5 ene. 2018

Castigo divino sobre Paraguay

El espíritu del Señor me permitió viajar sobre el firmamento de Paraguay, mi cuerpo era una nave cuántica de la galaxia gelatinosa, dos ángeles acompañaron la travesía manteniéndome horas y dias en el aire. Vi la tragedia sobre la región en donde el pecado al lado de injusticias y asesinatos, serán recordados como “cobro de justicia divina”. Familias avaras terratenientes sometieron en miseria y pobreza, a campesinos, bajo el látigo de muerte, liderado por deshonestas autoridades civiles de esa nación, en donde ellos y sus cómplices, se apoderaron de extensas hectáreas de tierra, cuando las mismas son territorios propiedad de mapuches ancestrales y pueblos originarios y deben entregarse a los desposeídos antes del gran final de limpieza. El aire, fuego, agua y tierra estarán unidos para destruir las propiedades de quienes se apoderaron de los privilegios, un ángel de muerte enviado del cielo del Poderoso, retirara del planeta de los injustos, a descendientes primogénitos y prole autora de la masacre. Mi espíritu estuvo allí observando el panorama por espacio de varios meses. En el aire estaba escrito el año 2018 y comienzo del 2020. El tiempo espiritual es muy diferente en matemáticas al terrícola.


Conocí las extensas verdes praderas convertidas en cultivos nauseabundos que alimentan a peces contaminados, que engordan sus ganancias en dinero a familias facinerosas usurpadoras de recursos de hijos e hijas de Dios que clamaban justicia frente a tribunales corruptos de muerte en donde abogados, jueces y leguleyos, sonreían para luego llorar sobre cadáveres de sus hijos biológicos y familiares, rodeados de terrenos inundados, en donde el hielo y el fuego sobre las propiedades, estaban purificando el infierno para convertir en desierto el mismo paraíso creado para todos pero pasaran años, antes que ese pedazo de estiércol vuelva a producir alimento. Dios me ilumino la región de Marinakue, dentro del Distrito de Curuguaty, Departamento de Canindeyú. Empezó a llover torrencialmente durante varias semanas, las tierras fueron inundadas por aguas espesas saladas, mezcladas por peces y algas marinas, sus hermosos rio estaban desbordados, un barro amarillento cubría las propiedades de los explotadores que lloraban como nenas de corraleja y oraban al dios de sus caprichos para que les aliviara el dolor.


San Esteban y San Lorenzo; aparecieron en la escena, para ayudar y tranquilizar el corazón de los campesinos que estaban cobijados dentro de destartaladas carpas tejidas de ensueños mientras las casas de los ricos usurpadores ardían en llamas por el fuego divino del castigo. La lluvia estaba unida a vientos de 90 kilómetros por hora que destruía todo a su paso, derribando árboles y arbustos y desbaratando los cultivos de la usura y avaricia de vampiros humanos asesinos de inocentes. Un temblor de tierra ayudo a los elementales con varias replicas aunque el punto de partida estaba en la frontera con la otra nación que también purgaría sus robos e injusticias pero se aliaba con las aguas para fortalecer el mandato del Omnipresente. El gobierno nacional cómplice y autor intelectual de los mismos asesinatos, decretó calamidad nacional, mientras también el cobro de la justicia llego sobre las tiendas y guarniciones de militares y policías, que habían protagonizado episodios de muerte sobre vidas ingenuas, obreros, estudiantes, niños, ama de casas, líderes sociales y ancianos.


La lista de asesinados estaba sobre el aire de la capital del país, sus habitantes continuaban aterrados por la hecatombe que presenciaban. Los ríos de la nación lograron desobedecer a su cauce y formaban olas como si el mar se hubiera instalado dentro de su caudal como aliado también de la justicia. Siguió lloviendo, el viento llevaba polvo del desierto como si una harina de laboratorio estuviera impregnada de lluvia acida y un frio invernal logro apoderarse de ciudades y caseríos, mientras las iglesias de los farsantes oraban sin lograr que sus voces y oraciones pasaran del techo de sus ladrillos porque ellos también habían defendido a los pecadores terratenientes que habían hecho su agosto con las costillas de los inocentes. Todo era confusión en carreteras, autopistas y caminos, se aglomeraban de vehículos y transeúntes que escapaban de la tragedia, logrando llegar algunos a Bolivia. Otros a Brasil y miles a la nación Argentina. Los bultos de pobres y campesinos estaban allí sobre un pequeño monte, los mismos permanecían custodiados por ángeles guardianes que habían arribado a la tierra de las contradicciones para cobrar cada lagrima y poner escudos protectores a hijas e hijos obedientes de ley y que gestaron misericordia sobre sus hermanos connacionales.  


