17 feb. 2013

Habemus Papam (Anglicanos, Romanos u Ortodoxos)


-La Iglesia Romana cuyo máximo jefe o jerarca está representada por el Obispo de Roma (Papa), ha creído ser la única dueña de las palabras “Católico y/o Católica”, propietaria del cielo de Dios, de la espiritualidad de la humanidad, de la salvación de todas las almas creadas en cada planeta dentro de los universos existentes aunque ni siquiera entiende la vida dentro del planeta de las contradicciones porque viven en cavernas putrefactas de maldad y estafas. La Iglesia de Inglaterra así se llama -no usa en si las palabras “Anglicano y/o Anglicana” entre su razón social de existencia-, sin embargo cree tener poder magistral sobre la creación y vida. Algunos de ellos creen que por llevar la fe heredada de Gran Bretaña a través de sucesos contrarios a la sana doctrina, son los únicos dueños de la palabra anglicana o anglicano. Sus representantes no son hombres –mujeres y varones- de fe sino gente de negocios. La Iglesia conocida como “Ortodoxa” no es otra cosa diferente a una rama del cristianismo universal cuyos orígenes se remontan en esos países que no han sido los mejores modelos a seguir y que están lejos del bienestar que requiere la organización social y política de las naciones del mundo terrícola en descomposición y barbarie. 


Algunos usan ornamentos negros y mitras altas circulares portadas desde la antigüedad por esas culturas, creen ser los únicos cristianos verdaderos del planeta de los vejámenes, aparentan caminar como santos y sólo son otra de las estafas modernas de siempre. Leemos y escuchamos sandeces de quienes creen en esa forma como única, real y cercana al Dios verdadero, que ellos mismos han inventado para sus fechorías e inquisiciones de muerte. Esos tres grupos de "creyentes" llaman falsos a quienes están por la senda de la verdad y rectitud. Otros farsantes creen ser los dueños del diccionario de la lengua española o inglesa (y de otras), y hasta del mismo periodismo mentiroso que ellos han construido con la sangre de mártires, inocentes y justos. Esos se embrutecen cada día más al afirmar quienes son falsos y quienes son verdaderos herederos de la fe y de la creencia en Dios y/o en Jesús de Nazaret. 


Existen unos movimientos de clubes sociales que nacieron en Estados Unidos y Europa, paralelos al cristianismo verdadero, esos grupos nada tienen que ver con las palabras -Católico, Anglicano u Ortodoxo- sino con formas de vida contrarias a la verdad del pensamiento y evangelio del Cristo de Belem. Esos quieren aparentar ser ovejas y/o corderos y son lobos asustados con piel prestada de inmundicias y garras. Sus gestores siempre quisieron que los seguidores de ese estilo de vida, fueran hombres de negocios o ciudadanos con habilidad para el manejo de grupos sociales ymanipuladores de masas ignorantes, antes que humanos reales de fe, creyentes, rectos, probos y seguidores del mandato de Jesucristo. Los mismos grupos de supuestos creyentes han odiado a hispanos parlantes, afros descendientes y a otras culturas que ellos consideran inferiores, tercermundistas o entre minorías que según sus proyectos perversos desean exterminar de la tierra. En el pasado los mismos violentos embrutecidos creían que las otras razas no tenían alma. 


Por las venas de sus descendientes corre sangre violenta, oscura, racista y clasista. Esos son hábiles para los negocios, ventas con usura y estafa. Nada tienen que ver con caridad, compasión, misericordia, servicio, justicia vivida y enseñada por el Padre del amor. Quedan por fuera los otros actores de pantomimas y dramas de escenarios que usan para plasmar sus mañas y habilidades, engañando y robando el bolsillo de quienes trabajan. Establecen tarifas que los estafadores han llamado diezmos, ofrendas y donaciones. Hasta en teatros, plaza de mercado, parques, estadios o salones, organizan sus “cultos” de muerte. Esos mentirosos y farsantes creen que no se deben reunir con los otros grupos de cristianos y no cristianos porque se les “llevan los feligreses e incautos”, que ellos han educado como esclavos de cementerio y con libretos distorsionados como en el cine. La metodología de estos charlatanes está basada en miedo y terror para que paguen mensualmente su dinero al impostor ("como ofrenda"), que hace las veces de líder del negocio y estafa estiercolada. Esos rufianes hacen creer que la concubina de turno es santa y es ella quien con lista en mano cobra las cuentas del engaño mortis cada semana y aparece ella junto a la foto del estafador como la –esposa- del maleante- entre sus folios que presentan aun en los salones virtuales de la vagancia.


