaxia Andrómeda. Un arcángel consejero del Tribunal fue el encargado de leer la proclama libertaria condicionada y así se estipulo el edicto:


1.      Ustedes ángeles grises vivirán fuera del cielo de Dios durante 3018 años.

2.      Serán enviados en grupos de 700, a 1.000 planetas tierras existentes en distintos universos.

3.      Cada grupo de 700 ángeles grises llegara a una tierra y haremos divisiones de 7 como subgrupos.

4.       Cada subgrupo de 7, tendrá un líder y ese hará una función política que debe obedecer hasta el último minuto de existencia.

5.      Entre cada subgrupo habrá un grupo de 7, que serán los más importantes.

6.      Todos deberán reportarse diariamente en subgrupos a los sobresalientes.

7.      Dios ha autorizado ponerles alas visibles, garras y pico devorador.

Nota: No volverán a pronunciar palabra alguna y solo se comunicaran entre vosotros por ruidos escabrosos. Ningún animal terrícola o humano mortal, podrá comer vuestra carne al morir y cada polvo al morir se convertirá en arena y piedra. Ustedes desde hoy morirán y deben recordar diariamente las siguientes normas:

1.Cada uno de los ángeles grises entre los 100 subgrupos, individualmente vivirán 25 años de vida terrícola.

2.  A partir de hoy serán convertidos en cuervos negros, aves que volaran a poca distancia y que deben estar sometidos a las arbitrariedades, imprudencias e injusticias de los terrícolas humanos mortales a donde llegaren.

3.  Desde ahora se alimentarán de carroña, esqueletos y cadáveres en descomposición.

4.  Entre cada grupo de 7, uno será humano terrícola mortal y ocupara el puesto de rey y gobernante.

 5.  El cuervo negro (ángel gris), que tome el mando del subgrupo será de color blanco, los otros dirán: “El Rey es el cuervo Blanco”.

6.  Los cuervos blancos serán los únicos que pueden usar la palabra para la comunicación al convertirse en humanos mortales terrícolas con el cargo de rey.

7.  Los cuervos blancos duraran más de 25 años de vida y pueden llegar a 120 años de vida en la tierra escogida.

8. El subgrupo más importante estará ubicado en la parte occidental de cada tierra y tendrá a su lado 6 cuervos negros como sus auxiliares y asistentes.

9.  El cielo les acomodara un nuevo órgano para que entre ustedes se comuniquen telepáticamente.

10.  Hemos bautizado a los 6 cuervos servidores del principal subgrupo en cada tierra como: Munin, Bramwen, Thor, Hugine, Baldrick, y Gwyllum.

11.  Estos nombres han sido escogidos para que ustedes durante la nueva vida recuerden a los dioses demonios que les tergiversaron la verdad de Dios.

12.  Ustedes los 6 cuervos negros más importante en cada tierra, serán alimentados por los humanos terrícolas mortales bajo comida y bebida ejemplar de demonios.

13.  Los 6 cuervos negros más importantes del subgrupo en cada tierra vivirán en una “Torre Blanca”.

14.  Todos los 700 mil ángeles negros regresan de nuevo al cielo de Dios en el año 2048 desde cada tierra escogida para pagar la condena.

15. El cuervo negro que haga las veces de cuervo blanco materializado como mortal terrícola humano y rey, debe morir antes de esa fecha y alistar el vuelo de regreso a quien les dio la vida y creación.

Leída este sentencia tomo la palabra el arcángel del amor y les dijo:

1. Cuando el Hijo de Dios llegue a la tierra en el año 0, para empezar el año 1, vosotros (cuervos blancos), aun no gobernaran la tierra de los mortales terrícolas.


2. Los cuervos blancos solo serán gobernantes en cada tierra a partir del año 600 (570 años después del asesinato y crucifixión del Hijo de Dios por manos de los mortales terrícolas humanos), en la tierra de Abraham, Moisés y Jacob.

3. En toda la tierra de Noé (así se ha distribuido por orden de Dios), estarán ubicados en subgrupos de cuervos negros con su cuervo blanco rey.

Los cuervos ángeles grises no cumplieron la sentencia y ahora tendrán que despedirse de las tierras antes del año 2020 después de Cristo.


Religious Persecution