13 may. 2009

VERDADES CONTRADICTORIAS

Cada vez que leemos el Nuevo Testamento y conocemos más de la vida de Cristo, nos convencemos que realmente es Jesús el verdadero Hijo de Dios. El nos dejó el legado de amor y paz que no hemos sido capaces de sembrar en la sociedad humana de siempre. Al conocer la vida de terrícolas mortales humanos que se nombran dentro del Antiguo Testamento, entendemos que esos no tienen nada que ver con la vida del Maestro Carpintero y menos con el amor y/o proyecto de paz que Jesucristo proclamó y defendió inclusive entregando su vida a los desalmados delincuentes. Afirmar que algunos eran y son del pueblo escogido nos debe obligar a leer, estudiar, analizar y escudriñar cada uno de los textos “sagrados” para entender que varios de los protagonistas no tuvieron nociones del verdadero Dios y se inventaron uno que fue sanguinario y cruel. Posiblemente esos hablaban directamente con Satanás y/o lanzaron al espacio social, normas que salieron de sus propios corazones y caprichos. Lo de ‘nación santa y escogida’ es algo muy diferente y no debe haber un solo asesinato o deseo de matar a otro terrícola dentro de la mente de uno de los humanos seleccionados para la obra excelsa. Si la nación nombrada es escogida como “pueblo santo de Dios”, todos los participantes deben ser ejemplo de pulcritud, rectitud y transparencia. Los escogidos por el verdadero Dios son hombres [mujeres y varones], que defienden la vida y desde su interior detestan la sola idea de matar o asesinar. Desde antes de crearse el mundo, cada galaxia y planeta, el Dios de amor y misericordia inyectó compasión y ternura a toda criatura viviente. Cuestionar la vida de muchos de los mencionados en el “Libro Sagrado”, debe ser una tarea para alguien que busca de Dios y que se nutre de la energía espiritual, directamente tomada del santuario del Rey del Universo.

¿A quien escuchó Moisés? ¿A Dios? ¿A Satanás? o ¿A sus caprichos? Para un Dios bueno: ¿Dónde están los excelsos hombres, entre los muertos asesinados o entre los asesinos? La acción de creer y tener fe, debe ir acompañada de un admirable testimonio. Podemos cometer errores y pecados antes de conocer a Dios pero aunque el hombre se arrepienta de su atropello no siempre verá la luz del Creador. Una vez se conoce a Dios dejamos el pecado y cada error y nos “convertimos” en guardianes del amor y en defensores de la vida con pulcritud y dignidad para todos y todas. El amor de Dios penetra nuestro corazón, mente y espíritu y nos hace criaturas nuevas. Hay un lavado espiritual de cada uno de nuestros órganos y hasta la piel se llena de luz y gozo. El hombre nuevo no comete nunca un pecado más. Para quienes han asesinado y masacrado la vida jamás habrá perdón del Señor de las Alturas. No podemos seguir inventando cuentos chinos porque el martillazo es más fuerte y el golpe más duradero. El escogido desde antes del seno materno está protegido para no cometer asesinatos o errores contra los otros humanos. Debemos admitir que hasta hace poco estamos conociendo del verdadero Dios y de la vida del Maestro Jesús. Creemos estar en un proceso de cambio y arrepentimiento sin haber participado de un solo asesinato. Lamentablemente el mismo proceso ha llegado cuando la vida se está extinguiendo y cuando el cuerpo con sus órganos no responde con la misma velocidad de nuestra juventud. Decimos lamentable porque no hicimos en el pasado lo que teníamos que haber materializado por los designios de Dios. Confesamos que también ayer pecamos. Ya no hay tiempo para sembrar nuevas semillas y escasea la energía amorosa para la cosecha. Si usted lee que en la vida de un varón o una mujer, hay un asesinato o que el mismo o la misma participaron de guerras, matando y asesinando a otros mortales terrícolas humanos, no se deje engañar. A ese no lo podemos llamar santo o santa. Si usted llama santo o santa a una persona asesina, usted también se hace cómplice del asesinato. Los libros y las palabras como el papel, aguantan toda leyenda. Las narraciones abundan por todas partes pero la verdad es eterna e inmutable. Los humanos asesinos se deben sacar de cualquier lista de santidad. Las religiones y las organizaciones terrenales humanas, pueden convertir en santo a un asesino pero sin la voluntad de Dios. De nada vale escribir la vida torcida de un pecador con laureles y lirios sí la verdad ante el Dios vivo y verdadero no se puede ocultar.

Detengámonos en Éxodo 2: “Le tocó ver como un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos. 12 Miró a uno y otro lado, y como no viera a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.” El texto se refiere a Moisés. Afirma sin titubeos que Moisés fue un asesino. El sabía que estaba infringiendo la ley terrenal y la de Dios y por eso escondió el cadáver del muerto. No creemos que un hombre de Dios se convierta en asesino de la noche a la mañana y/o en un abrir y cerrar de ojos. La historia de Moisés empieza con un gran interrogante: ¿Quiere Dios a los asesinos? Relata el texto sagrado que Moisés se casó con una de las hijas de un sacerdote de una tribu cercana al sitio en donde vivía Moisés. Un día “dice la leyenda”, mientras cuidaba las ovejas de su suegro sacerdote Jetró, Dios se le manifestó a través de una zarza ardiendo. “La zarza no se consumía.” Moisés llegó al mundo cuando los israelitas eran esclavos de Egipto y pasaban necesidades. Los hebreos eran discriminados, humillados, explotados y maltratados. El imperio egipcio fue protagonista de injusticias contra los connacionales de Moisés. Ahora vienen nuevos interrogantes: ¿Era Jetró sacerdote de Dios o de una tribu de la región? ¿Se arrepintió Moisés de haber asesinado al egipcio? ¿Jesús de Nazaret vino de esa misma descendencia y ascendencia? ¿No sería Jesucristo el Dios que ni ellos mismos imaginaron y el mismo que siempre desconocieron? ¿Acomodaría alguien con particulares intereses la historia de Jesús el verdadero Hijo de Dios con la historia del pueblo hebreo? Al parecer Moisés se las ingenió para organizar también el grupo de sus propios sacerdotes. Lo cierto es que los sacerdotes de Moisés eran muy diferentes a los otros sacerdotes que ya existían y entre esos estaba un tal Jetró [suegro de Moisés]. Cada pueblo y tribu tenían sus propios sacerdotes pero entre ellos no había una confederación como la conocemos hoy en día. No se reunían con los de las otras tribus sino en forma particular y hasta individual. No todos los sacerdotes de ese tiempo esperaban la llegada de un Mesías. No todos alababan y adoraban al Dios verdadero. Algunos eran brujos, hechiceros y yerbateros. Estos últimos eran de cierta manera médicos que ayudaban a la salud de de los hijos e hijas de la tribu.