La renuncia del Papa Joseph Ratzinger (Benedicto XVI), demostró al mundo de los creyentes, no creyentes, cristianos y no cristianos, que el representante del “Habemus Papam”, no es escogido por el Espíritu Santo sino por hombres del común denominador, hambrientos de poder y sedientos de riquezas, que se aprovechan de la fe del pueblo de Dios para “hacer de las suyas” y sembrar diferencias entre inocentes y delincuentes. Sus torcidos caudillos hacen parte de quienes se robaron los privilegios y viven en mansiones y castillos construidos en el pasado con la sangre de mártires y el robo de los recursos naturales a otras naciones y del pillaje de quienes trabajaron y trabajan. 
Esos están y continúan equivocados porque siguen con el sonsonete de nombrar a ciertos ancianos cansados que aparentan santidad pero son caprichosos, retrógrados y hasta orates, para administrar el amor y servicio, con síndromes de monarquías inventadas por los tiranos y dictadores de la historia. En vez de servir a la Iglesia y al pueblo santo de Dios, sólo echan más leña podrida al fuego repleto de pecado, racismo, discriminación, clasismo  y mentiras entre falsos acusados. Dios esta clamando por una Iglesia verdadera, llena de amor, servicio, nada prepotente, lejos de soberbias y complejos de superioridad, con misericordia para todos los hijos e hijas de Dios, con sexualidad sana y recta, sin esconder el amor en los armarios de la historia y las piernas entre cobijas almidonadas con la sangre de atropellados y perseguidos. 


Para destruir la falsa Iglesia -La Gran Ramera- (Anglicanos, Romanos, Episcopales, Luteranos, Presbiterianos, Metodistas, Ortodoxos y miles de otros grupos), se puede sentar las bases santas con la participación de todas las denominaciones cristianas para sembrar la mejor semilla de Cristo y así poder diseñar una maqueta del verdadero cristianismo que nos llevará a gozar de paz, equilibrio social, bienestar con justicia para todos y todas y equidad, rumbo al cielo y resurrección, que prometió Jesús de Nazaret. Los grupos protestantes y fanáticos cristianos, también deben dejar cada capricho, la misma prepotencia y soberbia, de creerse escogidos a gerenciar en la eternidad, el cielo de Dios y la salvación de todos los hombres. Sus parcelas mentales deben condicionarse de nuevo con aire de verdad que provenga de las estrellas creadas y con dosis de rectitud entre sus falsas y mediocres interpretaciones bíblicas equivocadas. Lo primero a desintegrar como iglesia verdadera de Jesús de Nazaret, es el “Estado Político”, construido con base en una falsa connotación de la doctrina católica y cristiana, bajo el azote de caprichos de unos cuantos mortales terrícolas humanos que componen el poder terrenal vaticano como cúpula corrupta con vanidades. El vaticano no produce aquello que realmente debe lanzar al mundo una verdadera nación organizada como país, con una sociedad civilizada y pragmática: Mujeres y varones de bien, ropa, alimentos, minerales, profesionales, energía eléctrica, proyectos, iniciativas sociales, laboratorios, centros de investigación, colegios, escuelas, universidades, arte, creatividad, ciencia y otros tópicos, con un 100% de espiritualidad sana y transparente. El vaticano solo imprime estampas, sellos, imágenes, leyendas, dogmas, escritos de hombres, bulas mediocres, alcancías, novenas, listas de santos y santas,  rezos, calendarios, mentiras de apariciones, artistas de medio pelo, festividades y otros cachivaches con su fábrica de santos para cada día del año. Donde no hay lideres con la fe de ellos los inventan. Lo asesinan con la maquinaria militar y luego lo hacen santo para que se conviertan a la olla de sus remiendos sus victimas con sus recursos.


Todo desde el vaticano se vende al mejor postor como circo o mercado persa. Ser representante del “Estado Vaticano”, como diplomático, es una farsa, vergüenza y estafa. Los gobiernos corruptos de la tierra, le siguen comiendo cuento a la diplomacia vaticana sin escrúpulos porque son iguales o peores que ellos. Es vergonzoso que el dinero extraído de los bolsillos de los “pobres” creyentes y de impuestos injustos del fisco nacional sea utilizado para costear la vagancia de los representantes políticos del vaticano que se pasean como pavos reales por terrenos de inocentes. Esos estafadores nada tienen que ver con la iglesia que estuvo en la mente de Jesús el obrero carpintero. El Nazareno, sólo escogió a 12 pescadores nunca a “Nuncios Apostólicos”. Si el Espíritu de Dios logra entrar al vaticano en esta nueva oportunidad o en otra, posiblemente los nuevos representantes del papado, desintegrarán a todos los -nuncios apostólicos-, los pondrá a trabajar en situaciones de producción y los devolverá a cada país de nacimiento para que produzcan sin verguenza la justicia. El vaticano simplemente debe ser la casa madre de Jesús de Nazaret y la de sus seguidores y creyentes: Sencilla, pobre en suntuosidades pero rica en producción espiritual con ejemplo, rectitud espiritual y sin vagancia. Si no logran abrir la puerta al Espíritu Santo para que entre en cada corazón papal ahora, entonces los gobiernos progresistas deben expulsar de sus territorios a todos los -Nuncios Apostólicos- de sus naciones sin mediar palabra alguna. Si no lo hacen los gobiernos rectos del planeta tierra, lo debe hacer los pueblos rasos en cada nación con sus pobladores. Al igual que se hizo contra la monarquía francesa y rusa, esta vez sin violencia pero si ponerlos fuera de cada frontera (“Patitas a la frontera”). Que cada nuncio apostólico, regrese a su país original a trabajar en formas licitas y rectas. La santa Biblia y libros sagrados invitan a los humanos rectos a no matar la vida y a nunca destruir vida y/o bienes de la tierra creada. Casualmente la Iglesia de Roma perdió la “Gracia de Dios” al haber asesinado con la sangrienta inquisición, la vida de miles de inocentes y mártires que hoy claman desde el cielo del Todopoderoso su destrucción y/o transformación. Los ángeles de Dios después de los asesinatos cometidos por los representantes inquisidores de -Roma Vaticana- se retiraron de la tierra y hace mucho tiempo que no bajan al planeta de la barbarie por la misma podredumbre que dejaron los asesinatos de los verdaderos falsos sacerdotes.