Los miembros de la familia Riquelme protagonistas de masacres y asesinatos de humanos mortales terrícolas, no entendían de donde provenía la fuerza de la destrucción de las tierras robadas. Estos lloraban desconsolados como putas de Babilonia y sin lagrimas, creían que el fenómeno pasaría rápido para luego tener que abandonar el país cuando un juez con pantalones de ángel y corazón misericordioso, estampo su firma para que estos malhechores usurpadores de tierras, devolvieran a los campesinos su morada, fueron obligados a otras familias de ladrones terratenientes a devolver los privilegios a los pobres y menesterosos, mientras dejo de llover finalizando el mes de Diciembre 2020. Los ríos y sus aguas regresaron a su cauce normal y las cenizas fueron transportadas al mar de la purificación con varios cadáveres humanos que no pudieron rescatar. Hubo paz y sosiego sobre la sabana de la vanidad y varios vehículos lujosos formaban como chatarra un cementerio de desolación y caos, mientras sobrantes de edificios derrumbados, estaban regados como mercados de pobre al aire libre y humanos trataban de buscar entre los remiendos algunos sobrantes que brillaban como si la fantasía hubiera aterrizado a las casuchas de los desarropados.


La terquedad de ambiciosos y avaros, no lograron entender la verdadera justicia del santuario del creador de la vida. Tribunales internacionales por fin llegaron a la nación tercermundista, en donde aún viven trogloditas y cavernícolas. Los protagonistas de barbaries y genocidios seguían creyendo que eran la verdad y la razón, el Dios del amor y el servicio, les envió la factura del cobro, para que antes de ir al infierno en la galaxia Andrómeda, devuelvan en vida cada milímetro de tierra robada a los verdaderos propietarios que son todos los hijos e hijas de Dios creados por el Eterno y Padre del bienestar, en esa región que verá justicia, destruyendo de paso las propiedades de los otros reponeros que usando los medios de comunicación y la política, estaban infectados en complicidad con los malhechores y aves de rapiña. El viento fuerte del cobro, también llego a sus puertas, acompañado de otros tres hermanos elementales, que derribaron propiedades y lozas de mármol, aun en las autopistas que creían invencibles. Una lista de presos en las cárceles fue liberada, estaban allí injustamente y algunos en el pasado se habían defendido de los asesinos por cuidar sus vidas y las de sus familias. Dios así lo permite. Los hijos e hijas obedientes saben que no se debe matar y que se ofende a Dios cuando se trunca una vida.



Dios me hizo regresar a mi cuerpo mortal terrícola, mientras en la tierra de los injustos una dama del sector popular y criolla del territorio, empuñaba una bandera nacional. Entendí que una mujer gobernaba de nuevo al país después de la limpieza, los pobres tendrán paz y sosiego mientras las tierras serán repartidas por igual y nadie mas será protagonista de robos de privilegios. La justicia que no logran ver los humanos terrícolas mortales, por la bajeza de sus pasiones e intereses, está vigilada por la mano Poderosa de Dios  y llega como ladrón nocturno para ser juez de igualdades. Ustedes serán testigos de este acontecimiento, lo deben tomar con calma porque cuando el corazón es transparente la mente humana crea espacios para todos y todas por igual en la comunicación con la divinidad. Dios también es el Padre de la igualdad. Nos creo iguales en la esencia pero diferentes y distintos y distantes, para que cada uno y una disfruten de acuerdo a su talento y habilidad en libertad y con plena felicidad.

No hay comentarios:

Religious Persecution