En el Capítulo 20 de Éxodo, Moisés lanza la primicia de los 10 Mandamientos. En el Versículo 13, dice “No matar (no mates).” Sin embargo a partir del Capítulo 21, Versículos 12 y siguientes el mismo Moisés afirma que su dios permite el asesinato. Hay allí escritas muchas leyes que son más de mortales terrícolas egoístas y mezquinos que de un verdadero Dios. Podemos leer que ya existían los mismos males y vicios de este siglo aunque no se nombra la cocaína ni el narcotráfico. Creemos que nuestra procedencia espiritual y física no viene del pueblo hebreo. Si de Cristo. No podemos seguir afirmando que “fuimos esclavos en Egipto” porque esa es una gran mentira. Somos distintos entre iguales. Los predicadores fanáticos y quienes usan el evangelio para atemorizar a los incautos creyentes y para robar el diezmo y sus dadivas, deben saber que esas cosas no son del Dios vivo sino de un dios extranjero. De otro planeta o galaxia. Seguramente predicamos al Dios vivo y vivimos con el dios muerto o con el mismo Gran Satán. Supuestamente Moisés sacó al pueblo de la esclavitud del imperio. Con esas normas tan severas y crueles que leemos, los esclavizó de nuevo, convirtiéndose Moisés en igual o peor a los egipcios. Leyes y normas que dejaron huella malsana y secuelas infernales en las mentes de sus generaciones. Las inquisiciones y las injusticias últimas son producto de esos enfermos descendientes. Todavía huele a azufre en algunos lugares del mundo. Nuestra casa puede estar infectada de azufre y no lo sabemos. Jesús el niño carpintero se salvó de nacer entre ellos. Dios envió sobre su madre la Virgen Maria el Espíritu Santo. José no es el papá biológico de Jesús y por fe creemos que es obra de Dios. No hay parentesco humano terrícola entre José y Jesús. Jesucristo es obra de otra y muy elevada naturaleza. Por eso hemos optado por el cambio. Con los mismos hubiera sido imposible sembrar nuevas cosas. Jesús hizo todo nuevo y hasta las conciencias de algunos fueron limpias a su paso. No todos entendieron en su época el gran misterio del carpintero Dios. Ninguno de los 12 escogidos como apóstoles y discípulos pertenecía a la clase clerical. Todos los llamados fueron simples y sencillos humanos terrícolas que estaban entre las clases mas desprotegidas y entre los menos beneficiados.

Conozcamos aquello que cuenta Números 15: “32 Cuando los israelitas estaban en el desierto, vieron a un hombre recogiendo leña un día Sábado. 33 Los que lo encontraron recogiendo leña lo llevaron a Moisés, a Aarón y a toda la comunidad. 34 Lo dejaron preso mientras tanto porque no se sabía lo que se haría con él. 35 ‘Entonces Yavé dijo a Moisés: A ese hombre hay que darle muerte. Toda la comunidad le lanzará piedras fuera del campamento’. 36 Toda la comunidad lo llevó fuera del campamento y le dieron muerte lanzándole piedras. Murió tal como Yavé se lo había ordenado a Moisés.” ¿Quien era realmente el dios Yavé a quien obedecía Moisés? No seria más bien la mente de Moisés quien elaboró la norma y de nuevo repitió la hazaña de asesino. Por consiguiente la comunidad se hizo asesina y la sangre del hombre aún cobra su deuda y clama justicia. Con un líder espiritual que autoriza matar a un inocente por recoger leña un sábado no se puede esperar que su congregación sea ejemplar en amor y justicia. Esa fue una comunidad llena de maldad y estaba extraviada. Jesús de Nazaret no usó a los sacerdotes de la época porque todos estaban en pecado. Esos traían en su maldita herencia, sangre inocente derramada por justos a la fuerza. Jesucristo para la misión escogió a muchos que no eran ministros de esas tribus. El Cristo de luz jamás uso la fuerza espiritual de los adoradores del altar de la época porque sabía que esos no eran escogidos por el Padre Dios para el cambio que aún se requiere. Sabemos que muchos de los hombres se limpiaron al unirse a Cristo y con él participaron del fruto del amor. Millones de hombres que traían la carga de pecado hoy cargan con Cristo la cruz y subirán al santo santuario. Creemos que muchos de los falsos sacerdotes se convirtieron a Cristo y su semilla como la del Hijo de Dios, se esparció sobre el orbe y hoy hace parte de la “gran comisión.”