La segunda tarea y muy importante, es la abolición de “Cardenales y del Colegio Cardenalicio”. El Nazareno no tuvo un colegio cardenalicio sino un colegio de sencillos y valientes pescadores. En nada se parece la maqueta original del Maestro de Belem al vaticano moderno. Los representantes de Roma están lejos de la “Casa de mi Padre Dios”. El Espíritu Santo no ha podido ingresar al vaticano hace más de 17 siglos. Los cardenales han tejido un poder político humano nauseabundo, están muy lejos del cielo de Dios y de sus mandamientos. Ellos se creen los poderosos de la tierra y están convencidos que la sabiduría de Dios está dentro de ellos. Se las han ingeniado para representar a una nación de papel y baratija. Un país llamado Vaticano, que sólo produce dolor de estomago y de cintura en quienes conocen la verdad que viene de Dios. “Yo soy la verdad y la vida nadie viene al Padre sino por Mi”. Si los cardenales estuvieran en Dios, seguramente la paz e igualdad estaría en todos los países donde se hace proselitismo romano vaticanista. Allí donde hay violencia, muerte y corrupción con desigualdad garrafal, existe un cardenal con su séquito de muerte. Juan  el Bautista les dijo: Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: "Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Venían a verlo de Jerusalén, de toda la Judea y de la región del Jordán. Y junto con confesar sus pecados, se hacían bautizar por Juan en el río Jordán. Juan vio que un grupo de fariseos y de saduceos habían venido donde él bautizaba, y les dijo: «Raza de víboras, ¿cómo van a pensar que escaparán del castigo que se les viene encima? Muestren los frutos de una sincera conversión, pues de nada les sirve decir: "Abrahán es nuestro padre". Yo les aseguro que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán aún de estas piedras. El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no da buen fruto, será cortado y arrojado al fuego.” No son servidores sino funcionarios. No son varones de fe sino representantes de una cúpula. No son sencillos y humildes sino que viven en la oscuridad con suntuosidades. No son rectos y probos sino que consumen las mismas cosas mundanas que al mundo llevan al abismo. No son caritativos sino que piden para ellos, sus familias y no dan de su propio bolsillo. No son compasivos sino que odian a quienes no se les inclinan. No son amorosos sino vengativos y viven de rencilla en rencilla. 



No son sinceros sino hipócritas y farsantes. Si hay conversión, en estos días veremos un papado sin cardenales ni palacios cardenalicios. Cada “palacio cardenalicio”, debe convertirse en plaza de mercado, en donde el pueblo de Dios ingrese a comprar alimentos a precios justos y equilibrados. Estos deben ser manejados en el futuro por grupos de cristianos creyentes sin importar que hagan parte del nuevo vaticano que se debe materializar y/o de los otros grupos que deben cambiar sus farsas en vida. Los cardenales deben pasar a vivir dentro de las parroquias de los pobres, trabajar como lo debe hacer un párroco santo, dedicado a extender el reino de Dios y su justicia en esta tierra creada para la igualdad y el bienestar de todos y de todas las criaturas creadas.



La tercera obra y la más maravillosa al soplar el Espíritu de la Verdad, es anular el celibato obligatorio que se le exige en forma equivocada a diáconos, sacerdotes y obispos, y dejar un celibato opcional para todos. Las mujeres amantes de los clérigos que las mantienen escondidas detrás del armario”, deben salir a la luz pública e inmediatamente casarse con esos que son los padres biológicos verdaderos de los hijos sin papás y que están en los “altares santos” como sacerdotes de Dios aun teniendo sexo a escondidas como el “gato y el ratón” sobre techos o escondites. Los hijos engendrados por los “clérigos del armario”, están sin registro en todos los países del mundo. Algunos niños y niñas, llevan el apellido de un varón inocente que cree que es el verdadero progenitor con convencimiento de confianza y algunas veces casado con esa mujer que adúltero o copuló con el presbítero de turno. La verdad brillará en las parroquias. Los hijos pródigos engendrados y concebidos en la vergüenza de la hipocresía, regresarán a sus verdaderos padres biológicos y a varias parroquias. Sus madres biológicas lanzarán al mundo la verdad, mostrarán la foto del amor humano y la fecha exacta del enamoramiento clerical entre sus días. Todos los varones y mujeres del mundo tienen derecho a experimentar su sexualidad sin crónicos tapujos, telebobelas de baratija, y/o farsas orquestadas de santidad y pureza. Clérigos y no clérigos son iguales y distintos entre diferencias de talento y habilidad. Todos los órganos del cuerpo humano funcionan igual para todos y todas y más si son de la misma especie. La verdad saldrá de las tinieblas, la rectitud y transparencia se impondrá frente a la doble moral de los representantes del falso cristianismo y de otros grupos cristianos que apestan con su hipocresía y estafa. “O todos en la cama o todos en el suelo”. Aquel clérigo que desee permanecer célibe (soltero), puede optar por ese estatus. Si los obispos optan por el celibato no lesionaría para nada el ministerio sacerdotal si lo cumplen en verdad y sino que también se casen. Aunque el estar célibe no es en si la perfección, si es un estado que se puede utilizar para plasmar la sencillez y humildad sin farsa. Vivir sin el accionar sexual, si es posible. En la Francia moderna han llamado a los verdaderos célibes los “asexuados”. Vivir amando a escondidas no es posible para la rectitud. El sexo es sagrado y el amor debe hacer parte de la rectitud. La castidad es un estado individual de conciencia. No debe existir una norma civil de ley o un código canónigo para regular la soltería como si fuera pecado amar o ejercer el derecho a la sexualidad. El sexo es santo porque fue creado para el amor y la continuidad de la raza humana en evolución.



