14 ene. 2018

La mierda de Trump

En los últimos días el ciudadano presidente de Estados Unidos Donald Trump, dijo textualmente “El Salvador, Haití y algunos países africanos son cagaderos (shithole countries = países cagaderos)”. La interpretación de la población afectada entendió que el USA maestre dijo “esos países son mierda”. Sin embargo la expresión popular tiene el refrán: “ese lugar es un cagadero”. Aunque la palabra “cagadero” está relacionada con la expresión “mierda (estiércol)” no siempre la misma está condicionada por la palabra mierda o estiércol porque una misma palabra puede tener miles de interpretaciones y variadas connotaciones. Cuando alguien usa la palabra “cagadero” para referirse a una nación, ciudad o grupo de personas, está queriendo afirmar que no sirven para nada, que no producen (o son peligrosos y/o haraganes), en vez de ser gente de empuje o progreso, son trogloditas, que viven de eso que reciben de quienes realmente trabajan y producen. Otra forma de entender es que son pueblos infelices y cavernícolas. También equivale a explicar que son cínicos para pedir limosna y que causan problemas a los demás grupos porque se vuelven peligrosos. Puede ser que la mente del mandatario estadounidense no tenga elevado el coeficiente intelectual para entender la mierda y su significado y connotación en la composición y semántica de las frases en el uso de las palabras.


Los pueblos afectados por los comentarios del hombre racista y xenófobo, deben responderle a Mr. Trump, con la frase que usan las comunidades de la costa norte de la Republica de Colombia: “A un bagazo poco caso y/a un cagajón poca atención”. La palabra bagazo, se refiere a materia orgánica o sobrante de algo que no sirve para alimentar o abonar y que a veces estorba cuando se mezcla con nutrientes. La expresión “cagajón” significa que es estiércol (mierda), de caballo, mula o de burro, y que sólo sirve para abonar la tierra cuando se convierte en polvo en la misma descomposición. Algunos polvos de estiércol sólo producen epidemias, pestes y enfermedades. Afirmar que un país o región es un cagadero, tiene una connotación contraria al respeto que merecen naciones, ciudades, pueblos y personas del planeta tierra. Aunque Dios nos hizo iguales en la esencia somos distintos y diferentes. Ningún mortal terrícola humano es superior a otro. Si una persona goza de soberbia o complejo de superioridad, la ciencia y la misma historia entiende que ese si es un verdadero troglodita, que debe volver a nacer para que logre limpiar su pasado ancestral y arribar de nuevo bajo una conciencia que acepta la civilización del amor y el despertar de la luz.


Los mortales terrícolas humanos de los últimos tiempos se han equivocado al escoger tanto a sus políticos como a sus gobernantes. Han logrado sentar en la silla de los brillantes, a payasos, psicópatas, dementes, inhumanos, degenerados y delincuentes. Los delincuentes han usado estrategias de muerte y explotación para robarse los privilegios y arrebatar a los connacionales las oportunidades. La usura y estafa la han usado los oportunistas para comprar sus mansiones de mármol camuflado, sedas y bordados confeccionados por demonios y algunos cínicamente han logrado popularizar la gran mentira de la sangre azul. En la antigüedad varios planetas de nuestra galaxia, de otras galaxias y universos, fueron destruidos por antepasados ancestros de esos pelafustanes, que usando espermas y óvulos fabricados en laboratorios con materia oscura, crearon seres humanoides sin conciencia y con corazones de materia inerte y mentes hechas con sobrantes de rocas infestas. La tierra se lleno de criaturas indeseables que se hacen pasar por humanos con apariencia física de hombre moderno pero no son sino “más de lo mismo” que siguen destruyendo la vida y la misma creación. Cuando una raza cree ser de una muy diferente a su naturaleza, tinturando su color de cabello, aumentando sus tetas con siliconas de baratija o exagerando en sus glúteos con materia químicas, no son más que influencias de demonios que manipulan el cerebro del humano y lo hace creer que es superior porque cambio de país o porque tiene sexo diario con un ser de una raza o color diferente. Lo más difícil es cambiar la mentalidad del equivocado o lograr que las multitudes salgan de la caverna a la luz. Al parecer es una misión imposible.