Algunas normas parecieran elaboradas por Moisés y otras como si las hubiera dictado el espíritu de un dios diferente al vivido y enseñado por Jesús. La verdad se pierde cuando nos encontramos con otras reglas que producen desconfianza el actuar y su procedencia. Hubiera sido mejor para el hombre que estaba en el desierto recogiendo leña no haber pertenecido a esa tribu. Aún hoy en día nos debemos retirar inteligentemente de ciertas tribus. Observemos el texto de Deuteronomio 20: “10 Cuando te acerques a una ciudad para sitiarla, le propondrás la paz. 11 Si ella te la acepta y te abre las puertas, toda la gente que en ella se encuentre, salvará su vida. Te pagaran impuestos y te servirán. 12 Si no acepta la paz que tú le propones y te declara la guerra, la sitiarás. 13 Y cuando Yavé, tu Dios, la entregue en tus manos pasaras a cuchillo a todos los varones. 14 pero las mujeres y niños, el ganado y las demás cosas que en ella encuentres, serán tu botín y comerás de los despojos de tus enemigos que Yavé te haya entregado.” Mas adelante el mismo texto escribe: 16 En cambio no dejará a nadie con vida en las ciudades que Yavé te de en herencia, 17 sino que las destruirás conforme a la ley del anatema…”. Fue un pueblo o tribu que se preparó con crueles normas para asesinos y psicópatas. Preferimos ser de Cristo que de esa gente. Una vez más se confirma que se hablaba de otro dios. Ese que daba esas normas era un dios extranjero y estaba equivocado. No era el Dios vivo sino un dios muerto y para muertos vivientes. Ahora entendemos porque los sacerdotes del imperio romano-hebreo nunca fueron de Cristo. Ellos asesinaron con sus gritos y persecuciones apestosas al Cristo de Belem. Los códigos que leemos invitan a oficializar y a legalizar las invasiones. Ninguna invasión es del Dios verdadero. El Dios vivo respeta la autonomía de las ciudades, pueblos y naciones. La autodeterminación y soberanía de los países es entregada por amor por el Dios vivo y verdadero. Los verdaderos sacerdotes de Dios hacen respetar la soberanía de las naciones y pueblos. Dios ama la libertad y creo al mundo y al hombre en libertad y para la libertad. “Hijitos míos: Que nada os haga manchar el espíritu de pecado. Permaneced limpios respetando la sana ley y la perfecta armonía de todos y de todas. Ojo con matar. Si eres un asesino o promotor de asesinatos o masacres no verás la luz del Dios vivo y verdadero.”

Al morir Moisés, cuenta el sagrado Libro, que Josué fue el sucesor del cargo y heredó la misión. Conozcamos algunas de las acciones terribles, demenciales y macabras que ejecutó el sucesor de Moisés. Leamos una sola para no herir la paz que viene de Dios, “la toma de la ciudad de Jericó”, Capítulo 6 de Josué: “20 El pueblo lanzó entonces el grito de guerra y resonó la trompeta. Apenas oyó el pueblo el sonido de la trompeta, lanzó el gran grito de guerra y la muralla se derrumbó. El pueblo entró en la ciudad, cada uno por el lugar que tenía al frente y se apoderaron de la ciudad. 21 Siguiendo el anatema, se masacró a todo lo que vivía en la ciudad: hombres y mujeres, niños y viejos, incluso a los bueyes, corderos y burros.” Nos imaginamos que la muralla de la ciudad era de barro cocido y que no resistió el grito de la cantidad de gente que marchaba a su alrededor. La escena es repelente para los verdaderos hombres de fe. Los seguidores de Cristo no podemos estar de acuerdo con semejante relato. Es de cierta manera esa hazaña y otras de Josué, una brutalidad humana. Josué es un asesino en potencia y su pueblo recibió la voz del asesino y se volvió peor que él. Vemos como la gente obedece a ciegas la orden de un hombre malvado y enfermo. Josué estaba enfermo de la mente no hay otra explicación. El dios de Josué no era el mismo Dios de Jesús, de eso no hay duda. Nos han engañado. Nos han metido liebre por conejo y carne de rata por la de gallina. Jamás el Dios vivo y verdadero puede aceptar como excelso la estrategia extraviada del tal Josué. La forma tan cruel del episodio no la podemos aceptar sana a los ojos de Dios. El Yavé de Josué era otro dios. El dios de Josué estaba extraviado y llevaba azufre. Al parecer era un demonio. No puede ser el mismo Rey del Universo. El Dios vivo y verdadero ama y defiende la vida. Ahora entendemos porque hay ateos y no creyentes. Con esa dosis de historias tan sanguinarias nos quieren convencer que es el mismo Dios ayer, hoy y siempre. No es el mismo ser del que habla Jesús de Nazaret. Hay en Jesús un Dios verdadero que habla de amor y siembra paz. Un Dios que no invade ciudades ni naciones. Un Dios que no hiere con espada física sino con una espada espiritual el pecado. Una cosa es herir y matar el pecado y otra muy diferente matar la vida humana. Del dios de Josué debemos retirarnos y debemos orar profundamente para conocer al verdadero Dios.

Todos podemos estar en el lugar equivocado. Nuestro templo y casa pueden estar metidos dentro del azufre. Si nuestro corazón y mente está infectado de azufre es muy difícil que nuestros sentidos perciban el apestoso olor real del azufre. Debemos purificar nuestra Iglesia de hazañas de muerte y pecado. No debemos apoyar las guerras ni asesinatos vengan de donde provengan. Ningún asesino verá la luz de Dios. Todo grupo armado debe desaparecer de la faz de la tierra. La paz se construye sin militares y sin milicias. Al parecer la palabra “Yavé” no la debemos usar porque podemos estar pronunciando el nombre de una deidad infernal que nos conduce al pecado. La palabra Jehová es mas indicada aunque al nombre de Dios se incline todo ser viviente y rodilla. Los pueblos debemos regresar a Dios. El verdadero y real es Jesús: “Yo soy el camino la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino por Mí.”

6 may. 2009

EDUCACION RELIGIOSA

A través del tiempo la educación se ha convertido en arma peligrosa y en elemento de guerra. Cualquier ciudadano del mundo funda su propio edificio e inyecta con malvada astucia: Pensamiento, religión, politica, estirpe, clasismo, intereses y otros posibles perversos males. Hasta escogen el color del uniforme y distintivos, que los seguidores y asistidores a la misma deben portar para su representación teatral en la escena explotadora. Los mas discriminatorios, racistas, clasistas e inhumanos, son los entes o instituciones educativas fundadas por grupos, organizaciones y/o personas religiosas. Los mortales terrícolas humanos pobres del mundo, jamás ingresan como estudiantes a un entidad regentada por religiosos. Estas son creadas con el propósito de formar a las clases mas pudientes económicamente del lugar.