El cuarto paradigma está en el cambio que debe generar la nueva Iglesia de Cristo desde el Vaticano, en la distribución de las riquezas. La Iglesia de Jesús Nazareno, debe bogar por un mundo sin ricos y sin pobres. Todas las hijas de Dios y todos los hijos del Creador, gozando de bienestar en iguales condiciones y oportunidades. Las delicias celestiales y materiales deben ser para todos y para todas repartiendo los privilegios en partes iguales sin revanchismos. La Iglesia verdadera debe destruir los privilegios. Debe llamar a la rectitud y honradez a quienes se robaron los privilegios para que los devuelvan. La frase que se impondrá será: Quienes se robaron los privilegios y las delicias, los deben devolver al estado civil, para que sean repartidos en partes iguales entre las inversiones sociales. Los clérigos representantes de Roma, Inglaterra y Medio Oriente, deben abrir sus escuelas, colegios y universidades también para los pobres para que todos logren en el futuro igualdad y felicidad. Los cristianos pobres no son admitidos por los clérigos romanos, ortodoxos y/o anglicanos. Sí es cierto que Jesús de Nazaret opto por los pobres entonces hay que seguir el ejemplo. El Vaticano y Canterbury, han optado por los ricos y sus negocios. No quiere decir que se debe odiar a los ricos pero sí se les debe hacer el correctivo desde el pupito y con documentos, ellos deben entregar sus riquezas al estado civil, para hacer inversión social con dignidad hacia los hijos e hijas de Dios en el planeta tierra. Todas las riquezas del vaticano deben ser entregadas al estado civil para que hagan inversiones sociales a favor de los desarropados y desarropadas. Aquellos edificios que no se requieren para el culto divino, deben entregarse al estado civil o/a cooperativas, para levantar desde esos inmuebles programas de vivienda social a favor de los necesitados sin hacer proselitismo político y/o religioso. Los clérigos deben si quieren libremente, participar de los programas sociales del estado civil. Los vasos sagrados y objetos personales de oro y plata, deben seguir en manos del vaticano y/o de los clérigos propietarios. Si hay exceso en objetos de oro y plata, se deben donar a las organizaciones sociales establecidas, para sembrar la semilla del bien común. Los terrenos que están en manos de clérigos o laicos creyentes, deben entregarse al estado civil, para programas de vivienda social, escuelas, hospitales, orfanatos, ancianatos, universidades y otros. Ningún creyente debe tener más de 10 hectáreas de tierra. Ningún cristiano debe poseer más de 10 hectáreas de terreno. Los gobiernos civiles deben entregar a cada familia creyente o no creyente 3, 5 y/ó 10 hectáreas de tierra para la producción y el disfrute de la vida. Jesús de Nazaret lo dijo muy diplomáticamente y en verdad al joven rico: “He aquí vino uno a él y le dijo: —Maestro, ¿qué cosa buena haré para tener la vida eterna? Él le dijo: — ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Hay Uno solo que es bueno. Pero si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: — ¿Cuáles? Jesús respondió: —No cometerás homicidio, no cometerás adulterio, no robarás, no dirás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: —Todo esto he guardado. ¿Qué más me falta? Le dijo Jesús: —Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes y dalo a los pobres; y tendrás tesoro en el cielo. Y ven; sígueme. Pero cuando el joven oyó la palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. Entonces Jesús dijo a sus discípulos: —De cierto os digo, que difícilmente entrará el rico en el reino de los cielos.” 



Los clérigos deben desocupar sus roperos y regalar la mejor ropa a quienes están desnudos. Las cuentas bancarias de los cristianos y clérigos, se deben desocupar y pasar a manos necesitadas. Muchas otras situaciones se deben plasmar. La misma Palabra de Dios, a través de la Santa Biblia nos exhorta: 33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. 34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; 36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. 37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. 41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. 46 E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” Según eso que hemos visto con nuestros ojos y de acuerdo al mandato de Jesús de Nazaret, todos los clérigos y cristianos irán a la izquierda, ninguno hace lo correcto ni cumple su santa palabra. 