Los territorios de cada parte del planeta tierra son diferentes en su geografía y silueta. Estos comparten el mismo sol, agua, tierra, aire y fuego. Cada lugar tiene su encanto y cada raza lleva en su sangre la fuerza para demostrar la diferencia sin creer en la superioridad o complejo de manipulación. El único ser perfecto y superior es Dios como creador de la vida, de cada universo, sus ángeles o mensajeros tienen la capacidad de convertir su imagen silueta transparente en un ser humano con inteligencia y conciencia porque así fueron creados. El nuevo gobierno estadounidense, trajo “mala racha” al pueblo de Estados Unidos. Hay una lista de tragedias y hecatombes después de llegar este varón a la Casa blanca que han suscitado muerte y destrucción aun en territorios en donde aun no hay población humana: Masacres, asesinatos, francotiradores denominados “lobos solitarios”, invasiones, incendios de grandes extensiones de tierra, deslaves, incendios de casas de vivienda, edificios y factorías, inundaciones, huracanas sin madre, tormentas nunca vistas sin padre, heladas infernales, vientos huracanados, bombas de aire y agua congelada, muerte de millones de animales a orillas de playas y riveras. Bandadas de pájaros de mal agüero en las principales ciudades, ruidos de ultratumba que no se sabe de dónde arriban, partos humanos prematuros, olas que sobrepasan los siete metros, tsunamis, terremotos y temblores, maremotos, animales nacidos con dos o tres cabezas, desapariciones forzadas de líderes sociales y gente de otras razas diferentes a la blanca, encarcelamientos de justos e inocentes, violaciones a niños, jóvenes y mujeres, deportación o asesinato de personas por el color de su piel, persecución contra los diferentes, terror causado por medios de comunicación aliados a los vampiros de siempre, pestes, enfermedades contagiosas, presión política con bajas posturas, exageración de relaciones sexuales, juegos sexuales infernales, aumento de la venta de armas y vehículos militares, exageración en el numero de los hombres armados y ejércitos, otros y otras sandeces. El maldito demonio que no queremos aceptar que existe, “está haciendo su agosto’ con personas hibridas creadas en laboratorios de espíritus inmundos que se han apoderado del gobierno de la tierra.


¿Qué puede hacer el humano creyente para destruir a híbridos malignos? La oración es una fuerza viva y explosiva que destruye a los demonios. La oración tiene más fuerza para destruir el mal si se hace con grupos humanos de gente honesta y recta. La oración es la espada de la justicia y la mejor arma para destruir al demonio. Los corazones de los orantes deben estar contritos y obedientes a la ley de Dios para que sea arma de filo para que los espíritus inmundos no logren bajar a la tierra de los mortales terrícolas humanos. Los hombres deben también realizar hechos de amor y servicio con rectitud. Ninguna nación debe rendir pleitesía a otra. Ningún gobernante se le debe arrodillar a otro mortal terrícola humano. Los gobiernos deben retirar las “alfombras rojas” y las “bandas de guerra” para recibir a mandatarios de otras naciones. Esta forma es una farsa y además ofende la creación e infecta la tierra de hipocresía y barbarie. Los propietarios y representantes de los medios de comunicación deben regresar a Dios usando solamente la verdad para presentar sus noticias y sólo deben entrevistar a los varones y mujeres rectos que realmente tenga un solo rostro y un transparente corazón. Los gobiernos deben controlar a la propaganda y publicidad y se deben retirar todas las vallas de autopistas, calles o caminos en donde plasman frases o sentencias mentirosas.



Los humanos mortales terrícolas deben abandonar la mentira y explotación para que la tierra no sea destruida. Honestamente vivir en una tierra con hombres mentirosos y perversos no vale la pena vivir. Una tierra en guerra en donde el principal mandamiento es el hambre y el segundo el robo, es un planeta que debe desaparecer. La espada de Dios y su luz esta lista para actuar. Una tierra en donde prima el mandamiento de la avaricia y usura no es un lugar para la vida. El planeta creado para la felicidad y bienestar está infectado de maldad y muerte por culpa de los mismos hombres porque han hecho ídolos a los rostros de los malvados y desquiciados. Por dinero maldito los humanos han perdido el control y se han dejado penetrar por demonios nauseabundos. Limpiar la tierra es ordenar cada vida en cada ser viviente. Los hombres como el mandatario protagonista del irrespeto, deben ser ignorados y nunca más la humanidad debe votar por una bestia. Nosotros debemos pregonar amor, amando. Nosotros debemos exclamar servicio, sirviendo. Desde hoy todas y todos debemos tratar a todos los varones y mujeres por igual aunque residan en una casa blanca, rosada o azul. Los imperios religiosos o políticos se destruyen cuando entendamos que a nadie se debe preferir sino que a toda la humanidad la debemos amar como al mismo universo. Los varones y mujeres deben convertir su corazón en un universo y su mente en una galaxia para que el odio o discriminación jamás ingrese a las almas. Nadie tiene más valor a otro ser sino ese que da la vida por sus amigos en amor y servicio. “Anochecerá y veremos”.

1 comentario:

GERMAN GUILLERMO CARRION LINARES dijo...

MI ESTIMADO CLERIGO DE DIOS, RAZON TIENES AL DECIR QUE LA ORACION ES LA ESPADA DE LA VERDAD QUE LIMPIA Y VIVIFICA LA CONCIENCIA DE LA HUMANIDAD;LA PALABRA DIVINA NOS DA EL CAMINO DE ESA VERDAD QUE PERDURA Y LAVA NUESTRA MALDAD. DIOS ILUMINE NUESTRO CAMINAR EN ESTE MUNDO INHUMANO Y CRUEL.

Religious Persecution