Aquellas escuelas, colegios y universidades materializadas por religiosos para establecer proyectos educativos en los “sectores marginados, ” se construyen en las barriadas de las ciudades o en terrenos en donde ni siquiera las mulas o asnos se amañan. Los estudiantes adinerados humillan a los sectores pobres y populares. En la vida y accionar del movimiento estudiantil nunca se han buscado encuentros entre ricos y pobres. Los mortales terrícolas de las clases altas se molestan con los otros grupos de desarropados. Los educadores de los entes educativos objetivados para los de prósperos recursos económicos, se creen de mejor familia. Esos piensan que en vez de sangre roja escarlata, corre por sus venas un genio con sangre real dorada, inventada por imaginaciones pervertidas y abstractas irreales. Cuando logremos aterrizar la verdadera religión en el planeta tierra, la misma desintegrará las clases sociales y establecerá el amor y equilibrio social con equidad. Primará la frase: Distintos entre iguales con bienestar.

La falsa politica y nefasta religión se ha usado sin ninguna regla humanistica y/o compasiva. Estos dos estilos del pensamiento, han creado divisiones y barreras aún en personas de la misma familia. Los líderes religiosos cada día lo único que logran hacer crecer es su propio estómago de no hacer nada productivo. Gobernantes y líderes religiosos masacran y asesinan a sus opositores y persiguen a quienes nada poseen porque todo ha sido usurpado por los escúalidos. Quienes no sean del movimiento religioso y del mismo partido político, es desaparecido y muchos cuerpos vivos de humanos pasan por motosierras inquisidoras. A la casa de los pobres e indefensos opositores llega un sicario mercenario contratado para matar. Por lo general logran disparar sus armas contra aquellos que están desarmados. Ni siquiera tienen el valor de enfrentarse entre iguales ametralladorados.

Se requieren cambios urgentes en las organizaciones educacionales. La enseñanza está en la sala de cirugía. La pedagogía en cuidados intensivos. Se le aplican con cierta diplomacia cínica: Primeros auxilios desimulados. Se debe retirar la educación religiosa y política de las asignaturas curriculares o pensun académico de los mismos programas. La ciencia de la educación religiosa y la ciencia de la educación política, deben separarse de las otras asignaturas y disciplinas. Estas se deben impartir en escuelas, seminarios y universidades expecíficas para el estudio y especialización de estas dos formas del saber y para los interesados de las filas que siguen. Quienes ingresen a conocer la historia y la praxis del conocimiento de fe y creencia, deben ser personas adultas, mayores y mayoras de 18 años de edad. Los niños y jóvenes menores de 18 años no deben recibir ninguna clase de adiestramiento religioso o político. Los catecismos y las doctrinas de fe deben ser para adultos en libertad y con libertad. El hombre en libertad debe respetar la inocencia del infante y la pureza sabia del pensamiento joven puberil.

Los cultos y las ceremonias religiosas y/o políticas, se deben ejecutar en edificios construidos exclusivamente para tales menesteres. Tanto la religión como la política son escremento para personas menores de edad. No así la excelsa espiritualidad. Cuando Dios escoge un mensaje para comunicarlo a un grupo en especial o para una sociedad particular, lo hace a través de un adulto responsable. Este debe ser modelo de varón o mujer a seguir. Nos han engañado con leyendas, historias y cuentos. Han colocado de protagonistas a los niños y niñas como si fueran una telenovela. Sólo son montajes para comercializar un producto cuyo interés está en la mente de una persona o de un fanático. “Es bueno el culantro pero no tanto.” El Demonio se viste de blanco para aparentar santidad y lanza rayos postizos de luz para hacer creer que es oro, diamantes o milagros. La ropa y los distintivos clericales se han utilizado para atemorizar y sembrar complejos, falsas ilusiones y esperanzas vanas en las mentes de los débiles. Se estafa con la fe y creencia. Ninguna organización religiosa debe enviar personas de casa en casa. Los gobiernos y legisladores, deben crear leyes que prohiban esta infame y nefasta costumbre moderna de ingresar a las viviendas con alienaciones de muerte. Los elegidos de Dios no deben preocuparse por hacer adeptos sino por dar excelente ejemplo de rectitud, amor y servicio a los otros mortales terrícolas humanos. Los montajes de predicación y llenar estadios o teatros es estrategia de los estafadores modernos para comprar suntuosidades y para andanzas mundanas.

No nos dejemos engañar de esos que andan con la “Santa Biblia” o libro sagrado debajo del brazo. Dicen representar a una “santa Iglesia” y hasta se acuestan con mujeres y/o varones casados y creen estar obrando el bien con rectitud. Esos no pueden vivir sin sexualizar sus manías. Algunos de esas y esos farsantes no pueden dormir sino tienen sexo antes de ir a la cama a conciliar el sueño. Tener sexo con amor y decoro no es pecado entre adultos responsables. Todo movimiento y acción en la vida del humano se debe controlar. Hasta los irracionales saben que la energía brillante no se le debe entregar a cualquiera que pase por el camino o carretera.

Debemos afirmar que en el pasado todos cometimos errores garrafales porque los adultos de nuestra época eran mas pervertidos que todos los desviados juntos. Si aquello del pasado hubiera sido diáfano y transparente, el mal no hubiera llegado a nuestros días. Los hombres del pasado no fueron los mejores aunque nos hagan creer que esos eran santos. No hay santos en la tierra. Quienes hagan santos a los humanos mortales terrícolas después del tiempo de la Iglesia primitiva, están muy equivocados. Se deben desmontar las fábricas de santos. Recoger fondos y dinero para santificar a una humano muerto ofende al Dios vivo y verdadero. Llamar profeta a cualquier predicador o charlatan [varón o mujer], que use el micrófono para conferenciar o hablar de sus creencias y de su propia fe, es un acto perverso y se debe desintegrar.