“Mucho tilín y tilín, y poco de paletas”. “Muchas homilías y nada de obras. Ponen un huevo como la gallina y cacarean todo el día, algunos hasta llegada la media noche. “El cura predica y nunca aplica”. En este ejemplo bíblico de acuerdo a las parábolas del Maestro Nazareno, esos que se creen que tienen la verdadera fe  y escrituran “la salvación”, como si fuera una finca para parcelar, están más cerca del infierno de Satanás (Padre de la mentira), que de Dios (Padre de la verdad). “Por sus hechos los conoceréis”. Y si ejecutan hechos rectos y justos, todos se convertirán al Dios verdadero y seguirán el buen ejemplo de quienes predican el mensaje de Cristo. Predique, aplique, viva haciendo feliz a quien encuentre a su paso, en medio del respeto y decoro. “Ni mucho que alumbre al santo y nada que lo apague”. El hombre de hoy cree que está a la derecha de Dios y está es a la izquierda. Algunos creen que están a la izquierda de Dios y están a la derecha. Han llamado bueno a lo malo y a lo malo bueno. Han metido a los buenos a la izquierda y a los malos a la derecha sin embargo sólo el Todopoderoso sabe quiénes están a su derecha y quienes a su izquierda. Los santos verdaderos como modelo a seguir al estilo de Jesucristo despejaran cada duda a los equivocados de siempre. La renovación del cristianismo nos hará brillar en sencillez a la derecha verdadera despejando los privilegios y creando oportunidades de vida y bienestar para todos los vivientes hasta el fin del mundo. Los malvados y perversos derechistas tienen una gran oportunidad para heredar también el cielo de Dios.



El quinto lunar maligno de la Iglesia que cree ser la del Cristo verdadero, es con relación a la presencia de mujeres en el “santo altar” para ministrar lo sagrado bajo manos femeninas. Es un tema que desde 1963, la Iglesia de Inglaterra empezó a cultivar y que en el último sínodo no autorizó la consagración de la mujer como obispo u obispa. Sin embargo al parecer hay una contradicción en la praxis de la Iglesia de Inglaterra porque fueron ellos uno de los primeros grupos de cristianos, en ordenar a la mujer como Diaconas y/o Presbíteras. La santa Biblia dice que Jesús de Nazaret, sólo llamó a 12 varones pescadores. Es cierto y está escrito en la santa palabra.  Debemos orar a Dios para que a través del Espíritu Santo, nos de la fórmula para no equivocarnos. La misma Palabra de Dios”, afirma en su santo evangelio, que antes de partir Jesús de Nazaret (como hombre y Dios), de esta tierra creada, prometió enviar al Espíritu Santo. El Maestro carpintero cumplió su palabra y el Espíritu Santo se posó sobre los apóstoles como “lengua de fuego. Cada uno de ellos, empezó a tener ciertos poderes espirituales que se manifestaron en forma diferente e individual para cada uno. El Espíritu de Dios, hizo que los 11 apóstoles que habían quedado (al no estar con ellos Judas Iscariote), recibieran una nueva fuerza en Cristo. Desde entonces el Espíritu Santo, está trabajando la obra santa dentro de la Iglesia verdadera de Jesucristo. Al parecer también había muchas mujeres cuando “el Espíritu Santo” sopló el viento nuevo a la Iglesia y ellas recibieron el mismo poder de los varones escogidos. Si una mujer siente el llamado de Dios a servir como diácona, presbítera u obispa, la iglesia la debe apoyar, no la debe discriminar y nunca rechazar, confiando que es obra del Espíritu Santo que actuó sobre ella. Si es de Dios el llamado, la mujer cumplirá al igual que el varón la ministración de lo sagrado con la misma responsabilidad, fe y creencia. Si el Espíritu Santo toma a los mortales terrícolas humanos como instrumentos de amor, el sexo y género no es tenido en cuenta para la misión. Varón y mujer pueden ejecutar como instrumentos los milagros del creador a voluntad del Dios que todo lo puede. 



El Espíritu Santo ha dicho en visión en los últimos meses, que las mujeres si pueden participar de lo sagrado, están llamadas a trabajar como diáconas, sacerdotisas u obispas, para materializar la verdadera Iglesia de Cristo y la renovación espiritual que se requiere para estos últimos días. La Iglesia de cualquier grupo cristiano que este en Cristo, pueden optar por aceptar a la mujer dentro del ministerio sagrado, ordenado y/o consagrado. Nada lesiona la misión del evangelio de Cristo. Los grupos de Iglesias cristianas históricas pueden nombrar obispos varones misioneros para que se encarguen de trabajar conjuntamente con las mujeres llamadas al ministerio sacerdotal, con dignidad y respeto por lo sagrado, para ministrar el Altar de Dios. Si un grupo cristiano o una denominación tienen la convicción que el Espíritu Santo no sopló sobre este tema para aceptar a la mujer dentro de sus filas sacerdotales, el grupo no debe discriminar la acción del Espíritu Santo sobre el otro grupo y en la persona de la mujer en donde se hizo presente la chispa de luz de su resplandor. El Espíritu Santo y la fuerza de Dios, llegan siempre en forma individual por fe, y colectiva si se ora con rectitud y honestidad al Padre Dios que todo lo puede. En el reciente pasado, se pensó que  era un error aceptar el ministerio sacerdotal de la mujer en el Altar. Los grupos cristianos deben presentar disculpas a las mujeres que fueron llamadas a la obra de redención y que ciertas palabras o escritos las hayan ofendido. Los grupos cristianos como el católico romano que no han ordenado y/o consagrado a una mujer, no deben rechazar o discriminar a la mujer dentro de la Iglesia como sacerdote, por amor a la Iglesia de Cristo y a su grey. Si la Iglesia de Cristo en una de sus ramas, cree que no debe tener una mujer en el Altar, simplemente debe abrir su corazón y mente al Espíritu Santo y El mismo Espíritu Santo, le dirá como debe actuar y que camino debe seguir. La persecución ejercida por las organizaciones cristianas en contra de grupos de mujeres que lideran alternativas a favor de la espiritualidad y vida de la humanidad deben parar la altarfeminofobia sobre la mujer y sobre el sexo femenino.  El amor y servicio se debe aplicar con todos y todas en iguales proporciones. La castidad y pureza debe estar tanto en la mujer como en el varón sean solteros o casados. Nadie debe salirse de los mandatos de Dios y de su Hijo Jesucristo con accionar divino del Espíritu Santo si se considera cristiano y si proclama fe en Jesús de Nazaret. Que los varones se crean con más autoridad y poder sobre las mujeres es una forma cruel de discriminación. Que las mujeres se crean con más autoridad y poder sobre el varón es de igual manera aberrante. Si la Iglesia es de Dios, es Dios quien nos dice en espíritu el devenir de la Iglesia con relación a quien o a quienes manejan la ministración de lo sagrado dentro del ministerio sacerdotal. Es Dios quien llama al servicio o vocación. Que el mundo ateo no le siga gritando a la Iglesia Cristiana: “Ni prestan ni rajan”.



El sexto puesto para el cambio que se debe generar inmediatamente dentro de la Iglesia de Cristo, le corresponde al ecumenismo real que debe reinar sin cúpulas ni suntuosos campanarios, empezando con plasmar en verdad la praxis para la unión de todos los cristianos. Transformar el ecumenismo por un verdadero llamado a la unidad, rompiendo ataduras y dogmas enfermizos que han llevado a la Iglesia de Dios al caos con pérdida de fe, valores y acción divina sobre los creyentes. La palabra ecumenismo se cambiara por cristianismo (hermandad y fraternidad). Limpiar los pecados es no volver a caer en el error. Si el colegio cardenalicio sobra como mandato de Dios, el ecumenismo pragmático se debe convertir en una herramienta fraternal, caritativa y honesta para elegir al nuevo Papa (si no se logra con este nuevo se hará con el próximo si es que hay un próximo papa), con la participación de representantes de todos los grupos cristianos al conclave papal en su elección. Todos deben orar en grupo como una verdadera familia hasta que el Espíritu Santo, de el nombre de quien comandara la fe, el amor, servicio y creencia con praxis de caridad y compasión. Cada representante dirá el nombre que el Espíritu Santo de Dios, pondrá en su corazón y mente. El Espíritu Santo nunca se equivoca porque es el Espíritu de Dios, por consiguiente que todos los participantes dirán al unísono, el mismo nombre. Nadie hará proselitismo partidista, como hacen los politiqueros de turno sino que en forma diáfana el Espíritu Santo penetrará la mente, el espíritu y el corazón de todos y de cada uno de los participantes al verdadero conclave. 




Sería el mejor milagro y una muestra contundente contra ateos, agnósticos y contra el mismo Satanás, que ha querido con maldad destruir la Iglesia Santa de Dios. El Altísimo es un Dios vivo y es Espíritu puro, su palabra es verdad y allí actúa su Santo Espíritu. El mundo no requiere pruebas de la existencia de Dios sino ejemplos de vida para continuar en rectitud hasta el final de los tiempos. Así libremente los grupos de cristianos llegaran al vaticano. Todos los cristianos de buen corazón y creyentes en el mundo estarían en oración hasta que salga el “verdadero humo blanco”, de la chimenea física que está instalada en el vaticano para saber con exactitud que Dios vive entre nosotros con la participación de todas las denominaciones de Iglesias cristianas. Las otras religiones y los representantes de los otros dioses, sabrán que todos son llamados al redil de la verdad y que sólo hay un solo Dios verdadero a quien todos y todas, deben seguir en obediencia y rectitud. Los humanos terrícolas mortales se pueden equivocar pero no el Espíritu de Dios. La Iglesia verdadera debe dejarse conducir por el Espíritu de la verdad en la verdad. Una vez concluida la nueva elección del primado cristiano (primero entre iguales), todos los grupos cristianos trabajaran bajo sus orientaciones en sencillez y humildad. El rebano seria Uno en Dios, Uno en Jesucristo y Uno en el espíritu Santo. El Papa elegido tendría todo el respaldo de la Iglesia universal si esta bajo el verdadero cayado del Espíritu Santo. Todos y todas obedecerán a la santa palabra sin ningún tipo de exigencias. Todos y todas, sabrán que El es la verdadera voz de Dios. Simplemente se llamaría hermano papa sin ningún tipo de reverencia, santidad y jamás adoración. Los títulos y cargos inventados desaparecerán de la verdadera Iglesia del Carpintero proveniente de la “Tribu de Judá”.