Los templos deben ser para orar, reflexionar o para comunicarnos directamente con Dios. Cualquier lugar es bueno para comunicarnos con Dios en forma individual no en colectivo. Los estadios y teatros, deben ser para la recreación, arte y deporte del hombre. Quien facilite un estadio o teatro para una Iglesia u oración, peca dos, tres y hasta miles de veces. Usted no debe prestar su figura humana, para llenar los estadios de fanáticos y falsos predicadores. Esos sólo nos dan carroña, epidemias, pandemias y mugre. La mujer con uno o varios hijos y el varón con uno o varios hijos o hijas, debe por ejemplo a su descendencia permanecer solo en la vida si se ha separado del primer marido o pareja. Estos deben sacrificar su sexualidad por el futuro de sus retoños.

Lo contrario es casarse con una mujer o con un varon de acuerdo al sexo y que el escogido o escogida, no tenga compromisos matrimoniales con otro ser. Lesionar la convivencia de un matrimonio no es recto. Llevar amantes a la casa y acostarlos en la misma vivienda de los hijos, no es excelso a los ojos del Dios verdadero. Usted debe esperar por lo menos que el último de sus hijos pase los 18 años para contraer nuevo compromiso. Nos debemos casar por cualquier rito para sellar el pacto de amor. Quien bendice es Dios y no los hombres. Sólo los sacerdotes y los ministros del Altar, están en condiciones de solicitar al Dios vivo y verdadero bendiciones para la tierra y para cada mortal terrícola humano, animal, vegetal o planta.

Algunas instituciones abusan y colocan a la entrada o en los sitios especiales de la institución, frases del caudillo o del santo del momento. También construyen estatuas o esculturas del mencionado mortal. Eso es atraso y se debe evitar. La civilización e investigación tambien exige respeto por la disciplina interdisciplinaria. Los directivos de esas instituciones creen estar alabando al Dios único y verdadero y terminan venerando ídolos, matachos o simplemente siguen la senda del Gran Satán. A veces son más fanáticos los ateos que los mismos creyentes.

Algunos ateos hablan con resentimientos en su corazón. Todo resentimiento debe desaperecer del corazón del ateo y/o creyente, para hablar con sus semejantes. La pedofilia y los abusos sexuales y sobre el mismo pensamiento a menores y menoras de edad, se ha dado en la sociedad, porque permitimos que adultos pervertidos y desviados se comuniquen bajo nuestra aprobación con los infantes. Las edades deben separarse entre los profesores para que puedan acercarse a los infantes con mejor seguridad. Podríamos elaborar una tabla de edades para que los adultos puedan ejercer la docencia entre los menores y de la misma edad.

Niños y niñas entre los 4 y 10 años, deben tener educadores especializados entre los 18 y 28 años de edad. Infantes entre los 10 años y/o los 15 de edad, deben tener en lo posible profesores entre los 28 y 35 años de edad. Jovenes entre los 15 y los 18 años de edad deben tener educadores entre los 35 y 40 años de edad. Los infantes deben recrear sus mentes al lado de gente joven y fresca. El educador que ya pase de los 40 años en su edad, debe ir a trabajar con adultos mayores de 18 con programas no formales. A todos los profesores, el estado y la misma sociedad los debe evaluar. Antes de enviar un hjo o hija a un establecimiento educativo, los padres de familia y/o los tutores, deben saber que clase de gente está al frente de la institución.

Se debe exigir la cancelación de las materias religiosas o políticas de la carga académica en todos los plantesles educativos del mundo. Aunque un anciano es un ejemplo para los menores de edad no lo es en su acercamiento dentro de la enseñanza-aprendizaje. Si los ancianos son de la familia del menor de edad no deben reemplazar a los verdaderos padres del niño o niña. Los abuelos deben ser abuelos y nada más. Los ancianos profesores deben gozar de su descanso obligatorio remunerado como vacaciones después de los 60. Los gobiernos deben crear formas útiles para que los educadores mayores de 65 años, pasen a otro lugar menos a las aulas de clase.

Aunque no lo creamos y/o no lo aceptemos, la edad llega y debemos separar ciertas formas de la vida del anciano. Nadie quisiera llegar a viejo pero es una realidad que hasta la misma piel acepta y por eso se arruga. Ningun adulto debe someterse a cirugia plástica para aparentar juventud porque no sólo se engaña a si mismo sino que lesiona su cuerpo y cada órgano. Esos no resisten mas carga en la trajedia de la misma vida. Un obispo mayor de 60 años que imponga sus manos sobre la cabeza de un joven no transmite energía sino cansancio. El Espíritu Santo a veces no llega de manos trajinadas y llenas de muerte. Esta es una verdad. No debemos permitir que un viejo imponga sus manos sobre una cabeza joven.

Jesus de Nazaret hizo su misión hasta los 33 años. Si no lo hubieran asesinado el Divino Maestro, hubiera trabajado como humano hasta los 65 años. Aquellos grupos carismáticos que usan la oración y las manos para buscar salud y sabiduría, no deben dejar que los humanos mayores de 60 años impongan manos sobre los enfermos. Los hombres religiosos deben imponer sus manos hasta los 60 años de edad. También es una forma muy positiva para darle paso a las nuevas generaciones. Los viejos y ancianos debemos estar entre viejos y ancianos. Quien piense lo contrario está por fuera del equilibrio natural. Ningún anciano mayor de 65 años de edad, debe ser candidato a gobernante por elección popular.