El séptimo lugar en forma urgente necesaria, se refiere a como se debe llamar al jefe o líder de un grupo cristiano en particular. El papa simplemente debe ser el hermano papa y autoridad terrenal como máximo coordinador del grupo cristiano constantinoista o Iglesia Católica Romana. Nadie lo debe llamar santo y nunca Vicario de Cristo. El verdadero Vicario de Cristo es el Espíritu Santo. El papa es un varón humano como cualquier otro varón mortal terrícola del planeta tierra con una especialidad que es la de administrar y gobernar la organización religiosa Católica Romana desde el lugar que Dios le dé para vivir. Darle tantos nombres, distintivos y seudónimos, es hacer creer que es un hombre superior, santo escogido entre santos como una gran mentira para estafar. Una persona es santa por voluntad de Dios una vez salga del planeta tierra al lugar del santuario del Todopoderoso. Los hombres rectos al morir serán llamados santos directamente por Dios. El papa de Roma debe ser tratado con todo respeto como jefe o jerarca de la organización religiosa terrícola a la que representa al igual que a todos los varones y mujeres dispersos por el mundo. Nadie se debe arrodillar a un humano o humana por más sublime que sea su labor o trabajo.




Un líder es simplemente un líder y nada más. Jesús de Nazaret le entrego las llaves al Apóstol Pedro para gobernar la Iglesia espiritual desde el cielo. Pedro como Apóstol de Cristo sembró la semilla para organizar la Iglesia terrenal. El no traspasó el poder entregado por Jesús como poder sino que dejó la semilla y legado del amor sucesorio y servicio apostólico para extender el reino de Dios y su justicia en la tierra. La cabeza de cualquier organización terrenal de fe y creencia, es solo la cabeza del grupo de creyentes pero no el jefe de la espiritual terrenal humana. El único responsable de la espiritualidad de los mortales terrícolas humanos es Dios, Jesús de Nazaret y/o el Espíritu Santo. Los otros grupos religiosos no cristianos no deben ser considerados santos sus jefes o lideres. Hay un error y  equivocación interpretacional, llamar santos a los pecadores o mortales terrícolas humanos. 




Todos los humanos sean varones o mujeres están de paso por el planeta que no ha querido aceptar la luz. Si se diera pronto el fin del mundo y Jesús de Nazaret bajara desde su santo santuario a la tierra para el juicio final, al papa de Roma no lo llamaría como escogido sino que lo trataría igual a cualquier mortal terrícola. A los otros líderes sean judíos, islamistas, brahamanistas o de otra confesión religiosa, les daría el mismo trato en iguales proporciones a cualquier ser humano habitante de la tierra. El poder espiritual está en la persona del Espíritu Santo y sólo sobre los humanos como instrumentos, el Espíritu obra milagros. Si un representante de la Iglesia católica romana, anglicana u ortodoxa, cree que tiene las llaves o el misterio para ingresar sin pasaporte al cielo de Dios, está muy equivocado o equivocada. Aquellos hombres mortales de confesiones cristianas que se creen con delirios de santidad o grandeza ante Dios, deben bajarse de esa mentira, aceptar que vibran igual a los demás mortales terrícolas humanos, que no tiene ningún grado más alto que los otros y en si todos y todas, gozan de la misma oportunidad para hablar o comunicarse con el Dios Todopoderoso y Omnipresente. Los grupos humanos han tejido mentiras para estafar y engañar a incautos e ignorantes. A todos nos ha llegado la hora de la verdad, estamos muy cerca a la verdad y al final de este último tiempo. Aunque el sacerdote es escogido por Dios para administrar la espiritualidad, doctrina y fe de la humanidad, tiene el poder de amar y servir sin restricciones ni discriminaciones. El amor es el único pasaporte para llegar al cielo de Dios dentro de una vida de honestidad, honradez y rectitud. Los asesinos, sus cómplices, sus ejércitos y aliados,  jamás podrán llegar al cielo del Dios del amor y nunca conocerán el pasaporte para la santidad eterna dentro de la justicia a no ser que se arrepientan de corazón y dejen de masacrar la vida y se alejen de la destrucción de la vida en el planeta. Cada vez que se dispara un arma o se lanza una bomba sobre la vida creada, Dios se aleja más de la tierra y nos deja a la deriva con infelicidad y muerte.




El octavo lugar para escalar la verdadera Iglesia de Dios dentro del evangelio de Cristo, le corresponde a la democracia y a las verdaderas prácticas de vida cristiana para sembrar la fraternidad y hermandad del amor y servicio. Si la Iglesia la hacen todos los creyentes y si todos y todas hacen la Iglesia santa de Dios en la tierra, todos y todas deben participar de la administración de la organización religiosa. Un grupo de hombres escogidos por los mismos hombres no brillan para Dios sino para el mundo de la soberbia y petulancia. La fe debe ser cuidada por todos los varones y mujeres que forman la misma fe en quien todo lo puede. Tener una cúpula de varones para escribir normas y dogmas de fe y doctrina, es otra mentira montada como instrumento para manipular la conciencia y explotar a quienes pasan a ser súbditos de la Iglesia como farsa social de explotación. La cúpula siempre estará arriba engordando para navidad y los esclavos siempre estarán listos para llevarlos al matadero de la ignominia y dominio epistolar. 