Ningún ciudadano del mundo debe votar por un mortal terrícola humano mayor de 65 lustros cumplidos. Si por interés al dinero, un varon joven acepta el romance con una mujer mayor, se engaña la mujer y envejece la belleza del joven. Si es una mujer joven quien acepta las caricias de un abuelo por dinero o joyas, se engaña el viejo y envejece la lozanía de la joven. Aunque no lo queramos aceptar es mejor amar a las personas que estén dentro de nuestra generación. Cada 10 años hay una nueva y viene con otra forma de pensar. Todo pasa y lo más notorio son los años.

El descanso es necesario. A todos nos deben llegar las vacaciones. El turismo se debe promover más entre personas mayores de 65 y menores de 75 años. Quien se enamora de una persona mayor de 65 de edad debe ser de su misma generación. Debe saber que el adulto mayor está mas cerca a la muerte que un joven. También se mueren los jóvenes es cierto pero hay mas probabilidad que lo haga primero el anciano o anciana. Si usted se casa con una persona mayor, por recibir una pensión mensual o un segruo de vida, usted es un desgraciado o desgraciada. Su futuro será de interrogante e incierto. “Lo que por agua viene por agua se va.” No nos engañemos. “Los jóvenes con los jóvenes y los viejos con las viejas.” “Los pecados de la juventud se pagan con creces y sacrificios en la vejez.”

5 may. 2009

RELIGIOSOS Y OPORTUNISTAS

El diccionario define en castellano la palabra “oportunista”: “Individuo que ejecuta un hecho o una acción en forma premeditada, valiéndose inclusive de estafas, mentiras y engaños, cuando las circunstancias y el tiempo, son convenientes para sus propios intereses. El obtiene ganancias o simplemente aparece frente a los otros hombres o grupos humanos, como el héroe de un acontecimiento que otro semejante inició en el pasado. Este roba y tergiversa el hecho real y la fecha de los mismos acontecimientos y cambia la verdad de los resultados que se dieron al comienzo del suceso tangible. Hasta ése se creé el protagonista del hecho verdadero o del montaje orquestado como farsa.” Entre las personas que a si mismos se conocen como religiosos, esta verdad aparece a la vista y para un oportunista siempre habrá mansos, mensos e incautos seguidores.

La Iglesia de Roma, sabe que no se debe usar la expresión “padre” cuando de denominar a un varón religioso se trata o para diferenciar el oficio del creyente u hombre de fe, de otra labor o condición social. Históricamente los pueblos y las naciones cambian cada día pero la palabra “padre” por error y equivocación se sigue usando, lesionado el libro bíblico sagrado. Los grupos y personas religiosas que no están dentro de las listas del vaticano o que se han retirado de esa organización, no se deben dejar llamar a si mismos con el vocablo: “padre”. Hay en sí muchos términos que podemos usar para no caer en la trampa de llamar ‘Padre’ a alguien que no ha engendrado seres especiales, espíritus o Ángeles. Aunque el humano puede haber repartido el semen de su propia semilla, su actitud ni es la de padre y menos si no ha registrado a uno de sus hijos ante Dios y frente a la sociedad. Ningún ser terrícola humano mortal es “padre” porque no es espíritu puro”. Somos carne y espíritu. La espiritualidad jamás es manejada o controlada por un ser humano terrícola mortal. Lo espiritual es intangible. Siempre el hecho espiritual estará sometido a un ser espíritu o a una entidad invisible y como tal es superior. Jesús de Nazaret, cuando hablaba de “Mi Padre” lo hacia siempre mirando a las alturas. Quienes lo acompañaban sabían que ese ser era un espíritu de lo alto y que tenía su propio santuario en un lugar desconocido. No debemos usar la Palabra: “santo padre” para referirnos a un mortal, porque es una burla, maña y engaño a las cosas de Dios y al mundo de los espíritus.

Algunos grupos cristianos no romanos, usan la expresión padre, para robar los feligreses que van a misa y al culto a los templos romanos o para aparecer ante los otros camuflados como si sirvieran o pertenecieran a Roma. Esa actitud no es lícita y se es cómplice de maltrato a la palabra de Dios y es una estrategia abusiva doblemente contra Dios y contra la organización social de Roma. Es importante que esa costumbre la empecemos a cambiar en forma urgente. Simplemente cada varón religioso puede usar algunas de las palabras que el diccionario nos entrega como alternativa: Presbítero, reverendo, sacerdote, levita, ministro religioso, servidor del altar de Dios, representante de la Iglesia de Jesucristo, misionero, hermano y otras que cada grupo tendrá que ingeniar. Quienes no estamos con Roma, debemos ser muy sinceros al acercarnos a la gente y a las mismas comunidades. Nos debemos presentar como tales; “Anglicanos, presbiterianos, luteranos, independientes, ortodoxos, metodistas, wesleyanos, unitarios, trinitarios y otros muchos más. De hecho Jesucristo no le dio nombre a su Iglesia. Algunos grupos por herencia venimos de una situación particular universal denominada católico o católica. La verdad no somos católicos en sí sino cristianos. Es decir seguimos y creemos en Cristo. Quienes obedecen al Papa de Roma, deben decir simplemente soy un sacerdote o presbítero romano.

Leamos aquello que dice Mateo 23: “8 "Pero vosotros, no Seáis llamados Rabí; porque uno solo es vuestro Maestro, y todos vosotros sois hermanos. 9 Y no llaméis a nadie vuestro Padre en la tierra, porque vuestro Padre que Está en los cielos es uno solo. 10 Ni os llaméis Guía, porque vuestro Guía es uno solo, el Cristo. 11 Pero el que es mayor entre vosotros Será vuestro siervo; 12 porque el que se enaltece Será humillado, y el que se humilla Será enaltecido. 13 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Cerráis el reino de los cielos delante de los hombres. Pues vosotros no Entráis, ni Dejáis entrar a los que Están entrando. 14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Devoráis las casas de viudas y como pretexto hacéis largas oraciones. ¡Por esto recibiréis mayor Condenación! 15 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque recorréis mar y tierra para hacer un solo prosélito; y cuando lo Lográis, le hacéis un hijo del infierno dos veces Más que vosotros. 16 "¡Ay de vosotros, Guías ciegos! Pues Decís: 'Si uno jura por el santuario, no significa nada; pero si jura por el oro del santuario, queda bajo Obligación.' 17 ¡Necios y ciegos! ¿Cuál es Más importante: el oro o el santuario que santifica al oro? 18 O Decís: 'Si uno jura por el altar, no significa nada; pero si jura por la ofrenda que Está sobre el altar, queda bajo Obligación.' 19 ¡Ciegos! ¿Cuál es Más importante: la ofrenda o el altar que santifica a la ofrenda? 20 Por tanto, el que jura por el altar, jura por el altar y por todo lo que Está sobre él. 21 Y el que jura por el santuario, jura por el santuario y por aquel que habita en él. 22 Y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que Está sentado sobre él. 23 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Entregáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino; pero habéis omitido lo Más importante de la ley, a saber, el juicio, la misericordia y la fe. Era necesario hacer estas cosas sin omitir aquéllas. 24 ¡Guías ciegos, que Coláis el mosquito pero Tragáis el camello! 25 "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, Hipócritas! Porque Limpiáis lo de afuera del vaso o del plato, pero por dentro Están llenos de robo y de desenfreno. 26 ¡Fariseo ciego! ¡Limpia primero el interior del vaso para que también el exterior se haga limpio!”


Si usted no es amigo o hermano espiritual de quien inició la obra, usted no debe ir al lugar en donde el protagonista materializó el hecho real y el nacimiento de una Iglesia en particular. El primer paso es hacerse amigo y presentar disculpas si en el pasado, usted con su mal proceder ofendió al dueño del proyecto generador de la misión. Dios escoge a uno de sus hijos e hijas, para que de comienzo a una obra que va camino a la espiritualidad. Dios no selecciona a un grupo porque sería una catástrofe mayor. El grupo del escogido viene después y si está en Dios aumenta en sencillez y humildad. Si usted se las ingenia para llegar al sitio con promesas y dádivas sin consultar al dueño de la granja espiritual, usted es un oportunista. Los políticos lo llamarían malabarista y tránsfuga. No se entiende como una persona que supuestamente conoce de Dios, es capaz de mentir y de usar estrategias nefastas para conquistar un falso protagonismo. No debemos usar diplomas o pergaminos para ganar adeptos. Cada Iglesia debe tener su universidad y/o su seminario, para satisfacer la demanda de sus seguidores. Los otros no son de su rebaño. La entrega de diplomas a los misioneros y misioneras, debe ser en el tiempo indicado y cuando estén preparados los responsables para ameritar recibirlos. Las Iglesias y sus representantes, deben evitar recibir títulos de grupos que no han trabajado el proyecto y menos de aquellos que han lesionado la comunicación de Dios con el escogido y muy atentos con esos que han infringido hasta a la ley terrenal civil.

Los oportunistas son capaces de viajar y recorrer leguas y millas de distancias con tal de llegar al lugar donde el escogido por el Todopoderoso sembró la semilla. Son aves de mal agüero y de rapiña que vuelan con los recursos y con la fuerza de los otros y de los mismos escogidos. Si usted recibe un “diploma o título” de alguien que no estuvo en sus orígenes y que no participó del regalo intangible de la ciencia y la sabiduría, usted también es un farsante y un mentiroso y debe cambiar inmediatamente en busca de la verdad. Si desea corregir con amor y misericordia, usted debe devolver esos pergaminos y antes de ir a Dios, debe ir al hermano ofendido y presentar la ofrenda de la fidelidad y descargo. Un cartón o un documento por mas legal que parezca a los ojos de los inocentes, es una estafa que nos lleva a la muerte. Por error e ignorancia, habiendo tenido la oportunidad de avanzar, también nos condenamos. La fe verdadera y nuestra creencia, no requiere de pergaminos o títulos. Esos son basura que por equivocación llenan nuestras paredes y ensucian el alma que ha sido un regalo diáfano del Creador. La fe, misión y creencia, es un don intangible que sólo viene de Dios al igual que la sabiduría. Aunque Dios no escoge santos sino pecadores para la obra, él espera que todos busquemos la perfección y caminemos por la senda de la verdad hacia las alturas cambiando cada torcido que habita dentro de nuestra vida. El escogido es el responsable del nacimiento de cada misión y él es quien está autorizado por Dios para entregar documentos y/o solicitar sellos y firmas para presentar a las autoridades terrenales competentes.

Conozcamos lo que dice el convertido Pablo de Tarso en 1 Corintios 1: “18 Porque para los que se pierden, el mensaje de la cruz es locura; pero para nosotros que somos salvos, es poder de Dios. 19 Porque Está escrito: Destruiré la Sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20 ¿Dónde Está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de esta edad presente? ¿No es cierto que Dios ha transformado en locura la Sabiduría de este mundo? 21 Puesto que en la Sabiduría de Dios, el mundo no ha conocido a Dios mediante la Sabiduría, a Dios le Pareció bien salvar a los creyentes por la locura de la Predicación. 22 Porque los Judíos piden señales, y los griegos buscan Sabiduría; 23 pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: para los Judíos tropezadero, y para los gentiles locura. 24 Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la Sabiduría de Dios. 25 Porque lo necio de Dios es Más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es Más fuerte que los hombres. 26 Pues considerad, hermanos, vuestro llamamiento: No sois muchos sabios Según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. 27 Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte. 28 Dios ha elegido lo vil del mundo y lo menospreciado; lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte delante de Dios. 30 Por él Estáis vosotros en Cristo Jesús, a quien Dios hizo para nosotros Sabiduría, Justificación, Santificación y Redención; 31 para que, como Está escrito: El que se Gloría, Gloríese en el Señor”.