Todos los cristianos y en todos los estamentos de la Iglesia, deben nombrar y escoger lideres para que ayuden a obispos y sacerdotes en las cosas de la Iglesia y temas de fe y norma como en la administración de la Iglesia de Cristo. Que los escogidos sean clérigos o laicos tengan voz y voto para el futuro de la Iglesia. El Espíritu Santo sopla sobre clérigos y laicos. Es Él quien da el poder y los dones, los distribuye de acuerdo a la voluntad de Dios. En si no son los mortales terrícolas humanos quienes dan los dones espirituales sino el Espíritu de Dios. Aunque el sacerdote es responsable del cuidado pastoral del rebaño de Cristo debe saber que es Dios quien da el don y poder sobre cualquier escogido. Los laicos deben también manejar lo sagrado si Dios a través del regalo del don espiritual así lo determina. El sacerdote debe saber que aunque él es un instrumento no es el único. Todos deben participar de la Iglesia de Cristo sin fanatismos o dictaduras que nos llevan al abismo eso si con rectitud y decoro. 


El noveno escalón para el cambio sustancial de la Iglesia es abandonar las aspiraciones políticas e intereses partidistas de los representantes de la Iglesia verdadera de Cristo. Ningún varón o mujer representante de la fe o creencia en Dios, debe tener aspiraciones políticas o partidistas. Usar a la feligresía para conseguir votos a favor de un partido político o de una causa política es una forma macabra de interpretar el Evangelio del carpintero de Belem. Buscar oportunidades de gobierno o formas políticas para abusar del amor y del servicio, es la cadena de Satanás puesta sobre los falsos cristianos. Produce indigestión ver como ciertos grupos cristianos recogen votos con la fe de los creyentes e incautos. Lograr un escaño a favor de un partido político a nombre de la Iglesia de Cristo es una vergüenza a la misma fe. Ni los políticos deben usar el nombre de Cristo para sus proyectos partidistas ni los sacerdotes, diáconos, obispos o pastores, se deben dejar engatusar por las cosas mundanas que nos llevan a la destrucción. “Zapatero a sus zapatos”. Orientar el rebaño de Cristo no significa participar de la cosa política sin descuidar lo público que debe ser de todos y de todas. Las homilías y predicaciones deben ser de amor y servicio sin meter críticas o persecuciones a partidos o candidatos políticos. 



La Iglesia es un nido de ladrones y cuervos porque sus voceros andan de política en política y de partido en partido y todos están partidos. La rectitud y probidad cuesta pero es posible vivir en ese estado de equilibrio social, espiritual y emocional. La iglesia de Cristo no debe inclinarse a ningún bando sino destruir con amor y servicio el pecado sin lesionar al pecador. “Dios aborrece el pecado pero ama al pecador”. Si un representante de la Iglesia de Cristo cree que debe defender una causa común o un derecho ciudadano, debe ejercer su derecho como persona e individuo. Ser individuo nos dice que es algo personal pero no de una colectividad de fe. Salir a la calle a protestar a nombre de la Iglesia es un error. Ir dentro de un desfile representando a la Iglesia para defender una causa común es una desviación. Si por la participación o pensamiento de un representante de la Iglesia, éste logra masacrar la vida o desintegrar un grupo político que esta en lo correcto, eso en si es obra de Satanás. El hombre de Dios debe amar inclusive a quien está en pecado o en error. El creyente debe servir aun a quien está equivocado (“Amad a vuestros enemigos”). La persona que mira al cielo de Dios y se convence que de Él viene la ayuda y misericordia debe tratar a todos(as), como hermanos en caridad y compasión. Perseguir a una persona o grupo por una idea partidista o política es obra del Gran Satán. Quienes ministran las cosas de Dios son sólo amor y servicio. “A Dios aquello que es de Dios y al César eso que es del César”. La Iglesia se prostituye y cae dentro del abismo, cuando convierte la Palabra de Dios en una mercancía política o proyecto partidista. “Un guía ciego no puede guiar a un hijo de Dios al cielo del Todopoderoso porque con él caerán loa doa o tres al pozo de la injusticia. 



La verdadera justicia viene de Dios y para aplicarla en la tierra nos debemos alejar de fanatismos y partidismos. El amor es tan grande y quien se siente llamado al servicio de la Iglesia de Dios, aun dará su propia vida por sus enemigos porque él sabe que todas las hijas e hijos de Dios, son amigos para el servicio y praxis evangélica de Cristo. Aquí es más cierto: “Por sus hechos y obras excelsas los conoceréis”.

1 comentario:

Hector Rivas dijo...

Excelente, Dios quiera que este radical escrito llegue a la mayor cantidad de fieles en el mundo entero. Dios le bendiga Monseñor.
Rvdo Diácono Héctor Rivas

My NeoBux

Religious Persecution