Existen hombres [mujeres y varones], vivarachos y vividores que viven a despensa de quien trabaja la verdad y en verdad. Esos son inferiores a los zánganos. Los animalitos que llamamos zánganos tienen también parte con el trabajo dentro de la obra y estos son más inteligentes. El final de varios de ellos es la muerte rápida. Los espías existen desde el comienzo de la vida del hombre en la tierra. Hoy el sistema virtual está contaminado de espías y por espías. El Messenger no es seguro y debemos tener mucho cuidado al usarlo. Espiar es moda en el siglo XXI y grandes consorcios se han destruido por causa de los espías. Los gobiernos débiles y quienes caminan por el fango de lo insano, graban conversaciones, siguen a los humanos, se meten en los sistemas virtuales de los E-mails y otros sucesos. Los enamorados y los amantes usan a los espías para seguir a la persona amada. No así los esposos. El casado no debe usar nunca esas formas mundanas que tergiversan el amor. Contratar a un detective o a un policía para seguir a un enamorado, es tarea de ineptos y mediocres. Cuando se ama la confianza es absoluta y no hay barreras para la felicidad. La persona celosa es amargosa y hay que ponerla a millas de distancias de nuestras vidas. No hay nada más peligroso y aburridor que un ser humano celoso. Los celos son para los involucionados. Cuando no se ama de corazón, nada conquista al amor. Las mujeres y los varones con ciertos encantos y curvas peligrosas, son usados por los humanos malos, para sacar información o para asesinar a los escogidos. Que nada turbe nuestro corazón. “Al mejor panadero se le queman los bizcochos. A su pan le puede resultar hongos.”

Si usted usa el “Messenger” o el sistema virtual del Internet, debe solicitar a los usuarios y a cada contacto que aparezcan en cámara Web en directo, con sonido, voz o audio incorporado. Si una persona coloca como fotografía, la pintura de un paisaje, icono o Iglesia, tenga mas cuidado aún. Los religiosos siempre debemos colocar la real fotografía de nuestro rostro, nuestra dirección, número telefónico y algunos datos adjuntos. El mundo moderno nos permite entrar en comunicación con todos los países del planeta. Debemos ser astutos y ágiles, para que nuestra comunicación no se lesione y/o llegue a malas manos y a personajes indeseables. Satanás tiene un ejército de espíritus trabajando en la red virtual. Hay demasiados mortales terrícolas humanos poseídos por demonios infernales, Ellos agarran al débil de fe. Usted debe mirar siempre la fotografía de quien dice ser religioso. Aunque el varón o la mujer religiosa aparezcan con una mirada seria, hay luz en su fotografía. Si usted no ve luz en la foto, ese es un demonio. Las falsas sonrisas se notan en las pinturas y fotografías. Observen desde hoy las fotografías de quienes se hacen llamar “patriarcas o algo parecido” y veremos luz u oscuridad. Toda fotografía real se presenta con el rostro del protagonista de frente. Así como Jesús de Nazaret viene por segunda vez del oriente, así también desde el oriente engaña el demonio con personajes de dudosa procedencia.


Cuando una persona sonríe en forma natural, su sonrisa es agradable y lanza al aire de los desprevenidos observadores más luz. Jesús de Nazaret es un ser de luz. Dios es un espíritu de Luz. El Gran Satán es un espíritu de oscuridad. Nosotros los humanos terrícolas mortales podemos afirmar que somos hombres de luz y podemos ser humanos de oscuridad. El refrán popular dice: “No todo lo que brilla es oro.” El oportunista quiere aparecer como un hombre y ser de luz pero no lo es. Es una farsa. Todo oportunista en un ser de caverna y oscuridad. Los amigos de la oscuridad viven eternamente en la caverna aunque traten de lanzar luz no llegan ni a electricidad. Los hombres escogidos por Dios para la excelsa obra, no debemos temer a Satanás ni a los humanos de la oscuridad. El escudo de Dios protege a hijos e hijas pero nadie debe dormir sobre ilusiones o fantasías. La oración es el arma poderosa que destruye la oscuridad y a cada diablo del Gran Satán. Orar sin descansar es taera fácil. No debemos caer en fanatismos que de igual forma conducen a la caverna azufrada. Es mejor huir de quien ofrece dádivas. Es mas sabio acercarnos a quien nos dará la vida eterna, así se desaten tormentas entre ateos y farsantes.

Conozcamos aquello que dice Eclesiástico 6: “Hay un mal que he visto debajo del sol y que es muy gravoso sobre el hombre. 2 Se da el caso de un hombre a quien Dios ha dado riquezas, posesiones y honra, y nada le falta de todo lo que desea. Pero Dios no le ha permitido comer de ello; Más bien, los extraños se lo comen. Esto es vanidad y penosa enfermedad. 3 Si un hombre engendra cien hijos y vive muchos años, de modo que los Días de sus años son numerosos, pero su alma no se sacia de sus bienes y ni aun recibe sepultura, digo yo que un abortivo es mejor que él. 4 Porque vino en vano y a las tinieblas se fue, y su nombre Quedará cubierto con tinieblas. 5 Aunque no vio el sol ni nada Conoció, Más sosiego tiene éste que aquél. 6 Aunque aquél viva mil años dos veces, sin gozar del bien, ¿no van todos a un mismo lugar? 7 Todo el duro trabajo del hombre es para su boca; y con todo eso, su alma no se sacia. 8 ¿Qué ventaja tiene el sabio sobre el necio? ¿Qué gana el pobre que sabe conducirse ante los Demás seres vivientes? 9 Mejor es lo que los ojos ven que el divagar del deseo. Sin embargo, esto también es vanidad y Aflicción de Espíritu. 10 El que existe ya ha recibido un nombre, y se sabe que es Sólo hombre y que no puede contender con quien es Más fuerte que él. 11 Cuando hay muchas palabras, éstas aumentan la vanidad. ¿Qué ventaja, pues, tiene el hombre? 12 Porque, ¿quién sabe lo que es mejor para el hombre durante los contados Días de su vana vida, los cuales él pasa como sombra? ¿Quién, pues, Declarará al hombre qué Habrá después de él debajo del sol?”.

Religious Persecution